“EUM y EUA (Canadá): López-Trump. Un Pretexto, Muchos Temas”

Adiós a TLCAN bienvenido T-MEC, vecindad, drogas armas, lavado, terrorismo, etc.

El pasado1de julio de 2020, los Estados Unidos Mexicanos, los Estados Unidos de América y Canadá, representados por los presidentes López y Trump (Trudeau), dijeron adiós al principal acuerdo comercial del mundo conocido por sus siglas como TLCAN, el cual duró 27 años y evolucionó, atendiendo a los cambios sufridos, para bien y para mal, durante ese tiempo, para convertirse en el ahora conocido como T-MEC, que también es un acuerdo comercial pero incorpora nuevos temas, modifica reglas y atiende intereses de los países firmantes para ver por otros 20 años, aproximadamente, y así tendremos que tener cita para revisar el estrenado tratado comercial, muy probablemente, por el año 2040.

Un acuerdo de libre comercio lo que busca es agregar certidumbre a las partes que en él intervienen y evitar decisiones discrecionales sin mecanismos de defensa y sin previo aviso entre los firmantes. Es decir, plantea la mejor alternativa de atender los intereses que son comunes sin que por ello garantice el alejamiento de problemas, pleitos y controversias los cuáles existen en cualquier relación entre humanos.

La entrada en vigor del TLCAN modernizó, por así decirlo, los flujos comerciales y prestación de servicios legales entre México y Estados Unidos (Canadá), pero también las actividades ilegales y, de esto último los países en aquél entonces, no tuvieron idea de cómo evolucionarían: el contrabando de todo tipo de mercancías (oro, drogas, dinero armas, etc.) ya existía y también el lavado de dinero, aun cuando los flujos migratorios no eran una preocupación

Con este tema se da cita y celebra aquel evento realizado en Zacatecas (TLCAN) pero ahora personificado por el T-MEC en condiciones realmente distintas no nada más por los avances tecnológicos (tecnologías de la información, comunicaciones, inteligencia artificial, terrorismo, drogas, lavado de dinero) sino porque estamos enfrentando una pandemia que restringe drásticamente la movilidad, la logística y cualquier tipo de acercamiento.

A lo anterior se agrega por ser causa o consecuencia de muchas decisiones la geopolítica mundial y sus nuevas regiones: una Unión Europea que sigue golpeada por un esquema separatista que le debilita (Brexit), una China muy fortalecida con nuevo liderazgo que podrá hacerse y mantenerse por muchos años, igual Rusia y Corea del Norte, y otros jugadores que sus democracias los sujetan a temporalidades muy cortas contra las señaladas y, la que ha durado años (Alemania-Merkel), ya anuncia elecciones dando fin a más de 14 años como Canciller de Alemania (a la vez diputada entre otros cargos) y en México es ejemplo aun cuando ostente varios cargos a la vez y se haya re elegido más de tres veces. Cada democracia a modo de cada sociedad.

Pues bien, para efectos de la suerte que correrá el T-MEC y por tanto las sociedades involucradas (mexicana, norteamericana y canadiense) resulta que los mexicanos estamos mucho más rezagados que nuestros dos socios en todos los temas de alto impacto de la actualidad lo que nos obliga a trabajar más intensamente, con una responsabilidad ineludible, para no perder oportunidades de largo y mediano plazos, ya que las de impronta presencia se han alejado y no existen como sucedió con el TLCAN.

Tenemos que reinventarnos en materia laboral (prestaciones, seguridad social y seguridad laboral, sindicalismo); readecuarnos en todo lo que es propiedad intelectual (patentes, marcas, ciencia, innovación tecnología); medio ambiente y servicios, sólo por señalar algunos, y, aparte, entender de nuevos temas que para ellos son viejos o maduros como las comunicaciones, las tecnologías de la información y la inteligencia artificial.

Cómo país también habremos de recibir nuevos y diferentes reclamos por actividades ilegales y tendremos que atender de tal suerte esos temas que nuestros socios lo acepten: explotación infantil, trata, comercio de drogas terrorismo, migración ilegal.

Por lo pronto hay que leer las más de mil páginas en aquello que se relacione con nuestra actividad económica o profesional y afecte a la misma, sean regulaciones laborales, sanitarias, zoosanitarias, ambientales y saber leer las letras chiquitas respecto de las atribuciones de las contrapartes en caso de incumplimiento nuestro y los alcances del ejercicio de los mismos y, en Sinaloa, podremos ver ello en pesca agricultura y otras actividades en las que por un “vivillo” la llevaremos todos.

Finalmente, en estos días habremos de divertirnos con los memes y las narrativas de unos y otros respecto del encuentro entre López y Trump, dejando de lado a Trudeau que igual no asiste pues sabe del peso de los temas de los Estados Unidos Mexicanos y de América y no querrá aparecer como florero ate sus gobernados (ya sucedió una vez y no volverá a suceder).

Los temas de largo aliento en el tratado comercial y la impronta vida anclados en el corto plazo y la coyuntura de las elecciones. Así, aún no sabemos si es lo bueno o lo malo lo que está por venir.

Ya recuerdo la vergonzosa actitud de compañeros senadores en la anterior legislatura que se ponían camisetas alusivas a la campaña de la que fue perdedora y se disgustaban conmigo porque les decía que, además de ser incorrecto y luego no aguantarían actitudes similares de estadounidenses, andaban con la marca equivocada.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar