LA IDEA ES SUMAR

“Con todo respeto” para el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, la comparación es difícil, de que las 100 universidades sea equivalente a crear otra Universidad Autónoma de México, que atenderán a “cuando menos” 300 mil alumnos.

La comparación que hace López Obrador puede ser únicamente en número con la UNAM, porque esta es una institución que fue creada hace 100 años, que ha logrado construir un gran prestigio, con un trabajo que le da sustento a su población total de 356 mil 350 alumnos, de los que 213 mil corresponden a licenciatura, única oferta de las Universidades del Bienestar.

La UNAM ofrece 127 carreras con 230 opciones educativas, cuenta con 41 programa de posgrado con 92 planes de estudio en maestrías y doctorado, en fin, la comparación que hace López Obrador es en cuanto al número que sumaran.

La propuesta de crear 100 universidades, que apoyará con mil millones de pesos, plantea la necesidad de revisar el sistema de universidades estatales.

Los 300 mil estudiantes ingresaran a las 100 universidades, deberán cuidar que no se conviertan en “universidades patito”. Es posible que con el tiempo alcancen el prestigio de la UNAM.

El nuevo sistema de unidades que propone López Obrador debe sumar al trabajo que hay en las universidades estatales, que deberá existir una fuerte vinculación para atender a jóvenes que están marginados.

Las Universidades de Bienestar son una creación política que pueden caer en el concepto patito, ojalá y estén a la altura de la UNAM o de otras universidades en el país.

Es bueno que esas universidades atiendan a una clase estudiantil maginada, que deben tener una oportunidad de estudiar en esas universidades del Bienestar que deben ofrecer además de espacio calidad de la enseñanza.

Las universidades estatales deben ser respaldadas en su quehacer, están haciendo su tarea, tienen una infraestructura muy relevante y junto con las del Bienestar están encaminadas a fortalecer la preparación de los mexicanos.

 

 

CAMBIOS EN EL SISTEMA POLÍTICO

 

 

La práctica política de los partidos nos indica que habrá profundos cambios en el Sistema Político Mexicano, que los partidos deberán de trabajar de verdad, terminar con la simulación y atender el cambio que los mexicanos demandan.

Los partidos políticos no pueden seguir con sus prácticas tradicionales, con sus representaciones alejadas del sentir social y sus representantes seguir viendo los cargos como negocio político personal.

El planteamiento que hay es que los partidos políticos tengan que conseguir, cuando menos, el 5 por ciento del padrón nacional, en lugar del 3 por ciento que le exigen actualmente la ley para no perder el registro.

Las representaciones costosas que tienen los mexicanos en las regidurías, en sus estructuras legislativas que aportan casi nada, se encuentran en la mira de la futura reforma política, que implicará cambios en el sistema de partidos.

Las estructuras nacionales de los partidos tendrán que emigrar para convertirse en estructurales estatales o regionales, en donde haya una auténtica vinculación entre el ciudadano y la representación política.

Los ciudadanos desean imponerle reglas, condiciones y exigirle mayor trabajo a los diputados y senadores para que no finjan trabajar en favor de la sociedad.

El otro aspecto relevante es que la forma de organizar nuestras elecciones también sufrirá cambios profundos, es muy posible que el Instituto Nacional Electoral adquiera una nueva transformación, usando las estructuras que existen para garantizar la transparencia electoral.

Los dirigentes de los partidos políticos deben pensar con mucha profundidad cuál es el nuevo papel político que jugaran frente a una sociedad que cambió y que exige nuevas y efectivas formas de representación.

El otro aspecto que motiva al cambio en el sistema de partido, es que las organizaciones partidistas perdieron la confianza de la sociedad y el sistema de partidos en México debe dejar de ser una carga económica.

En fin, creo que estamos frente a nuevos retos de los partidos políticos y exigencias de los ciudadanos, que de alguna manera modificará la forma de dominar el mundo.

 

 

BRECHANDO

 

 

…El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador dejó ver su interés de hacer cambios en el INE, en la forma de trabajar y pensar en la costosa forma de trabajo que impera.

…Con los cambios políticos que plantea la Cuarta Transformación, los aspirantes a gobernador y alcaldes, deberán modernizar sus formas de gobernar o administrar.

…La sociedad de Sinaloa y de México, espera más y mejores resultados de las fiscalías, aún los ciudadanos no se acostumbran a esa autonomía, pero lo más lamentable, no la sienten.

…La nómina de los regidores y su trabajo a desempeñar debe ser el próximo tema de las legislaturas locales.

…Las universidades públicas estatales deberán revisar con sentido crítico el tipo de carreras que deberán incorporar para el futuro, que la masificación qué tiempo será el objetivo de México y qué reto plantean las 100 universidades que recibirán los mil millones del presupuesto federal.

…La comercialización del maíz en Sinaloa debe ser un asunto prioritario para las organizaciones productivas, deberán adquirir esquemas muy superiores a los que actualmente tienen.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar