Reconocimiento de programas educativos son prueba de una cultura de la calidad en la institución

La acreditación, reacreditación, o bien, la obtención del Nivel 1 otorgado por los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES) es un logro colectivo y son patente de la política de la institución de una cultura de calidad y la evaluación, enfatizó Luis Pietsch Castro.

El responsable de la Secretaría Académica de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), destacó que, el reconocimiento de los diversos programas educativos es resultado del trabajo arduo que ha venido haciendo la administración central de la mano de las escuelas y facultades.

“Reconocen que la política institucional de evaluación permanente y sistemática de todos los niveles educativos y de todos programas académicos que impartimos es congruente, pertinente, es producto también de ese gran proceso en el que estamos de estabilidad y de gobernabilidad, es decir, es una institución que está avocada a las actividades sustantivas que son la docencia, la investigación y la extensión, y estos programas vienen a dar patente y son prueba de ello”, subrayó.

Resaltó el esfuerzo que realizan tanto directores, personal docente y administrativo de las escuelas y facultades, así como de los estudiantes, egresados y empleadores, quienes junto con las autoridades universitarias se vuelven en los actores principales para lograr el reconocimiento por sus estándares de calidad de los programas educativos.

“La evaluación con distintos fines, tanto de diagnóstico como de acreditación, de reacreditación de los programas educativos, es un proceso largo, en el que participan diversos actores, desde la administración central con la apertura de los procesos de manera institucional a cargo del Rector, como las escuelas y las facultades que son las que están recibiendo la visita de los comités evaluadores, de los organismos que verifican la calidad de estos programas, es un logro colectivo”, manifestó.

Informó que, todo programa que ha sido reconocido por sus estándares de calidad por los CIEES, o por alguno de los 30 organismos reconocidos por el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior A. C. (COPAES) debe contar con cuatro componentes fundamentales, el primero de ellos es tener un plan de estudios sólido, que esté en permanente actualización, que responda a las necesidades del mercado laboral, de la formación de profesionales con competencias y destrezas para insertarse exitosamente en el mercado laboral local, nacional e incluso internacional.

Asimismo, dijo que, otra de las grandes características de estos programas es el contar con una planta docente, donde el académico cuente con el perfil idóneo, que esté siendo permanentemente evaluado con el propósito de mejorar sus competencias, y habilidades para transmitir su conocimiento.

Enunció que, otro de los elementos que caracteriza a las instituciones que logran ser reconocidas por su calidad en la educación, son los servicios que brindan y que acompañan al estudiante a lo largo de su formación profesional, como lo son el proceso de admisión, el programa de tutorías, asesores par, así como la movilidad estudiantil nacional e internacional y los veranos científicos.

“Todas las actividades culturales, artísticas, deportivas, toda la formación en valores, todo ese acompañamiento que se le da a los jóvenes a lo largo de su carrera y que además vienen a terminar con una evaluación integral que en muchos casos se hace por organismos externos como el CENEVAL y que reconoce a aquellos estudiantes sobresalientes de programas de calidad que obtienen resultados destacados en sus pruebas estandarizadas a nivel nacional, prueba de ello son los más de 58 jóvenes de la Universidad que recibieron hace meses este distintivo de la calidad del premio al desempeño de excelencia EGEL”, subrayó.

Mencionó que, el cuarto componente es la parte de la gestión institucional, todo ese respaldo y apoyo que la administración encabezada por el doctor Juan Eulogio Guerra Liera les da a los procesos de evaluación de todos los programas académicos de la institución y también de los procesos de gestión de la calidad.

“En este cuarto elemento ponemos a la calidad como un buen pretexto para continuar trabajando en la mejora continua de la misma y el fortalecimiento de la institución”, apuntó.

De igual manera, el Secretario Académico resaltó los múltiples beneficios que obtienen los estudiantes al cursar una licenciatura que es reconocida por sus estándares de calidad, pues señaló, les da un valor agregado y la certeza de que al momento de egresar podrán insertarse de manera exitosa en el mercado laboral.

“Las evaluaciones con miras a la acreditación de los programas educativos con estándares nacionales e internacionales, le dan la certidumbre a quien está cursando una carrera que está encontrando esos cuatro grandes componentes a su servicio, es decir, hay un programa permanentemente actualizado y revisado, hay una planta docente preparada y en constante actualización para mantener esos estándares de calidad, tenemos una serie de servicios que le acompañan a lo largo de sus estudios profesionales y por supuesto, un respaldo institucional”, expresó.

También te puede interesar