Aspirantes que Quieren, Hablan, y no Dicen Algo que Valga la Pena

Mensajes huecos que enganchan al necesitado y su emoción

Ya comentamos en pasada entrega que muchos quieren, pero sólo dicen que quieren y no se comprometen a nada, tampoco proponen algo de realización posible, mucho menos escriben textos a publicar en los que señalen que proponen e temas específicos y que los deje comprometidos una vez en la contienda y, con mayor razón, en el evento de triunfar.

“Trasformemos Sinaloa”: ¿para joderlo más?; “Vamos con todo”: ¿con lo malo también pues es todo incluyendo relaciones con señalados como delincuentes? “somos la mejor opción” ¿a seguir rompiendo madres?; con logos que van desde incrédulos de cuatro hojas que sólo, si acaso, dan suerte al que los engaña y sus cómplices, pasando por corazones o letras cuál mensaje de producto desechable. Pero no se puede evitar, se participa con las reglas del mercadeo si bien puede uno ser avezado y dar el brinco, ahora entonces, busquemos un mecanismo que incluya lo que obliga el mercadeo, pero con contenidos que den fuerza a las ideas y éstas se debatan con argumentos.

En el caso del sector salud tenemos una serie de confusiones propias de que así convino para esconder todo y que nadie fuese responsable de los grandes desfalcos en el Ramo de la Salud. Lo primero que hay que entender es que en el programa conocido como Seguro Popular, éste nació para robar a destajo con padrones que tardaron años en validarse y nunca se logró hacerlo a plenitud, tampoco se tuvo manera de validar el tipo y número de servicios en muchos usuarios, cada entidad federativa lo manejó como le daba la gana (eso se lo recriminé a Agustín Carstens en Guadalajara cuando él se desempeñaba como Secretario de Hacienda y Crédito Público pero así era como funcionaba el negocio que duró hasta Peña Nieto). Es más, de lo que se quejó el Secretario de Salud de Peña Nieto, fue que las reglas eran que no había reglas por lo dispares de las mismas en cada entidad y, también, que el titular del Seguro Popular no obedecía al secretario del Ramo y se manejaba con independencia. Otro punto es que la Federación quien es la obligada de dar los servicios de salud de Tercer Nivel, en plena irresponsabilidad con gobernadores agachones, traslada esa responsabilidad a las entidades federativas y muy pomposamente, bajo el esquema de servicios coordinados, dejan que las entidades federativas se ensarten con algo que no les corresponde. Los servicios de segundo y tercer nivel NO son responsabilidad de las entidades federativas, pero ahora sí que por gobernadores timoratos se ha embarcado a las mismas en lugar de que sea la Secretaria de Salud, el IMSS y el ISSSTE, quienes tengan hospitales de cáncer, o cualquier otra especialidad. Esto tiene que transparentarse y que ya no sean los gobiernos que dilapidan o subcontratan, subrogan a sus cuates y a sus cuotas, por decir lo menos, como fue con Millán, Aguilar, López y, habrá que verse, todo parece que no, cuando termine administración de Ordaz.

En concreto, en sector Salud debe de transparentarse el qué sí, de acuerdo con la Ley, los cómo, cuando y abrir los esquemas de compra y subrogación al escrutinio de la ciudadanía. Es tiempo de poner a cada chango en su mecate de acuerdo con la Ley y no andar suplantando funciones de otro orden de gobierno.

El gasto en materia de seguridad pública es otro rubro que debe transparentarse y no andar de aprontados dándole a la Secretaría de la Defensa dineros de la entidad pues es esa dependencia la que gasta a diestra y siniestra con la mayor discrecionalidad pretextando la “seguridad nacional” y de eso ya basta, como basta también de que el delegado estatal de esa Dependencia, al igual que el de Marina, crean que son jefes del gobernador. Cada uno a lo suyo, respetándose, colaborando, “co la bo ran do”, no sumisión alguna. Ya no digamos los cuerpos policiacos. La entidad federativa tiene las capacidades financieras para crear sus propios cuerpos de seguridad pública y la Fiscalía, que en Sinaloa con Mario López “Millán” estuvo manejada por personas señaladas en procesos de delincuencia organizada (creados y nombrados cuando Juan Millán en la primera aparición de ellos) amparados en la impunidad y ahí andan cual borrachos de fiesta, actualmente tiene uno de los desempeños más vergonzosos en complicidad por omisión o por violación del debido proceso (ejemplos: 17 de octubre de 2019, y denuncia por acoso sexual contra Enrique Inzunza Cásarez, sólo por citar unos ejemplos). Replantear en ley los cómo y por qué la remoción del Fiscal es fundamental y urgente con un verdadero equilibrio entre poderes pues no es sensato y es propio de cómplices el mantener un esquema en el que, bajo el pretexto de la autonomía, NO tenemos procuración de justicia.

Establecer una Mesa Legislativa: Se tiene que entender que el poder que hace las leyes no debe entender como su función emitir reformas como incontinencia digestiva. Su papel es tener un orden legal que permita garantizar las funciones del Estado en plena armonía para que cumpla sus obligaciones y las personas que lo habitan o están de paso o temporalmente en él, tengan garantías de que sus derechos serán respetados pero sus obligaciones exigidas, permitiendo que los agentes económicos se desenvuelvan y generen empleos, pero cumpliendo con la ley ex ante y no ex post, una vez atropellados los derechos de otros o brincadas las regulaciones. Vaya, hacerlo como es en cualquier país desarrollado en el que la ley para la inversión se acata y no se hacen inversiones quebrantando la ley y luego pretendiendo regularizar.

En esta mesa de diálogo se revisarían los impuestos para que no existan gravámenes “inconstitucionales”, aportaciones ilegales de nula fiscalización, ausencia de derechos justos en la explotación de bienes propiedad del estado o aprovechamientos varios; se revisaría con claridad la fuente de pago para la seguridad social y su suficiencia, para poner tope a endeudamiento de Estado y municipios, estímulos virtuosos y no perversos como hoy sucede.

Esta segunda parte es un espacio más que continuará dejando nuevamente una muestra de que cuando hay capacidad y voluntad para gobernar creando entornos que mejoren la calidad de vida de los gobernados, lo podemos hacer con transparencia, rendición de cuentas y sin fondos oscuros que nadie, ni la Auditoría Superior del estado, se atreve, por la forma de su designación, violentar para la trasparencia. Se vale retar y ruego a los pretensos a la gubernatura que abramos el debate si es que dicen saber los qué, los cómo y los con quién. Si no lo hacen, seguirán en la farsa y seguirán siendo parte de las más oscuras intenciones.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar