PRD Y PAS FACTOR DE TRIUNFO

Antonio Quevedo Susunaga
Brecha

Los últimos sondeos realizados a nivel nacional, después de las pasadas elecciones, sobre todo en el caso del Estado de México, se advierte que el factor determinante es la atomización del voto de los partidos nacionales y las indiscutibles alianzas para el 2018.

El otro factor relevante es el liderazgo político para fines de éste año, estará peleado por el PAN, le sigue MORENA y el PRI. En éste orden.

La señal que se desprende de la elección del Estado de México, está el crecimiento del PRD como el partido que recuperó espacios; la mala candidatura del PAN con Josefina Vázquez Mota, el crecimiento de dos puntos de MORENA como el partido más joven que aún no tiene la experiencia de elección nacional y la insuficiencia del PRI.

Este contexto de política electoral se dará en el país las votaciones en el 2018 y este quehacer político se reflejará en los estados, que recibirán estas señales nacionales y estarán en esta sintonía política.

Los diagnósticos electorales aplicados reflejan que se está atomizando los votos de los partidos políticos, y en este escenario electoral, las posibilidades del PRD crecen en la medida que haga alianza en primer término con el PAN, con el que puede hacer amarres políticos. Pero también el resultado es muy favorable y más natural para sus miembros si el amarre se realiza con las izquierdas para el 2018.

Es indiscutible que el papel de partido “comodín” del PRD, creció a raíz de los resultados electorales que obtuvieron en el Estado de México, obviamente que no hay que perder la perspectiva que estuvo muy influenciado su crecimiento por las urgencias que tenía el PRI para ganarle a MORENA.

En Sinaloa el Partido Sinaloense tiene un papel muy parecido al que juega el perredismo nacional, debido a que el PAS, si hace alianza con el PRI prácticamente éste partido está garantizando el triunfo en el 2018, dado la fortaleza y el voto que registra éste nuevo partido.

El mismo PAS en una posible alianza con MORENA, el resultado es parecido, debido a que vendría a darle una fortaleza Andrés Manuel López Obrador que no tiene en Sinaloa.

En el caso de una alianza del PAS con el PAN, es posible pero no tendrían el mismo resultado, debido a que el panismo sinaloense esta fracturado y ocupa la tercera fuerza política por abajo del PAS y será con competidor de MORENA.

¿QUÉ DETERMINARÁ EL 2018 EN SINALOA?

El triunfo en Sinaloa, dependerá de los siguientes factores: el tipo de alianza que haga el PRI con alguna otra fuerza política que puede ser el PAS, ambos unidos tienen ventajas muy significativas de triunfo.

A esto hay que agregarle la unidad que logre consolidar el gobernador Quirino Ordaz Coppel, con los liderazgos de opinión y políticos entorno a la elección.

La otra influencia determinante será el escenario de seguridad pública, económico y social que prevalezca en el 2018 en relación con el quehacer del gobierno de Quirino.

En Sinaloa, en este momento, las candidaturas independientes están descartadas.

Las candidaturas sin alianzas no tienen futuro en la entidad, debido a que las fuerzas están fraccionadas.

El PAN y el MALOVISMO pueden volverse a unir con miras a lograr alcaldías, diputaciones locales y federales.

La alianza más contundente sería si el PAS acepta unir su fuerza con el PRI en el 2018, esto significaría para el priismo sacrificar posiciones que puede ser desde la senaduría, diputaciones federales, locales y presidencias municipales, en proporción a los apoyos recibidos.

En el caso del PAS y su líder estatal Héctor Melesio Cuèn Ojeda, estaría dando un paso estratégico organizacional y de penetración política con expectativas al 2021, cuando se definirá la candidatura a la gubernatura de Sinaloa.

Es indiscutible que el crecimiento del PAS es significativo hasta el momento como el partido más joven, pero con más potencial, que lo convertirá en una fuerza política de primer nivel, en relación al PRI y otros partidos que salgan fortalecidos de la elección del 2018.

El próximo año es clave para el resultado político que podemos obtener en el 2021, cuando se defina quién será el gobernante de Sinaloa, en donde hay algunos actores que pueden ser como es el propio Cuèn Ojeda.

BRECHANDO

…Los aspirantes a reelegirse deberán tener en cuenta que sufren un desgaste político, que una parte de los votantes no están de acuerdo con su desempeñó.

…El otro factor importante y trascendente la presencia que tengan en las redes sociales, aunque no sean determinantes para una elección, van a influir mucho.

…Los consensos de los grupos políticos que prevalecen en Sinaloa y que aún cuenten con fuerza de opinión política.

…La mala imagen de Enrique Peña Nieto, le pesará al PRI, como al panismo los errores de sus dirigentes.

…El gran reto de la izquierda es unirse, de lograrlo cambiará el rumbo de éste país.

…El gobernador será determinante en el juego político del 2018 y la hegemonía del sector empresarial, que tendrá que sacar más la cabeza si desea ayudar.

…La figura de Jesús Vizcarra y su reconciliación con Juan Millán serán elementos fundamentales para determinar el rumbo político del PRI y sus aliados.

…El regidor del PAS, Robespierre Lizárraga puede volver a ser candidato a la presidencia municipal de Culiacán con posibilidades de triunfo.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar