GERARDO Y RUBÉN

La contienda por la gubernatura de Sinaloa en el 2021, empieza aumentar su intensidad política, al brincar al temple político público Gerardo Vargas Landero, un ex priista, el ex operador político de Mario López Valdez, y ahora militante de Morena desde el 2017, año en que asegura que trabajó a favor de Andrés Manuel López Obrador para que llegara a la presidencia de la república.

La actitud decidida de Gerardo Vargas Landeros es clara, retadora para el senador Rubén Rocha Moya, que hasta ahora se conducía en “caballo de hacienda”.

Es importante destacar que, con un respaldo político, como el que le ofrece ser miembro militante de Morena, eleva las expectativas políticas de Gerardo, que hasta hace poco era promovido como el líder del Trébol, su organización política y trabajo para ayudar a la maestra Elba Esther Gordillo, Redes Sociales Progresistas.

Vargas Landeros conoce los escenarios políticos de Sinaloa, las fuerzas reales que participan en la lucha del poder, pero también tiene claro qué significa Sinaloa para los priistas, para Morena y las demás corrientes políticas.

La formación política de Vargas Landeros fue intensa, conoce las diversas aristas de que está compuesto el poder político, en especial, la práctica política de Sinaloa, su historia y sus circunstancias.

El caso del Senador Rubén Rocha, un ex rector de la UAS, un político que ha estado en la izquierda, que tiene muchos amigos priistas, que Andrés Manuel López Obrador, lo tiene en el Senado.

La práctica política de ambos aspirantes a la gubernatura, por Morena, tienen una formación diametralmente opuesta.

Es obvio que Rocha Moya no quiere caer en la provocación de debatir, sabe que tiene un camino recorrido y que seguramente desea seguirlo.

En la pasada elección a gobernador, hubo un momento que Gerardo Vargas midió su fuerza política contra varios de los priistas, entre ellos, Sergio Torres, que ahora también dice que aspira.

La aparición de Vargas Landeros, de inmediato, hizo aglutinar la fuerza entre los aspirantes de Morena, entre ellos, Guillermo Benítez, ex presidente municipal.

 

 

DIVISIÓN DE MORENA

 

 

La contienda por la gubernatura es relevante, tanto a Rubén como a Gerardo, creo que es la última oportunidad que tienen para llegar a la gubernatura, ambos aspirantes y han sido precandidatos y candidatos.

De haber un choque en estas aspiraciones, Morena puede fracturarse en Sinaloa, obviamente que ahora más que nunca está emplazada a realizar alianzas para tratar de ganar la gubernatura o de lo contrario, la puede ganar el PRI.

Es imposible que haya, tarde o temprano, un choque político, habrá que ver que le espera a cualquiera de los aspirantes, que papel jugará en caso de no ganar la candidatura.

Es muy importante recordar que Vargas Landeros, jugo un papel muy importante en la elección de Mario López Valdez, pero también un papel decisivo, en el triunfo de Quirino Ordaz Coppel, en donde los “los priistas cerraron filas”.

En cuanto a lo operativo, Rocha Moya, se identifica con el trabajo de Andrés Manuel López Obrador, sigue su estilo, de poca “fauna de acompañamiento”, pero seguramente esto deberá notarse porque ahora López Obrador, no estará en las boletas, no hay esa figura de arrastre político.

Morena en Sinaloa no tiene estructura, sus legisladores federales no se ven por ningún lado, los legisladores locales han hecho un pésimo trabajo, el peor trabajo legislativo en la historia de Sinaloa.

Los sinaloenses merecen un cambio significativo, reclaman atención y exigen la atención.

La alianza de Morena, con el PT y Verde Ecologista, en Sinaloa no es ninguna garantía, un Morena fracturado, el PRI con una alianza local, tiene posibilidades de ganar las elecciones.

El otro aspecto es que el PRI esta fracturado, venido a menos, el PRI que sobre vive es el que ha logrado impulsar el gobernador Quirino Ordaz Coppel, si el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, quiere dirigir a los priistas sinaloense, tiene venir a meterse a operar en serio.

En el PAN, hay quienes proponen a Juan Pablo Castañón, que se siente más “gachupín”, que mexicano y menos sinaloense.

En el caso de Heriberto Félix Guerra, debe tener miedo de que le cobren la factura que debe su gran amigo, el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa. Lo menos que puede ocurrir que la Cuarta Transformación, revise la trayectoria de Heriberto en la Sedesol y Economía, el rastro, estoy seguro de que lo dejó.

 

 

BRECHANDO

 

 

…A todos nuestros seguidores les comunicó que hoy tendré en la entrevista por Facebook a al ex senador Manuel Cárdenas, con el objetivo de ver quiénes son los que aspiran a gobernar Sinaloa y qué proponen.

…Parece increíble, que las autoridades de Marina, tienen que poner vigilancia en la zona de captura de camarón para evitar que los “piratas”, roben el camarón. ¿Será muy difícil dar con los piratas?

…La señora Rosario Robles no sale porque no quiere, pero en el momento que decida a señalar de quienes recibió la orden para la Estafa Maestra, ella puede llevar el juicio en libertad.

…El gobierno federal, la Marina y el Ejército, detuvieron un buque con gasolina robada, el tema puede ayudar a detener a huachicoleros internacionales.

…Por algo será. Los indígenas no quieren que les den la representación a través de los partidos.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar