Clasificar a Delincuentes Mexicanos Como Terroristas

En lo que unos se divierten con el informe de 100 días, otros con el intercambio de opiniones de una senadora y su criterio de machos y hembras, el circo sigue y no queremos ver lo fundamental.

El gobierno de Estados Unidos de América (EUA) cada día se ve más decidido a poner un “hasta aquí” a los tacos de lengua del gobierno mexicano respecto de los flujos migratorios y la delincuencia organizada. Ya nos ha dado muchas advertencias sobre el particular y los gobiernos de Fox, Calderón y Peña le hicieron al “tío lolo”, con mayor énfasis vía los mensajeros Macedo, García Luna y Murillo/Osorio, respectivamente.

Con el actual gobierno, la baraja temática ha sido muy cuidada y, por lo pronto, casualmente recién recibidas las cartas credenciales del nuevo embajador de EUA en México y antes de que el gobierno de López Obrador diera a conocer su beneplácito, en ese inter de casi 10 días, el presidente Trump nos advierte, en dos ocasiones, que el gobierno de su país está considerando muy seriamente catalogar a la delincuencia organizada en su modalidad de narcotráfico (es lo menos rentable de ellos pero mediáticamente así se vende) como TERRORISTAS.

Lo anterior es muy grave, lo más grave que he escuchado en todo el tiempo de nuestras relaciones comerciales y diplomáticas de 1990 a el día de hoy, lapso de tiempo en que por diversas razones he leído la letra chiquita y lo que hay en la agenda paralela de los encuentros presidenciales o sus allegados.

Destaca el sigilo con que se atendió al enviado del gobierno que representa Trump (su yerno) y nadie hizo olas. Vaya “comentócratas de quinta” que cuando Videgaray veía a este representante del gobierno de EUA se cortaban las venas.

Pues sí, desconozco qué hay en las verdaderas posiciones relacionadas con temas como el conflicto de Venezuela, la explotación de hidrocarburos, la militarización de las fuerzas del orden, la vergüenza que implica el reconocer que desde los centros penitenciarios se controle la renta delincuencial, el lavado de dinero y otros detallitos que les incomodan a los norteamericanos de la Casa Blanca o el Capitolio, a lo que se suma la propuesta sobre drogas que hace el representante de México ante Naciones Unidas y la ausencia de aplicación de la ley en nuestro país, particularmente sobre el tema migratorio y las leyes de población pero, de que esta advertencia va en serio, no tengo duda.

¿Qué implica que el gobierno de EUA clasifique como terroristas a las bandas de delincuencia organizada mexicana? Es la respuesta que todos debieran de advertir por lo que hay que revisar con detalle la ley norteamericana que regula el trato a las organizaciones o individuos terroristas y sus modificaciones a partir del 11 de septiembre con especial énfasis a los Estados permisivos de terrorismo.

Sólo por destacar un punto, debiéramos remitirnos al texto que la ley referida establece en la parte conducente:

“Actos que transcienden las fronteras nacionales — Sección 704

La Sección 704 declara delitos los actos de terrorismo que transcienden las fronteras nacionales. Los delitos incluyen los actos que ocurren en Estados Unidos, cuando al menos algún aspecto de los cuales haya tenido lugar fuera de Estados Unidos, tales como las actividades de un grupo terrorista extranjero que conspira en el extranjero para cometer asesinatos en suelo estadounidense. Entre ellos figuran la muerte, el secuestro, las lesiones corporales graves, o el asalto con arma peligrosa, el ataque contra bienes en Estados Unidos o contra empleados o bienes de Estados Unidos. En la sección 702 se estipula que el secretario de Justicia tiene la responsabilidad primordial de investigar “delitos federales de terrorismo”, definidos como: 1) delitos “calculados para influir o afectar la conducta del estado mediante intimidación o coerción, o como represalia por la conducta del estado” y 2) delitos que ya están contemplados en la legislación de Estados Unidos, tales como la destrucción de aeronaves y el ataque contra autoridades extranjeras, autoridades huéspedes y personas protegidas internacionalmente.”

(http://interamerican-usa.com/articulos/Leyes/Ley-Ant-Terr-USA.htm)

En el tema, debemos pensar que el Senado norteamericano ha dado un cheque en blanco al Presidente de EUA para que pueda perpetuar cualquier abuso de poder o arbitrariedad.

Este asunto sí que es la prueba de fuego para el Secretario de Relaciones Exteriores de México (Marcelo Ebrard) aun cuando Trump haya declarado que López obrador le cae muy bien y es maravilloso y, en ello, se refleja que el nuevo embajador, sin experiencia diplomática viene con claridad de sus funciones temáticas y se aplicará en forma pragmática. Se acabaron los tiempos de Gavin, Davidow o Jacobson.

Así que debemos estar atentos al aviso del gobierno de Estados Unidos y la estrategia de mantenerse en el poder por parte del grupo actual del señor Trump que busca la re elección y, recordemos, es en el segundo periodo de gobierno cuando los presidentes de EUA aplican a fondo sus decisiones. En el día a día los mortales ni idea tenemos sobre que platicaron sobre esta posible clasificación de terroristas Don Marcelo Ebrard y Jared Kushner, pero imagino que el gobierno de Estados Unidos de América no quedó satisfecho con las posiciones y aclaraciones que sobre el tema migratorio expresó la secretaria de Gobernación en su reciente “road show” y sólo nos quedamos con su declaración, en México, de que habrá limpia total en el Instituto Nacional de Migración.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar