Posicionamiento de la Dip. Guadalupe Iribe Gascón Sobre los Certificados de Promoción Fiscal del Estado de Sinaloa (CEPROFIES)

Culiacán, Sin., 26 de febrero de 2019.

Con su permiso, Diputada Presidenta;
Compañeras Diputadas y Compañeros Diputados;
Amigas y Amigos de los Medios de Comunicación;
Señoras y Señores:

La controversia suscitada en días recientes, a propósito de la utilización de los Certificados de Promoción Fiscal del Estado de Sinaloa, CEPROFIES, debe ser abordada con responsabilidad y madurez por los actores institucionales involucrados, así como por las diversas representaciones empresariales. En el Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, estamos convencidos de que a través del diálogo, del intercambio de razones y argumentos, podemos encontrar una solución razonable, que al tiempo que preserve el interés público, de gobierno, garantice los incentivos para inversionistas, mujeres y hombres de negocios.

Si en algo coincidimos todos, es en la necesidad de fortalecer la competitividad de Sinaloa y sus 18 municipios. Por supuesto, ello exige la creación de condiciones para la expansión de la inversión productiva. En esta perspectiva, desde el Poder Legislativo hemos trabajado en apoyo a los gobiernos locales y al gobierno estatal, revisando leyes, actualizando normas y reglamentos que otorguen certidumbre a los actores productivos en un horizonte temporal amplio, no sujeto a los vaivenes de la coyuntura, ni a intereses que se puedan sobreponer a los generales de la sociedad.

Es el caso de la Ley de Fomento a la Inversión para el Desarrollo de Sinaloa, cuya reforma más reciente es de agosto de 2018, que tiene por objeto, cito textual, “impulsar el desarrollo económico del Estado, a través del establecimiento de políticas que estimulen la inversión y el empleo, y favorezcan la consolidación de la alianza estratégica entre el Gobierno y los sectores privado y social de Sinaloa”.

Ello supone generar las condiciones adecuadas para atraer y retener inversiones productivas, que propicien el consecuente efecto multiplicador, en todos los ámbitos de la actividad económica y social. Uno de esos instrumentos son los Certificados de Promoción Social del Estado de Sinaloa, que señalan los incentivos fiscales para personas físicas o morales establecidas o por establecerse en la entidad, que cumplan el requisito de realizar una inversión cuyo monto sea igual o superior al equivalente a 300 mil UDIs, y generar por lo menos 16 empleos permanentes.

Quienes cumplan con estas condiciones, como lo establece la precitada Ley, pueden acceder a la reducción o condonación temporal de las siguientes contribuciones: impuesto sobre nómina, impuesto predial, impuesto sobre adquisición de inmuebles, derechos de registro público de la propiedad y del comercio, licencia de construcción y tarifa por la conexión de agua potable y alcantarillado, en plazos y porcentajes distintos de acuerdo al proyecto de inversión.

Así, la Ley y los CEPROFIES, en varios de los municipios del estado, durante años han generado un proceso que se ha traducido en mayores inversiones, más empleos, mejor infraestructura y disposiciones que dan certidumbre a los empresarios e inversionistas.

En tal contexto, en días recientes se ha abierto una polémica en este tema, a partir de la decisión del Presidente Municipal de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, en el sentido de anular estos Certificados de Promoción Fiscal. El Alcalde de la capital del Estado, ha referido que muchos de los problemas que enfrenta el municipio tienen que ver con la baja recaudación de impuestos.

Desafortunadamente, decisiones recientes, totalmente equivocadas en este Congreso, guiadas por un malentendido populismo fiscal, privaron a los municipios de la entidad, de recursos provenientes de la actualización del Impuesto Predial. Pero a un error, del que en efecto habremos de pagar las consecuencias, no puede ni debe responderse con otra acción precipitada, que podría afectar mucho la competitividad de Culiacán, su atractivo para la inversión y los negocios.

En este tema, nos parece que debe prevalecer la prudencia y la moderación.
Anular los CEPROFIES en Culiacán podría significar que inversionistas, dispuestos a arriesgar sus capitales, decidan emigrar a otros estados o municipios que ofrezcan mejores condiciones de certidumbre y un entorno adecuado para sus proyectos. Sin duda, este es un tema de política pública que requiere analizarse a profundidad, al margen de los colores partidistas.

Al parecer, el instrumento de los CEPROFIES requiere revisarse, actualizarse, para corregir desviaciones que se han observado en su aplicación. Conocedor del tema, el Gobernador Quirino Ordaz, el pasado fin de semana señaló que ha habido un abuso respecto a los CEPROFIES, los cuales se han otorgado de manera indiscriminada, en detrimento de las finanzas públicas.

Desde esta Diputación Permanente, hacemos un llamado para debatir este tema.

Es preciso que, en este caso, busquemos una solución de equilibrio, recogiendo los distintos puntos de vista que se expresan en el espacio público. Es pertinente, en consecuencia, abrir una discusión seria, razonada, informada, en esta 63 Legislatura Estatal, sobre la Ley de Fomento a la Inversión, sobre los Certificados de Promoción Fiscal, con el propósito de actualizar y poner al día estos importantes instrumentos de promoción económica, subsanando deficiencias e incorporando los cambios que demanda la nueva realidad.

En este sentido y con la mejor disposición para construir acuerdos, desde la bancada del Partido Revolucionario Institucional nos sumamos al Punto de Acuerdo, de Obvia y Urgente Resolución, con relación a los CEPROFIES, que hoy nos presenta el Diputado José Rosario Romero López.

Es cuanto, Diputada Presidenta.

También te puede interesar