LA PANDEMIA ARRINCONA

El gobierno de México y los gobiernos en el mundo, tuvieron que dar un paso atrás para resguardar a la población, ante el incremento del contagio del virus que tiende a desbordarse en las capitales de la mayoría de los países.

La metrópoli que se compone con la Ciudad de México y el Estado de México, prendió el semáforo rojo, ante el creciente contagio del coronavirus, que empieza a colapsar los servicios médicos en esta zona.

Es evidente que la barrera infranqueable que simboliza la Pandemia, trastoca la economía, aumenta el desempleo, provoca crisis en las instalaciones de salud y los calenturientos de la política están viviendo el desespero y la angustia de su vida.

En ese contexto, obviamente que se vive en Sinaloa, en un semáforo rojo permanente desde que se inició la pandemia, en donde se confirma día a día que el número de contagio aumenta y que de los hospitales cada vez salen más muertos.

El ambiente que se vive en la entidad, es de crisis en los sectores productivos, de carencias y angustias en los sectores económicos más desprotegidos, de incertidumbre acerca del futuro inmediato, y no se diga a largo plazo.

En el quehacer político, la Pandemia es una barrera infranqueable, que tiene en crisis a los partidos fracturados, sin credibilidad y con menos miembros que el año anterior.

Los miembros de los partidos que albergan la posibilidad de estar en el juego de los cargos de elección popular, esto es, en la renovación de las 15 gubernaturas, de los más de 21 mil cargos, entre ellas, las diputaciones federales, locales y las alcaldías.

La pandemia se ha convertido en el mayor obstáculo para la práctica política, debido a que no se admite convocar a reuniones masivas y los aspirantes a gobernador u otros cargos, tampoco están organizados en las redes sociales para impactar al mayor número de ciudadanos con sus planes, programas y ofrecimientos.

La cruda realidad es que los partidos perdieron presencia, fueron abandonados por sus miembros, los simpatizantes están emitiendo votos motivados por sus emociones críticas y de hartazgo de tanta corrupción.

Es indiscutible que se anunciarán los aspirantes a gobernar Sinaloa, en medio de la peor crisis de la pandemia, en donde todo plan, propuesta se quedará corto ante el negro panorama que enfrentaremos en los próximos años.

 

 

LA FUSIÓN DE MOVIMIENTO CIUDADANO

 

 

Los partidos políticos en México, no les ha importado ignorar sus principios éticos, morales o sus estatutos que le dan perfil a la organización.

Los partidos nacionales hacen alianzas, no importan con qué partido, no son relevantes sus ideales, tampoco importa lo que puedan opinar los ciudadanos y menos los simpatizantes de una corriente política o ideológica.

Era casi inimaginable que el PAN se juntará con el PRD, como también impensable que panistas y priistas estuvieran juntos, sin embargo, la derrota que sufrieron en el 2018 los transformó los llevó al desespero político al grado de hacer alianza no importa con quién, lo importante es ganar el poder y recuperar los controles de la riqueza pública, esta es la más grande la pobreza política.

La historia de la crisis en los partidos no ha terminado, empezó en el 2018, pero tal parece, que recibirán la lección más dura de toda su historia en la elección del 2021, en donde partidos importantes pueden perder el registro.

En Sinaloa, la alianza PRI, PAN, PRD, es simbólica, porque tanto el PAN y el PRD, son organizaciones que pueden perder su registro, dado que se quedaron sin gente, sin miembros y sin banderas políticas por qué luchar.

En el caso de Movimiento Ciudadano, cuyo delegado nacional es Rigoberto el “Güero” Cruz, que conoce el quehacer político, que se retiró el panismo para participar en dicha organización que encabeza, el senador Dante Delgado Rannauro.

En Sinaloa, el Movimiento Ciudadano pudiera pensarse que más que un partido busca ser un movimiento, como el Movimiento de Regeneración Nacional, o sea, lo que es Morena en estos momentos.

Los partidos parecen que no tienen futuro, porque deberán ser incluyentes, razón por la cual, Sergio Torres, dejó al PRI para tratar de construir su candidatura en Movimiento Ciudadano.

Y así como admitió Movimiento Ciudadano al “Güero” Cruz y a Torres, puede admitir a otros desertores de partidos, en realidad lo que importan y se comprueba es ganar el poder sin importar ideales o principios, menos éticos o morales.

 

 

BRECHANDO

 

 

…De acuerdo con los aspirantes a la gubernatura de Sinaloa, si el PRI desea lanzar un miembro de su partido con trayectoria, tiene en sus filas a un diputado federal, Alfredo Villegas, a un dirigente estatal Jesús Valdés, al senador Mario Zamora, a las mujeres Gloria Himelda Félix y Rosa Elena Millán, entre otras.

…Los priistas seguramente darán a conocer la convocatoria los últimos días de diciembre, con el fin de anunciar el nombre del candidato que los encabezará.

…Los miembros de Morena siguen enredados para sacar a su candidato a gobernador, al parecer no habido ninguna encuesta.

…Al aspirante Gerardo Vargas Landeros, le pegaron en el PRI, abandonó el partido de la profesora Elba Esther Gordillo y lo están golpeando en Morena. Algo está haciendo mal.

…Tal parece, que los próximos candidatos a gobernador de los partidos nacionales llegarán muy ninguneados o descalificados a buscar el voto de los electores.

 

antonio_brecha@live.com.mx

 

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar