LA CRISIS DEL SISTEMA

En México, la crisis no es sólo política es también del sistema económico y social, lo que hace más complejo el reto del actual gobierno federal para restablecer la paz y la tranquilidad.

El principal reto que se fijó el presidente Andrés Manuel López Obrador es separar el poder político del económico, evitar que se use las estructuras de gobierno para fabricar ricos cada sexenio.

Es evidente que la crisis que sufre México se caracteriza por la gran inestabilidad que genera la corrupción, la impunidad, la inseguridad y el clima de violencia que se reproduce en los 32 estados del país.

El otro aspecto dramático para los mexicanos es que los últimos 30 años el sistema de gobierno neoliberal se dedicó amasar fortuna, agrandar la brecha entre ricos y pobres.

El cambio que contempla López Obrador tiene su mayor reto en arreglar las leyes para evitar que los funcionarios públicos sigan robando, no sólo en el gobierno federal, sino en las entidades estatales y municipales.

La crisis política arrastró al desprestigio a todas las instituciones que forman parte de la estructura del gobierno, devaluando los órganos de justicia, registrando saqueo de recursos que los funcionarios públicos tienen en su poder y el gran reto es regresarlos al gobierno y devolvérselos a los mexicanos.

Este trabajo que hace el gobierno de López Obrador tiene nombre y es la llamada Cuarta Transformación, que es lograr cambiar el país sin ejercer una acción violenta y mediante acciones legales y anteponiendo un desempeño honesto y firme.

La crisis obviamente hizo estragos en el sistema de partidos, que era parte estructural que ha quedado sin sustento y que los partidos que perdieron el poder son porque los mexicanos le perdieron la confianza y no podrán recuperarse si no trabajan nuevamente del brazo de los mexicanos.

La crisis la simbolizan los mexicanos en los partidos que tienen que destinarle miles de millones de pesos para que hagan campaña, para que hagan su trabajo cotidiano y que le den sustento al desarrollo democrático de México; sin embargo, nada de esto sucede porque los partidos están secuestrados por grupos que trabajan para sus intereses personales.

Es muy lamentable, pero en México los partidos tienen dueños y exigen como a cualquier empresa beneficios económicos para quienes se ostentan dueños.

 

 

PERDIERON SU IDENTIDAD

 

 

Los partidos políticos en su ambición por conservar el poder frente a una postura crítica y de hartazgo de los ciudadanos, hicieron alianzas, firmaron “pactos” mentirosos por México, que los llevó a perder la identidad y los principios que cada partido enarbolaba.

Los principios del PRI, PAN y PRD perdieron su identidad, dejaron de considerar importante a sus miembros, las ideas que le daban sentido a sus luchas fueron abandonadas y finalmente esto le permitió a López Obrador hacer una campaña contra ellos basado en el principio “todos son iguales”.

Es evidente que los estatutos del PAN y principios ideológicos que lo identificaba con la derecha mexicana, al iniciar una serie de alianzas con el PRD, que es un partido que enarbolaba supuestamente principio de la izquierda, el unirse ambas organizaciones prácticamente lo único que sobre vivió fueron los intereses económicos y políticos.

Estas mismas alianzas abiertas o simuladas se registraron con el PRI y otros partidos, que inventaron la firma de “un pacto”, que bien pudo llamarse para “robar a México”.

Es evidente que al no haber diferencia entre uno y otro partido, como tampoco en su práctica política, el mes de julio del 2018, los mexicanos decidieron terminar con la farsa, sacarlos del poder y enarbolar la Cuarta Transformación, que empieza a dar sus primeros pasos.

Esta transformación no está sustentada en un partido, sino en un movimiento en donde se atrajo lo rescatable de cada partido y son los que están encabezando dicha transformación con nuevos principios y valores de honestidad que tanto urgen al país.

Es evidente que los partidos no podrán recuperarse en el 2021, tampoco en el 2024 y seguramente deberán refundarse para orientar sus nuevas estructuras de lo contrario quedarán rezagados en la política en México.

 

 

BRECHANDO

 

 

…El Auditor Superior de la Federación reconoció el trabajo realizado por el gobernador Quirino Ordaz Coppel, debido a que ha logrado reordenar el trabajo público en Sinaloa.

…La otra crisis que España no logra asimilar es la que hizo estallar Cataluña, donde exhibió la falsa democracia que se vive en aquel país.

…La otra crisis es la que está viviendo toda Europa, debido a que se están disputando la riqueza y los territorios económicos, que los tiene al bordo de la confrontación violenta.

…El rector les tomó protesta a los integrantes del Consejo Consultivo y de Vinculación Social de UAS, que encabeza el empresario de la carne, Jesús Vizcarra Calderón, que rindieron protesta frente al gobernador Quirino Ordaz Coppel.

…En el Congreso del Estado las cosas no están sucediendo como antes, en donde se proponía presupuestos para el campo, la agricultura, la pesca, la ganadería y al final no sabía en donde terminaban dichos recursos, ahora deberá haber propuestas concretas y recursos bien definido, que bueno.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar