LA PRENSA CUESTIONADA

En México, la crisis en la prensa mexicana se manifiesta de muchas maneras, entre ellas: en un abierto rompimiento con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador; la ausencia del trabajo de investigación, con honrosas excepciones; el resentimiento periodístico; la abierta toma de partido y el menos precio a los lectores publicando informaciones falsas y análisis parciales.

El trabajo periodístico está muy ligado al quehacer político partidista y a grupos de intereses económicos con mucho poder en México, identificados con un panismo y priismo decadente y sin futuro.

En la ciudad de México, se advierte que se ha degenerado el profesionalismo de la gran mayoría de los periodistas, que recibieron “distinciones” de los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y ·Enrique Peña Nieto, que son columnistas, editorialistas y comentaristas de radio y televisión, que les son fieles a esos viejos compromisos que arrastran de estos gobiernos “generosos” con esta clase de comunicadores que gozan de gran solvencia económica.

La gran mayoría de los medios de comunicación nacionales traen la brújula perdida, porque añoran los boletines, las gacetillas pagadas, los anuncios espectaculares que publicaba el gobierno, en el caso de las editoriales y los “grandes periodistas”, añoran el “sobre y el chayote”, razón por la cual, muchos son rabiosos y buscan doblegar al gobierno actual para regresar aquellos viejos tratos.

Esa llamada “prensa nacional”, en aquellos tiempos con algunas actitudes despreciativas para los reporteros de los estados o denominados de provincia, muchas veces más profesionales y valientes que esos “grandes periodistas”. La diferencia la hacían notar en las giras, porque a esos “reporteros nacionales”, les molestaba que los reporteros locales viajaran en los autobuses o vehículos destinados a la “prensa nacional”.

Ante este contexto nacional, la crisis económica está provocando desespero a los periódicos que arrastran adeudos, altos costos de producción, sin los apoyos que estaban acostumbrados a recibir del gobierno federal, sin la publicidad del mismo sector privado que también está en crisis, esto ha originado un ambiente de preocupación para todas esas empresas.

A este contexto de crisis, la prensa nacional tiene que agregarle que ha perdido la credibilidad ante una gran parte de la población, que participan en el periodismo digital y redes sociales, en donde las reglas son libres y responden a otros códigos éticos.

El trabajo que los ayuda a salvar a los medios son los auténticos periodistas de investigación como son: Anabel Hernández, que tiene ampliamente trabajado las complicidades, la corrupción que generó la relación entre gobierno y narcos. A estos investigadores periodistas investigadores, que están arriesgando el “pellejo” como Jesús Esquivel, de la Revista Proceso o el caso de la periodista que tuvo que dejar el país, como Ana Lilia Pérez, con el caso del Cártel Negro en Pemex, como el trabajo honesto de Pepe Reveles, con las investigaciones publicadas en sus libros.

Y la verdad es que estos y otros periodistas valientes, son los que están sosteniendo a toda una clase periodística de México, que refritean sus investigaciones, que los invitan para elevar sus niveles de presencia en las redes, las estaciones de radio y las entrevistas en los periódicos. A estos periodistas se les deberían de pagar un derecho de autor por sus investigaciones.

Estos reporteros refriteros, se han vuelto parásitos de esos auténticos periodistas investigadores.

Los periódicos en México, si desean recuperar su credibilidad deben invertir en buenos periodistas, en hacer trabajo de investigación para publicar notas exclusivas, de interés, que generen corriente de opinión y recupere la credibilidad de los lectores. De las Conferencias Mañaneras difícilmente saldrán este tipo de información.

 

 

RECOBRAR LA CERTIDUMBRE SOCIAL

 

 

La diputada federal Dolores Padierna acusó al ex presidente Felipe Calderón, al ex procurador general de la república, Eduardo Medina Mora y al ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, de los delitos de traición a la patria.

La vicepresidenta de la Cámara de Diputados consideró que los tres ex funcionarios incurrieron en ese delito al permitir el ingreso ilegal de armas a México durante el operático conocido de Rápido y Furioso.

Los tres funcionarios participaron en actos contrarios a la Constitución y a las leyes de México, y no pueden quedar impunes, porque es un grave delito de traición a la patria el haber permitido el ingreso de armas ilegales al país.

La diputada dijo que con esas armas asesinaron a miles de mexicanos y esto lo sabía plenamente el entonces presidente Felipe Calderón, aunque ahorita, finja de haberlo ignorado.

Es importante que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador meta a la cárcel al ex presidente Felipe Calderón, a Eduardo Medina Mora y le abra un juicio a Genaro García Luna porque esto ayudaría a que los mexicanos recobren la certidumbre de que se procederá contra los delincuentes.

 

 

BRECHANDO

 

 

…El gobernador Quirino Ordaz Coppel, no debe cometer otro error como el de abrir la venta de cerveza o bebidas embriagantes, esto fue algo grotesco.

…El gobernador está otorgando apoyos a la gente más necesitada con 350 pesos mensuales. Ojalá y les alcance para comer.

…Las autoridades sanitarias siguen manteniendo las medidas de quedarse en casa, como una estrategia para evitar que el contagio se vuelva a disparar.

…El presidente de la república dijo que algunos medios son alarmistas porque no hay ningún desbordamiento del coronavirus.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar