El unicornio de la CREATIVIDAD

Por José Luis Cristerna

Happiness is not in the mere possession of money;

it lies in the joy of achievement,

in the thrill of creative effort. F. D. Roosevelt-1933

El Unicornio azul.

En el mundo de las artes, sobre todo, era el espacio en donde se ubicaba a la creatividad, sí, era el bosque en donde se podía observar o “atrapar” al unicornio. Solamente que ahora las cosas han cambiado y el unicornio de la creatividad ha encontrado un mejor lugar para dejarse ver o domesticar: el mundo de los negocios, el mundo institucional. Sí, hoy por hoy, sin ese mágico ser, tal cual el unicornio azul de Silvio Rodríguez, no se puede alcanzar la competitividad en ningún tipo de negocio, sea este de lucro, público o del tercer sector.

Más, si la creatividad es parte inseparable de las instituciones, y en particular de esos otros seres a los que llamamos emprendedores, ¿cómo es que ocurre y cuál su origen? ¿Es algo mágico? ¿Con qué “extrañas” condiciones se debe contar para domesticar a tan mítico animal? ¿Es característica de unos pocos elegidos? En otras palabras, ¿qué es y a quién “pertenece”?

Si nos ponemos de acuerdo en describir la creatividad como “la manifestación más evidente que nos distingue de los otros seres del mundo y con ella le damos nuevas formas a la realidad” (CRISTERNA-2003), entonces podremos responder de manera semejante las preguntas anteriores.

No obstante, antes de comenzar a indagar sobre su origen, sobre el origen del unicornio, vale la pena también ponernos de acuerdo en que la innovación forma parte de la creatividad, pero no son lo mismo. Entonces habremos de diferenciarles enunciando la innovación como “la manifestación más evidente de la capacidad humana para recrear la realidad a partir de lo ya creado y promover la mejora continua” (CRISTERNA-2003).

La creatividad un Don.

Vista la creatividad como la describimos anteriormente, podemos afirmar que esa manifestación humana es un Don, parte de la esencia del Ser, de nuestras competencias individuales, pero a final de cuentas grupales. Es decir, los individuos no viven solos, con-viven en grupos, dentro de organizaciones sociales. En este sentido, como lo plantea Mihaly Csikszentmihalyi en su libro Creativity, 1998, la creatividad no tiene su origen dentro de la cabeza de los individuos, sino en la interacción de sus pensamientos y el contexto sociocultural en donde con-vive.

Al operar dentro de sus organizaciones, según el modelo institucional establecido para cada una de ellas, los individuos ponen de manifiesto sus capacidades y las van desarrollando hasta convertirlas en habilidades. Así pues, la creatividad no es característica de algunos elegidos, es una capacidad humana que se va desarrollando, no a ciegas, sino con conocimiento; no por necesidad, sino libremente.

I like to Move it.

La creatividad humana no consiste simplemente en realizar alguna innovación o mejora, sino en un fluir continuo de mejoras. En general, los individuos actúan para encontrar su lugar dentro de las instituciones a las que pertenecen. En el caso concreto de los emprendedores, operan al máximo de sus capacidades con el fin de establecer un vínculo de sentido entre el entorno en el que con-viven y su pasión por lo que realmente desean.

La situación es de movimiento continuo, tal como la canción de la película Madagascar: “I like to move it move it” o “quiero mover el bote” como se canta en español. El unicornio de la creatividad aparece como milagro cuando los sujetos emprendedores lo buscan incansablemente, no por el mismo lugar, no con los mismos ojos, no en el mismo momento. Los emprendedores se gastan la vida re-imaginando, reemprendiendo la búsqueda, para no quedar atrapados en un callejón sin salida. En este sentido, los emprendedores se van desarrollando y la creatividad apareciendo como un milagro.

Los colores del arco iris.

Los colores del arco iris no están en el horizonte. Prepárate, diviértete, compadécete del pobre marrón, dice con signos de admiración Tom Peters en su libro Re-imagina, 2004. Los colores del arco iris que van y vienen del oro, y en donde se regocija el unicornio, se descubren, idealmente, en el campo florido de las organizaciones. En el technicolor organizacional es donde existen las posibilidades para enamorarse del quehacer empresarial. Se trata pues, del campo de posibilidades en donde el valor (la hermosura del arco iris y el unicornio azul pastando a sus pies) trasciende los productos y se concentra en la creatividad de los emprendimientos.

Siguiendo a Csikszentmihalyi, existen al menos dos caminos que los emprendedores pueden seguir para “garantizar” que los retos del entorno laboral ofrezcan desafíos a la altura de sus capacidades, además de contar con las condiciones de interactuación que modelen sus identidades. Uno de ellos es la vía emprendedora, o sea, decidirse a crear la propia empresa. Qué mejor que una organización en donde se pueda ser libre, al mismo tiempo que se es su propio jefe. En realidad es la vía de moda y por tanto la de todos. Así, siendo de todos no es en verdad de nadie y eso ya la pone en el ojo del huracán, por no decir en entredicho; aunque esto se convierte en tema de otra discusión.

El segundo camino es la búsqueda incesante de un entorno o ambiente de tarea ya existente, que pueda ayudar al emprendedor a determinar el sentido de su vida profesional. De hecho, uno de los retos de la economía globalizante, tal vez el de mayor profundidad, sea, hasta ahora, su incapacidad para ofrecer los espacios laborales en número suficiente, para que los egresados de las instituciones educativas puedan acceder a ellos.

No es la esperanza de convertirse en millonarios lo que les impulsa a decidir por una vía u otra, los emprendedores aman lo que hacen, disfrutan al hacerlo como un grupo de niños cuando juega; no prestan atención a lo que hacen, sino a cómo lo hacen. La creatividad nace de los sentimientos de este tipo de sujetos. Sea cual sea la vía que se elija, los emprendedores se mueven incesantemente buscando entornos con espíritu, espacios propicios para dibujar con pasión el technicolor de todos sus talentos, atrapar el unicornio de la creatividad, y fluir en dirección de la felicidad y el éxito.

¿Socialmente Responsable?

Los emprendedores y sus emprendimientos (empresas) no pueden ocultar en el discurso y las declaraciones estratégicas, sus verdaderas intenciones. El trasfondo de sus pretensiones, las entrañas de sus negocios, se ponen al descubierto cuando actúan. La creatividad nace de los sentimientos más profundos. Las empresas que aman lo que hacen son conscientes de su mandato social, son conscientes de sus responsabilidades respecto a la comunidad que les sostiene y a la cual se deben. Cuando una empresa de este tipo declara que es Socialmente Responsable, sabe lo que hace fuera del ámbito de sus discursos y certificaciones, las que no, no, mienten o se equivocan.

El efecto Medici y la intersección.

El nombre de este apartado tiene que ver con el libro The Medici effect, en donde su autor, Frans Johansson, 2006, hace referencia a la notable explosión de creatividad ocurrida en Italia durante el siglo XV. La grandeza de una familia florentina, los Medici, hizo posible la interactuación (Johansson le llama intersección) de grandes maestros en varias disciplinas y, en medio de un ambiente heterogéneo, aprendiendo unos de otros, rompieron las barreras que existían entre los diferentes campos de especialidad y crearon un espacio maravilloso que convirtió a Florencia en el modelo de una de las eras más creativas de la historia: El renacimiento.

Dicho autor propone que los sujetos emprendedores descubran el espacio de intersección en donde se pueda convivir en armonía, preocupados por el otro y por lo otro, situación que hace posible el milagro de nuestro unicornio. A la vez, Johansson reconoce que el espacio de la intersección no es el único lugar en donde se puedan descubrir las nuevas ideas, pero sí está convencido que es el espacio más adecuado para realizar aventuras que rompan lo caduco y hagan el milagro de lo nuevo, lo valioso y realizable.

Por ahora, pienso estamos de acuerdo en que la interactuación de los sujetos, o ese espacio de intersección en donde se generan explosiones de creatividad, se ubican, irremediablemente, como parte inseparable de los distintos tipos de organizaciones, ¿o no?

The Work Focus Drive.

¿Por qué las personas actúan como actúan al interior de las organizaciones? Llámense hijos o hermanos, trabajadores o jefes, estudiantes o profesores, gobernantes o filántropos, al interior de sus organizaciones actúan buscando, tanto lo que saben, como lo que no saben. Cualquier cosa que sea la que busquen, conocida o no, en los emprendedores existe algo que los impulsa de manera natural hacia un ideal. Y aunque esa fuerza que los impulsa es algo con lo que se nace, cada quien tiene que desarrollarla. Eso es lo que queremos decir con The Work Focus Drive.

Al desarrollar el Drive, los ideales se hacen concretos. Dicho con otras palabras, se consigue lo buscado: el salario esperado, la protección de los padres, el título profesional, los servicios públicos, etcétera, pero más importante aún, realizamos el milagro de lo nuevo y lo valioso, nos convertimos en co-creadores con la naturaleza, dentro del modelo organizacional al que pertenecemos.

Ahora bien, vale la pena tener presente que la fuerza del Drive interior de cada miembro de la organización, así como el Drive organizacional, tienen su base en la interacción de los pensamientos, aunque el sentido del impulso se sostiene, definitivamente, por la manera concreta en que se aplica la fuerza. En otras palabras, el resultado de las interactuaciones son compatibles con el éxito o con el fracaso; un modelo familiar semejante puede producir en unos casos la felicidad doméstica, y en otros, la desintegración del hogar; una empresa de lucro es compatible con la prosperidad económica y con la quiebra financiera (LONERGAN-1999).

Creatividad iso Re-evolución genética.

Richard Dawkins ha publicado estudios que han re-evolucionado la teoría de la evolución. La posición de este autor, en pocas palabras, es que la evolución no ocurre entre las especies, ni siquiera entre los organismos, sino entre los genes. Pero lo mayor contribución de Dawkins radica en su capacidad de relacionar, o sea de poner a interactuar, dos campos hasta ahora tratados de forma separada, a saber, el de la evolución genética y el de la evolución cultural. Según su propuesta, las ideas forman una especie de blocks culturales que arman las culturas, se desarrollan y propagan, justamente como los genes.

Él bautizó a estos blocks culturales como memes y escribió:

“Just as genes propagates themselves in de gene pool by leaping from body to body via sperm and eggs, so do memes propagates themselves in the meme pool by leaping from brain to brain via a process which, in the broad sense, can be called imitation” (DAWKINS-1976).

¡Increíble concepción! Las ideas o memes, compiten por ocupar un espacio en nuestras mentes y, como los genes mismos, algunas ideas persisten y se transforman, otras mueren. En este sentido, Csikszentmihalyi, quien plantea la creatividad como el resultado de la interactuación de los pensamientos en el campo sociocultural, sostiene que, en la evolución cultural, la creatividad es el cambio que se genera sobre las ideas.

La creatividad, entonces, es una re-evolución genética que resulta de la interactuación de las personas y los cambios que en ellas se integran al aprobar y adoptar nuevas formas de interactuación social. Vale la pena recordar que este punto de vista pone de manifiesto nuestro planteamiento en el sentido de que el impulso se sostiene, básicamente, en la manera concreta de aplicar el Drive interior y, que los resultados, son compatibles con el éxito o el fracaso.

Después ya nada es igual.

Son las organizaciones, sobre todo las empresariales, el campo espiritual en donde se regocija el unicornio en espera paciente de alguien que desee domesticarlo. Es en estos lugares en donde los emprendedores caminan por lo desconocido y asumen los riesgos inherentes; este tipo de sujetos “especiales” van aplicando el Drive interior que a la postre se convierte en acciones exteriores.

En ese espacio milagroso por antonomasia, que es el de los negocios y en general el de las instituciones, los emprendedores toman decisiones tratando de romper las ataduras de la enajenación. De esta manera, las ideas (los memes) de unos pocos se propagan en el universo de las ideas de los demás, saltando con ímpetu de una posición a otra, con la intención fundamental de adaptarse y acomodarse en las mentes de los otros miembros de la organización.

Dentro de las organizaciones, sean éstas de lucro, privadas o del tercer sector, existe una ventana desde donde se pueden observar los hechos concretos que afectan el Drive interior de los sujetos y, por tanto, que sacuden tectónicamente sus intenciones, sentimientos y motivaciones. Desde este mismo espacio de observación organizacional, parafraseando a Albert Einstein, existen apenas dos formas de percibir la vida institucional, una es pensar que no existen los milagros, y la otra que todo lo que sucede es un milagro. Sí, cuando una organización se abre a nuevas ideas o memes, y se transforma en otra organización, su espíritu jamás volverá al tamaño original.

Entonces, ¿por qué una gran parte de las empresas, Micro, Pequeñas, Medianas y Grandes, fracasan cuando buscan por todos los medios la mentada competitividad global? ¿Y la recesión actual? ¿Y la violencia de hoy?

Nuestro punto de partida (argumento) como arranque para tratar de dar respuesta a las preguntas anteriores y realizar una posterior investigación profunda, es que la mayoría de los managers o “líderes” organizacionales, por así llamarles, no han puesto su mirada en el Drive interior, en el The Work Focus Drive de los sujetos que operan al interior de los sistemas organizacionales.

Para que los emprendedores encuentren la iluminación de la creatividad, sea en las artes, las ciencias o los negocios, hace falta que se deje fluir el Drive interior de cada uno, elemento fundamental que confiere a la inteligencia la plenitud de la con-vivencia y concentra el impulso hacia la excelencia humana.

También te puede interesar