CAMBIOS PROFUNDOS

El mundo cambió radicalmente, de la noche a la mañana, cuando el miedo que es una emoción caracterizada por la sensación de un peligro como es el coronavirus, mostró su poder invisible, que en muy poco tiempo rebasó fronteras, golpeo la conciencia de los poderosos que recordaron que son mortales.

Las grandes potencias están observando que el exterminio alcanza a ricos y pobres, poderosos y débiles, con un estornudo, un saludo, un beso, una caricia o simplemente encontrarse en el lugar equivocado.

Los millones de seres humanos no quieren saber nada acerca de la muerte, tampoco desean saber si hay vida en el más allá, como tampoco desean experimentar la emigración de las almas o los espíritus, la población tiene miedo porque recordó que somos mortales.

La muerte para Sócrates, que fue condenado a morir por afirmar que los Dioses de Atenas no existían, una afirmación en el año 399 antes de Cristo y en los momentos de su agonía, mostraba la felicidad porque consideraba que había conocido los secretos de la vida y estaba abriendo la puerta que le permitiría conocer la muerte. Esta es la expresión de un gran filósofo que no era religioso o creyente, lo que él consideraba que nuestras mentes alcanzarían su libertad al entrar al descanso eterno. Pero también era como un sueño, en donde dormirán sin soñar.

Otros filósofos, como Epicuro, también rechazó la idea de la existencia de otro mundo u otra dimensión. Y consideraba que la muerte es el cese de las sensaciones, porque ya no tendrás un cuerpo que experimentara dichas sensaciones.

Las actualizaciones de estas ideas acerca del miedo a morir, es porque los humanos quieren seguir experimentado en la vida, pero lo cierto que las interpretaciones de la vida y la muerte de aquellos filósofos no modifica en nada los miedos que en la actualidad sentimos los seres humanos cuando un enemigo invisible que puede matar sin violencia, sólo quintándole la oportunidad de dejar de respirar.

El poder las armas, el construir los muros que nos dividen, el sentirnos poderosos ante otros humanos, pierde sentido e importancia, cuando un estornudo de la muerte nos alcanza, y entonces, todos iguales ricos y pobres, viejos y jóvenes, hombres y mujeres.

Y la pregunta sigue siendo la misma ¿por qué le tememos a la muerte y antes, ahora y siempre, si es algo inevitable?

Y finalmente creo que la frase más profunda y sabia, es la del mismo Sócrates, cuando expresa “Sólo sé que no sé nada”.

 

 

TENDRÁN QUE CONVIVIR

 

 

Las recomendaciones de las autoridades sanitarias de la Organización Mundial de la Salud, como las del gobierno mexicano, están recomendando que no salgas de casa, que no acudas a lugares públicos, menos a reuniones masivas.

A la familia se está pidiendo que vuelvan aprender a convivir, a dialogar, a jugar con los hijos que no podrán ir a las escuelas, que los hombres y las mujeres deberán olvidarse de los pretextos y dedicarse a la reflexión y hacer aquello que seguramente no hacía desde hace mucho tiempo, a platicar con los hijos y con todos los miembros de la familia.

A volver a repetir que las medidas de higiene son las más importantes para la salud, recomendaciones que seguramente tenía tiempo que no repetían.

A los niños se les explicará la importancia que tiene que cuidar el estornudo, que no deberán toser frente a sus hermanos, que sepan sacudirse la nariz, que no podrán salir porque afuera está el peligro real, está el aliento de la muerte.

Es posible que muchos vuelvan a rezar, a creer en el más allá y pedirles a sus Dioses que no les arrebate la vida, y la de sus seres queridos, aunque las iglesias permanezcan cerradas porque esos templos del poder divino no son capaces de detener el peligro y terminar con el miedo que carga ese poderoso virus invisible.

Y no es necesario acudir al templo para pedir por tu familia y los que te rodean, o los vecinos de manzana, de ciudad, de estado o país, a todos les desean que no les vaya mal, porque si a ellos les va mal, a nosotros también. El egoísmo creo que tuvo su medida, en ese justo medio de las cosas.

 

 

BRECHANDO

 

 

…La recomendación de las autoridades sanitarias, que las personas de 60, 70 y 80 son los más vulnerables en esta amenaza silenciosa, que tal parece, que es una poda a la humanidad. Un “virus inteligente” que extermina a los viejos, a los enfermos, a los que enfrentan un defecto.

…Los gobernantes chinos nos dieron una gran lección, en menos de un mes construyeron un hospital para miles de enfermos, ahora en Sinaloa, el gobernador Quirino Ordaz Coppel, en sólo 40 días construyó una telesecundaria 361, en la comunidad de Genaro Estrada, que bueno que podemos hacer las obras rápidas.

…Ante el descalabro económico que trajo el coronavirus a las pequeñas empresas y restauranteros, el gobernador Quirino Ordaz Coppel, ofreció créditos de la Red Fosin.

…A los mexicanos no le gusta que el presidente de la república, siga corriendo riesgos en actos masivos, es algo que le gusta, pero debe tomar sus precauciones. Es una contradicción su actuar con las recomendaciones que nos dan a los mexicanos las autoridades de salud.

…El gobernador Quirino Ordaz Coppel, debe atender de inmediato la falta de medicamento en el hospital de Mazatlán y en todos los de Sinaloa.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar