DECADENCIA DEL VOTO

En México el voto electoral entró en una muy lamentable decadencia, debido a que, en la próxima elección del 2018 existe la posibilidad de que el 20 por ciento de los mexicanos elija al próximo presidente de la república, contra la opinión del 80 por ciento.

En los pronósticos electorales se habla que la elección del 2018 será de tercios, esto implicaría que un tercio de los votos puede definir al ganador de la elección, lo que significa que con 20 millones de votos que obtenga un candidato puede ser el próximo presidente de los mexicanos.

El asunto es grave, porque si sólo 20 millones de mexicanos eligen al próximo presidente será una minoría en contra de la opinión del 80 por ciento de los mexicanos restantes.

Los partidos políticos están desacreditados ante los ciudadanos, razón por la cual, buscan las alianzas y las uniones que les ayuden a ganar un tercio de los votos para ganar el poder, ante millones de mexicanos que, por ignorancia, por apatía o simplemente porque no tienen la conciencia política que votar es de suma importancia para definir el rumbo del país.

El hecho de que tengamos presidente de la república con sólo el 33 por ciento de los votos, significa que hay una ilegitimidad en el ejercicio de poder, situación que debería ser preocupación para el Instituto Nacional Electoral que se le paga para que imponga reglas, exija a los partidos que hagan su trabajo y que tengamos una democracia fuerte.

Los candidatos y los partidos le están apostando a que haya pleitos en el seno de los partidos contendientes, fracturas políticas que pueden ser capitalizadas, como se está registrando en la mayoría de los partidos.

A esta pulverización del voto ciudadano contribuirán aquellos que alcancen la candidatura independiente, que son aspirantes que le están apostando llegar al poder sin asumir realmente un compromiso con la sociedad.

La escasa participación política en México se debe a que los ciudadanos desconfían de los partidos, el quehacer de los políticos y porque está demostrado que las políticas públicas han fracasado.

La legitimación política en el 2018 debe ser promovida por el INE, por los partidos y los candidatos, pero el interés es apostarle a que haya elección del presidente de la república y que no haya conflicto poselectoral.

En todo el país hay una profunda inconformidad entre los ciudadanos, que no desean que repita el PRI, que se opone a que regresen los panistas y que siga el alto nivel de corrupción, impunidad y violencia que tienen arrinconado a los millones de mexicanos.

 

 

DESGASTE POLÍTICO

 

 

Los priistas, panistas y perredistas que gobiernan los estados del país no pueden sacar cifras alegres para el proceso electoral del 2018, debido a que los tres partidos están gobernando contra una opinión publica molesta.

Los gobernadores de estos tres partidos están sometidos a una verdadera lija política, porque sus resultados son pobres, porque están cometiendo excesos, porque sus promesas no las han cumplido y porque están metidos en el torbellino de la corrupción y la impunidad.

En el país no hay un solo gobernador que se digan que está haciendo un trabajo de excepción, la mayoría están sometidos a severas críticas, a señalamientos de complicidades y corrupción, que los acredita y la aleja de la posibilidad de que puedan influir en recomendar a los candidatos de su partido en el 2018.

Las noticias cada vez nos impactan más, debido a que primero se destapo la corrupción en la mayoría de los gobiernos estatales en donde los priistas y panistas se encuentran perseguidos por la justicia y los perredistas señalados de prepotencia y de enriquecimiento inexplicable.

La información que prevalece en el país es negativa para los partidos, para los candidatos que proponga y los gobiernos que pudieran pensar en manejar sus estructuras para favorecer a sus partidos.

Las ventajas que puedan tener los dirigentes nacionales de los partidos, en el caso de Enrique Ochoa Reza, será muy relativa, porque sus gobernadores priistas están cuestionados, acusados en los tribunales o en la cárcel. Igual Ricardo Anaya, dirigente del PAN, que tiene que ver también quién de los gobernadores es cercano a él y quién a Felipe Calderón, que se está convirtiendo en el PAN en el gran elector.

 

 

BRECHANDO

 

 

…En Sinaloa, al parecer las reelecciones serán la fortaleza para el PRI en esta elección del 2018, sobre todo, en las alcaldías. En el caso de las diputaciones locales deberán mantener la apertura.

…La senadora Diva Hadamira Gastélum, dará su último informe de labores para decirle a los sinaloenses qué hizo por ellos. También para ubicarse en el arranque del 2018.

…La riqueza que acumuló el ex dirigente nacional cetemista, Joaquín Gamboa Pascoe, en los paraísos fiscales demuestra la forma cómo han hecho negocio dichas organizaciones.

…La sugerencia que le hizo Andrés Manuel López Obrador a Miguel Ángel Osorio Chong, de que busque otra salida a su candidatura, creo que no está equivocado.

…El dirigente en Sinaloa de Morena, Guillermo Benítez, es el hombre de las relaciones cercanas Andrés Manuel López Obrador y el que puede convertirse en el candidato a la alcaldía de Mazatlán, por éste partido.

…Entre los aspirantes al senado de la república en Sinaloa, por Morena, sigue presente Rubén Rocha Moya, aunque no se ha visto con claridad el respaldo de su dirigente nacional.

…La Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuenta inhabilitó por siete y tres años al ex secretario de Administración y Finanzas, Armando Villarreal Ibarra; de Obras Públicas, José Luis Sevilla Suárez, la información fue proporcionada por Guadalupe Yan Rubio y el subsecretario de Responsabilidades y Normatividad, Rogelio Arturo Aviña Martínez. Da impresión que la sanción tiene carácter político más que administrativo.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar