DOBLE FINANCIAMIENTO

El doble financiamiento a los partidos políticos nacionales debe acabar, dice el dirigente estatal del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuén Ojeda, al considerar que los partidos políticos resultan muy caros, razón por la cual, propuso reducir más del 50 por ciento del financiamiento.

La realidad es que el financiamiento a los partidos se ha convertido en un gran negocio, son organizaciones que aportan muy poco y salen muy caros, y el país no se encuentra en condiciones económicas para seguir derrochando dichos recursos.

La crítica que hizo Cuén Ojeda es que los partidos políticos nacionales, reciben el financiamiento que otorga el Instituto Nacional Electoral y esos mismos partidos, reciben un financiamiento por parte de las entidades estatales, convirtiendo en doble el financiamiento que reciben.

Dichos partidos nacionales deben recibir el financiamiento que se les determine por el INE y con esos recursos administrar su partido de carácter nacional y los estados no tienen por qué darles más dinero.

Los partidos políticos recibirán para su quehacer el financiamiento aproximado para Morena de 1600 millones de pesos, el PAN, alrededor de 850 millones y el PRI, arriba de los 700 millones, pero la propuesta es que se les reduzca al 50 por ciento dichas cantidades y que los estados no les otorguen financiamiento a los partidos nacionales, sólo aquellos partidos estatales.

Estos serán los temas que deben ser discutidos en la Cámara de Diputados y Senadores, porque el ahorro debe llegar a los partidos políticos y a las estructuras que organizan las elecciones.

Esta propuesta de reducir al 50 por ciento el financiamiento a los partidos, el PAS la respaldará con la firma de los sinaloenses, pero también la propuesta será terminar con el doble financiamiento a los llamados partidos nacionales, que se advierten que son un fracaso, y el ejemplo, es que la mayoría de dichos partidos perdieron en la pasada elección frente a partidos estatales.

 

 

PARTIDOS RENTABLES

 

 

En las votaciones del pasado 1 de julio de éste año, los ciudadanos fueron muy claros, le indicaron al gobierno no seguirles el juego a los partidos políticos, la determinación fue echar fuera del poder a todos los candidatos de dichos partidos porque no aportan ningún beneficio a la sociedad.

Los partidos han fracasado en sus políticas públicas para combatir la impunidad, la corrupción, la violencia, la inseguridad, generar nuevas oportunidades de empleo, en sus políticas, todas han fracasado y han sido pésimos administradores de los bienes del país.

El papel de los partidos es muy claro, tienen la intención de ejercer el poder, y buscan que sus candidatos lleguen a ocupar cargos de elección popular y ejercer el poder político.

Pero se ha visto que muchos de los miembros de esos partidos que han llegado al poder han buscado enriquecerse, han saqueado las finanzas públicas, son los primeros en promover la corrupción y terminan distorsionando su papel.

Los mexicanos en esta elección decidieron llevar al poder a Morena y a su líder Andrés Manuel López Obrador, con la esperanza de que cambien las cosas, si no lo hace, terminarán sin poder, igual que el PRI, PAN y PRD que son los organismos políticos más viejos y tienen el carácter nacional.

El otro aspecto es que los partidos dejaron de representar los intereses sociales y de los ciudadanos y trabajan para sus intereses particulares. Ellos cambiaron sus objetivos.

En el ánimo social, hay la idea de que los partidos como organismos independientes del Estado, deberán trabajar sus propios financiamientos y los apoyos que reciban del estado sea reducido.

El financiamiento público lo reciben los partidos a través del otorgamiento de los espacios gratuitos en los medios de comunicación; las facilidades ‘postales y telegráficas, el otorgamiento de espacios públicos, el financiamiento de la propaganda y la exención de impuestos.

El financiamiento directo es el dinero que el estado le da para pagar sus actividades ordinarias, gastos de campañas en años de elección y para actividades específicas.

A los partidos se les asigna el presupuesto por los porcentajes de votos recibidos, pero estos recursos se les desplomaron porque dichos partidos nacionales perdieron todo.

El otro descuido a los que han incurrido los partidos es la falta de transparencia en el origen de sus recursos privados; y el hecho de que le han abierto la puerta al narco y otras fuerzas fácticas, comprometiendo el buen funcionamiento del gobierno.

En estos temas deberán ser ventilados para tomar la decisión del recorte presupuestal a los partidos políticos en México.

 

 

BRECHANDO

 

 

…El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, deberá terminar con la simulación, en sus foros que convocó en Chihuahua, mientras él estuvo hubo alrededor de 500 personas, pero se fue y quedaron alrededor de 40 personas.

…Las secretarías de hacienda, Gobernación y otras, deben acabar con muchos fondos que no sirven para nada, que son dineros que los estados y los municipios se quedan con él, lanzando programas que a nadie benefician.

…En los periódicos vemos que hay mucho reparto de bolsas millonarias para apoyar los proyectos de emprendedores, pero la sociedad no alcanza a ver esos frutos.

…El gobernador le está dando seguimiento a la construcción de los tramos carreteros, seguramente están vigilando las inversiones se apliquen conforme a la ley.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar