Intervención del diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional, Alfredo Villegas Arreola, para hablar en contra del Dictamen con Proyecto de Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2021, durante la reunión de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública.

Compañeras y compañeros diputados.

En este tercer Presupuesto que corresponde a analizar, estudiar y aprobar a esta Legislatura, quisiera recordar lo que sucedió en el primer y en el segundo año de manera muy breve, es una reflexión a nombre de mi grupo parlamentario del PRI, de Fernando Galindo, Enrique Ochoa y Mariana Rodríguez Mier y Terán.

En el primer año, y quiero concretar en lo del campo, un tema que de manera intensa y enérgica es el que más reclama aquí en la Cámara, cuando menos en los días en que se está aprobando este documento tan importante, este decreto.

En el 19 reasignamos solo 24 mil millones, Erasmo estaba con nosotros Alfonso Ramírez Cuellar y otras diputadas y diputados.

Tuvimos que ir fuera de esta Cámara a negociar con Hacienda y con SADER, y de toda la propuesta de las ocho fracciones hicimos una que coincidió y ahí andaban estados como Tamaulipas, Sinaloa, Puebla, Guerrero, fertilizantes, insumos, precios de garantía, créditos, andaba toda una madeja de planteamientos airados que estaban, no dejaban entrar y no dejaban salir. Nos tuvimos que brincar la barda para ir a negociar y venir, y a las 9 de la noche iniciar la votación del Presupuesto.

Solo 24 mil millones fueron explicados, afectamos algunas partidas, y esa congruencia de reclamo que tenía el precio de garantía y la producción de alimentos, la canasta básica, la cuestión de los subsidios a los combustibles, esos temas centralmente fueron los que originaron un equilibrio y ese presupuesto se aprobó.

En el siguiente año, a las 3 de la mañana, la única votación de las 8 fracciones, fue allá en el Centro Bancomer, y la votamos por unanimidad, que el gobierno se hiciera cargo de una política agropecuaria más justa, más rentable, que hubiera bienestar, producción del sector social y del sector privado, que buscáramos que los alimentos de los mexicanos estuvieran en un equilibrio de precios.

Que estuvieran en un equilibrio de sustento de las familias mexicanas, la tortilla, todo eso, el frijol, el arroz, todo lo que se discutió; precios de garantía porque los mercados abiertos dejaron indefensos a los mejores.

Hoy, los insumos rebasan todas las expectativas y los precios de garantía, ahorita en el 2020, no se liquida todavía la producción de granos, a cuatro mil 200 pesos.

El presidente ofreció 7 mil, y no han caído, no cayeron, quedó un compromiso con SEGALMEX, y ahí están millones y millones de toneladas de granos que todavía no son liquidadas con un pírrico subsidio.

Se quiere bancarizar, se quiere hacer a través de una banca de desarrollo una nueva política agropecuaria, el dictamen está en Hacienda, lo hemos discutido más de 20 veces, con el gobierno, con los productores, en política abierta aquí en Cámara, y no terminamos, y este presupuesto viene deficitario.

Esos tres por ciento en términos reales menor del 2021 al 2020, nos da la idea de que ese presupuesto para el campo viene desastroso, y ponemos en riesgo producción, impuestos, muchas cosas.

Por eso, el reclamo más airado, el más intenso se da del campo, de los productores, y no hemos hecho gestiones a nivel de una fracción parlamentaria. Yo reconozco en Erasmo que estuvo en todas las luchas con nosotros, en todas las fracciones, y logramos adecuarle algo.

Ese artículo 33 del 2020, del Presupuesto, habla que el gobierno tiene que ser garante de la rentabilidad, de los precios de garantía, de los subsidios para los seguros catastróficos agrícolas, de toda la concurrencia con los estados. Bueno, es una política que exigimos todas las fracciones.

Y aquí quiero pedirle al presidente de la Comisión y a todas las compañeras y compañeros, que algo tenemos que hacer porque viene desastroso el sistema agropecuario mexicano, es el que más crece, 7.5 de nuestro Producto Interno Bruto, es el que equilibra balanza y que le da alimentos baratos al pueblo de México.

A todos en esta pandemia, no hay uno que se vaya a negar a que se siga produciendo en México, que se siga produciendo bien, con calidad y con rentabilidad, es el bienestar de miles y miles de familias.

Yo invoco a que esta, en la reserva nos vamos a ver, pero quiero que la voluntad de todos siga como ha estado en los otros dos años del ejercicio.

Resolvimos con poco un grave problema, y estaba la Cámara por dentro y por fuera bloqueada.

Aquí queremos, en las reservas, que tengamos la solidaridad con el campo mexicano, con el sistema agropecuario, con el sector que más crece en el Producto Interno Bruto nacional y que más familias beneficia.

Haríamos con la pandemia otro contrapeso con una buena producción, no nada más de la vacuna, hablaríamos del bienestar, del alimento, de muchas cosas que hoy están en riesgo si este Presupuesto está así, austero, deficitario.

Esos son mis comentarios y yo invoco en que en las reservas tengamos la solidaridad y el compromiso de todos como lo hemos tenido los dos años anteriores.

A nombre de mi grupo parlamentario del PRI.