¿POR QUÉ MENTIR?

BRECHANDO

14-06-2022

Antonio Quevedo Susunaga

A lo largo de mi carrera periodística, cercana a los 50 años de oficio, me ha tocado ser testigo de cómo el “amiguismo, el compadrazgo, familiarísimo, el nepotismo y el clientelismo” caracterizó por décadas la práctica política en México de los dos principales partidos el PRI y el PAN, que perdieron la confianza de los mexicanos por “mentirosos y corruptos”.

En un estudio realizado por la Doctora en Geopolítica, Nubia Nieto, egresada de Sorbona de París, describe las complicidades que se registran en esta clase política en México, que arriban al poder para repartirse cargos y recursos entre amigos, familiares como son hijos, primos, sobrinos o ahijados.

Estos aspectos fueron las banderas que uso el Movimiento de Regeneración de la Cuarta Transformación para sacar del poder a los corruptos, pero tal parece, que Morena ha reeditado esta práctica política que los mexicanos intentan echar fuera.

En este caso voy a hacer referencia a dos personajes como el presidente Carlos Salinas de Gortari y su hermano Raúl, éste último término en la cárcel acusado de corrupción y cuando salió se le reintegró todo lo presuntamente robado. Este es el caso ejemplo de los priistas.

En el caso de los panistas Ricardo Anaya, el diputado panista que anda huyendo por recibir Moches, embarró a esposa, madre y otros familiares. Otro panista ejemplar de la corrupción Francisco Cabeza de Vaca, metió en el negocio del saqueo de recursos a su esposa, madre, hermanos, socios, compadres, hijos ahijados y otros parientes.

Al parecer el presidente Andrés Manuel López Obrador ha cumplido de no meter en cargos en su administración a hermanos, esposa, hijos u otros parientes. Pero en el resto de los gobiernos de Morena en los estados no ocurre esto.

En Sinaloa, se denunció por corrupto al alcalde de Morena, Jesús Estrada Ferreiro, que “perdió la cabeza” y terminó “investigado por la Fiscalía de Sinaloa, caso al parecer inédito. Desaforado y sentado frente a la autoridad. Esto es lo que la mayoría de los sinaloenses quieren que la autoridad proceda en forma imparcial.

El asunto cuestionable, es que ese alcalde corrupto sea sustituido en el cargo de presidente municipal por el ahijado del gobernador Rubén Rocha Moya.

Hay un dicho popular que dice “no hagas cosas buenas que parezcan mala”. Siendo Rocha Moya la máxima autoridad de los sinaloense, de tener a su alrededor a una lista interminable de sinaloenses con gran capacidad, decidieron meter a su ahijado Juan de Dios Gámez, que puede ser un excelente muchacho bien calificado, pero siempre resalta la duda, Morena luchó para acabar con el amiguismo y familiares y el nepotismo. ¿Se le olvidó a Rocha?

¿Y cuántos familiares más tendrá en su gobierno? ¿Habrá nepotismo?

El estudio de la doctora Nubia Nieto, define como el PADRINAZGO, que es un tipo de relación social basada en “un dogma religioso en virtud de la cual el padrino se compromete a cuidar de los ahijados, en ocasiones supliendo el papel de padre”.

El asunto que preocupa que al igual que toda vía perdura en la política mexicana, priista y panistas, creo que está pasando en forma íntegra a la Cuarta Transformación que tanto cacaraqueo Morena.

¿Usted cree que Rocha Moya no lo propuso o no sabía?

Esta interrogante que cada uno de los sinaloenses la conteste.

El clientelismo priista está presente y esta retomado por Morena, aunque haya quien diga que el clientelismo del PRI resultaba “perverso” y ahora el de Morena es de “beneficio social”, este es uno de los aspectos que la doctora Nubia Nieto explica con gran profundidad, porque el tema de la corrupción se reedita en algunos estados que son gobernador por Morena.

En el ámbito legislativo ignoro si siguen contratando los diputados como asesores a familiares y amigos, cómo se ha registrado en forma histórica en el cuadro de la corrupción en México.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar