NO SIRVE A LOS MEXICANOS

BRECHA

17-01-2022

Antonio Quevedo Susunaga

La oposición en México que fue derrotada por Andrés Manuel López Obrador en el 2018 y en el 2021, quedó confundida porque se les arrebató el poder que alimentaba sus intereses muy particulares de grupos amafiados, en su esfuerzo actual es intentar recuperar lo perdido, sin pensar que ese actuar la aleja de los ciudadanos cada día más. Esta oposición no sirve para construir un mejor país.

La oposición se niega a reconocer que Andrés Manuel López Obrador arrasó con una votación de 53.8 por ciento de los votos que emitieron las clases populares por el ofrecimiento “Por el bien de todos, primero los pobres”. Esta es la clave de la fuerza con que ganó y gobierna con gran apoyo.

La oposición piensa, y está en lo cierto, que el dinero que López Obrador reparte a la gente pobre, siempre les fue entregado a la clase económicamente poderosa, protegida, consentida por el poder, que será difícil que lo pueda recuperar.

La nueva clase política mexicana muy necesitada, que voto por el cambio, es superior en conciencia a la clase política que construyó durante muchos años el PRI que se caracterizó por una sumisión que denominaban “disciplina”.

De esta clase opositora los mexicanos no pueden esperar gran cosa, porque ellos tienen la mirada puesta en el presupuesto del gobierno federal y de los estados, quieren seguir tomando ese dinero para sus intereses y proyectos personales o de grupo.

Los partidos PRI, PAN y PRD, quedaron despojados de las banderas que usaron para amasar el poder, en los órganos legislativos se oponen a que el gobierno ayude a los pobres, les molesta que sean obligados a pagar impuestos, no tienen otra bandera más que atacar y descalificar el gobierno de López Obrador y los de Morena.

Las banderas que uso la Alianza por México les resultaron un desastre, al perder 13 gubernaturas, y en este año pueden perder cinco de las seis que están en juego, pero las razones son las mismas, la gente tiene claro que no hay el interés de construir un mejor país, sino recuperar el “botín perdido”.

Las encuestas reflejan que el PAN tiene un escenario electoral del 11 por ciento, el PRI de 10 por ciento, el mismo que sacó en el 2021 y el PRD, dicen que tiene el 3 por ciento.

El sostén de esa oposición son las estructuras corruptas que lograron construir por más de 30 años, como son los medios de comunicación que sostuvo el Estado durante todo ese tiempo, como los organismos autónomos el INE y otros, el Poder Judicial y los tribunales en donde protegían sus grandes intereses.

Esto que pasa y vemos en México, es una historia que se ha repetido en Argentina, en Perú, en Chile, en Venezuela y en la mayoría de los estados latinoamericanos en donde el poder de los grupos económicos, aliados con Estados Unidos, ponían gobernantes a modo o simplemente daban golpe de estado.

Los mexicanos con su voto castigaron a la oposición desde el 2018, lo volvieron hacer en el 2021, y los pronósticos es que estos escenarios se repetirán hasta el 2024, siempre y cuando, la oposición mantenga sus mismas estrategias.

La oposición es exhibida por el gobierno de López Obrador como corrupta, en donde no hay dos partidos sino algo que denominó el presidente como el PRIAN porque es lo mismo, tienen los mismos intereses y objetivos que es el dinero del erario que siempre se han robado.

El reto para Morena será la capacidad que pueda tener para no caer en esas tentaciones de buscar el poder para hacerse rico, esto puede ser el deterioro de dicho partido. El riesgo es que tienen muchos miembros de esos viejos partidos, que traen mañas y hábitos de robar.

La renovación de los partidos, con nuevos principios y militantes es una necesidad indispensable para regresar a la competencia política, en donde dichos partidos piensen en el beneficio de la mayoría de los mexicanos.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar