“Una página más”, la canción favorita de Toño Quevedo

Ya es inútil que vuelvas /lo que fue ya no es, /es inútil que quieras comenzar otra vez…” así empieza el éxito de Los Cadetes de Linares y así se escribe parte de la historia de un extraordinario hombre del periodismo, Antonio Quevedo Susunaga.

El día de hoy, la empresa para la que trabajó cerca de 40 años y lo despidió hace quince meses, lo reinstaló. Al margen de las lecturas del derecho laboral, la soberbia fue superada por la prudencia y hoy se dan la mano empresa y trabajador para escribir una página más.

La vida está llena se eventos, algunos sorpresivos como la muerte, otros esperados como las reconciliaciones, sin embargo, todos los días se vive la incertidumbre de los intereses ajenos.

Una cosa es la solidez o laxitud financiera de una empresa, y otra su misión, visión y valores. La empresa rescata a uno de los genes de su identidad, y el trabajador regresa a la casa que le dio su nombre. El tiempo es el espacio donde se esgrime la pluma de la historia, 24 de mayo de 2018, el momento de la recarga de tinta.

Toño no es extraterrestre; solo es un humano cuyas potencialidades las desarrolla con la habilidad propia de su sello. Tiene debilidades, por supuesto que las tiene, sin embargo, sus fortalezas como analista político no están a discusión, tiene aún mucho por escribir y sus lectores por disfrutar estén o no de acuerdo con su opinión.

En su madurez profesional, Toño Quevedo sabe perfectamente lo que sigue: su reinstalación más que un triunfo, es la historia de siempre. En la efervescencia política del momento, quizá no represente gran noticia el regreso del experto a su fuente de trabajo, y aunque puede ser debut y despedida, la vivencia de Toño tiene un significado cuyas dimensiones solo él disfruta.

Conocido por muchos, reconocido tal vez por pocos, de cualquier manera, Antonio Quevedo Susunaga es un referente en el periodismo local y nacional, tiene el mérito de enfrentarse prácticamente en soledad a sus adversidades, sus reservas son su familia y un puñado de personas que lo mantienen vigente en el mejor contexto de la vida: la amistad.

“…Sin rencor ni temores quiero vivir en paz”, así termina la canción favorita de Toño.

También te puede interesar