MÁS ALLÁ DE INTERESES POLÍTICOS

Los 12 gobernadores del PAN y los priistas están dispuestos acudir ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación en donde impugnarán el plan de seguridad de Andrés Manuel López Obrador, la creación de una Guardia Nacional y el imponer a los “súper delegados” que son los instrumentos para garantizar éxito en sus programas.

La respuesta a los gobernadores del presidente electo, López Obrador, no se hizo esperar al manifestar que “no será rehén de nadie”, tampoco permitirá ser chantajeado y seguirá el camino para darle la respuesta a los ciudadanos.

La otra consulta que enviará será sobre la implantación de la Guardia Nacional y si se abren expedientes para procesar a los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Felipe Calderón, Vicente Fox y el aún presidente de la república, Enrique Peña Nieto.

El presidente electo volvió a manifestar que “estoy a favor de la creación de la Guardia Nacional, y a favor de que pongamos punto final a la historia horrorosa y trágica de corrupción, y que no nos empantanemos enjuiciando a nadie y persiguiendo a nadie, que iniciemos una etapa nueva con cero corrupción e impunidad”.

El tema de la seguridad nacional alcanza otro nivel, debido a que Jalisco es una de las entidades con más violencia, en donde las bandas del narcotráfico secuestran, asesinan y tienen al estado en un clima de violencia inigualable, es en donde su gobernador Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano se opone al nuevo plan de seguridad nacional y a la designación del “súper delegado”.

La presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, salió a dar la cara y le recuerda al gobernador de Jalisco que la seguridad pública es responsabilidad del gobernante.

Es evidente que los gobernadores del PAN y del PRI, pueden considerar que los “súper delegados” son sus competidores políticos, son los que los vigilarán y serán los informantes principales acerca del desempeño de los programas en los estados, pero, sobre todo, la aplicación de los recursos públicos federales.

Los gobernadores han de estar pensando que los súper delegados vigilarán la aplicación de los recursos, por encima de sus disposiciones, creo que no están equivocados porque estos son los brazos operativos que tiene López Obrador para cumplir con su palabra y no dejar el compromiso que hizo con los ciudadanos a la “buena voluntad del gobernante” de la entidad de que cumpla o que lo haga a su modo.

La interrogante es hasta dónde a los gobiernos de los estados le convienen entrar en un pleito contra el gobierno federal, en lugar de establecer una buena coordinación.

 

 

UNA NUEVA ETAPA POLÍTICA

 

 

La decisión de los 12 gobernadores panistas es explicable y pueden tener razón desde el momento que son los garantes de la soberanía estatal, no sólo en materia de seguridad, también en garantizar la tranquilidad a los ciudadanos en su persona y sus bienes.

En esta ocasión, los ciudadanos estamos observando una nueva actitud política de algunos estados frente al poder centralizado de la federación, situación que necesariamente deberá ser analizado profundamente. Esto implica que los gobernadores no sólo simulen defensa de la soberanía estatal, sino que asuman realmente su carácter en todos los sentidos.

El otro aspecto que se pondrá a prueba es la “independencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, esto es el aspecto más relevante, porque esta “medición de fuerzas” entre el presidente electo y los gobernadores panistas deberá haber una resolución imparcial.

A lo largo de la historia, el Poder Judicial ha estado al servicio del Poder Ejecutivo, pero ahora es la oportunidad de que asuma su papel, como es el caso del Poder Legislativo y logremos la independencia de los poderes y el equilibrio político.

El asunto es que esto que promueven los gobernadores deberán dejarle la libertad que tienen los Supremos Tribunales en los Estados y el Poder Legislativo.

El debate político al que estamos entrando creo que es muy saludable, siempre y cuando, no se antepongan intereses políticos de grupos, debe prevalecer el interés supremo por el bienestar de los ciudadanos.

 

 

BRECHANDO

 

 

…El titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, se le olvidó decir que al último presidente de la república que quitó gobernadores fue Carlos Salinas de Gortari.

…Ojalá y los gobernadores panistas no quieran la libertad soberana para hacer lo que hizo Javier Duarte en Veracruz.

…El movimiento político que se advierte es el papel de los “súper delegados”, razón por la cual, los partidos políticos PAN, PRI y PRD amenazan con acudir a la Corte.

…Por otra parte, la consulta de los programas sociales y la construcción del Tren Maya, está en el país.

…Es importante resaltar que, en Sinaloa, el gobernador Quirino Ordaz Coppel está trabajando en coordinación con los alcaldes, diputados y delegados de Morena, en realidad no se advierte una amenaza al poder del gobernador la designación de dichos delegados.

…Los panistas no deben olvidarse que su entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, uso ilegalmente las fuerzas armadas, ahora el intento de Andrés Manuel López Obrador es legalizar la participación de dichas fuerzas en una Guardia Nacional que la respalde la Ley.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar