TODOS SON IGUALES

En México se acabaron las diferencias entre los partidos políticos, todos son iguales, es la razón por la cual, los que aspiran a un cargo público lo pueden hacer por cualquier partido, sólo tendrán que atender pequeños detalles que aún conservan algunos.

La diferencia en este proceso electoral del 2018 radica entre los candidatos, sus capacidades, su experiencia, honestidad y confianza que se hayan ganado ante un electorado que se encuentra molesto contra los políticos y obviamente contra los partidos.

Las diferencias estatutarias, principios éticos, morales o políticos en los partidos desaparecieron. En este proceso electoral los ciudadanos no distinguen ninguna diferencia.

Los candidatos del PAN, los podemos ver en Morena; los del PRI pueden irse a Morena o al PAN; los perredistas abandonaron su partido porque no responde a las expectativas nacionales que existen las circunstancias en el país.

Las características políticas a la que le están poniendo atención los ciudadanos son de los candidatos, hay una gran cantidad de electores molestos que se acercan Andrés Manuel López Obrador, como priistas, panistas y perredistas que se suman también. El asunto es que hay panistas que se identifican con el candidato del PRI, José Antonio Meade. Otros respaldan a su candidato oficial, Ricardo Anaya y otros más se van con Margarita Zavala, que es candidata a la presidencia de la república por la vía independiente.

La creación de las alianzas y los frentes políticos, dejaron ver muy claro que a los políticos profesionales no les interesan las ideologías de los partidos, sino que el partido sirva para registrar una candidatura que permita lograr un cargo público, que puede ser presidente de la república, gobernador, senador, diputado, alcalde o regidor, la vía para llegar pasó a un segundo término.

Es claro que en estos momentos los miembros de un partido están buscando el cargo público por el partido que ofreció más posibilidades o facilidades, razón por la cual, que nos permiten afirmar que dichos partidos perdieron sus esencias que hacía la diferencia y actualmente todos son iguales.

 

 

MEADE Y ANAYA PREOCUPADOS

 

 

A los candidatos del PRI, José Antonio Meade y del Frente Amplio, Ricardo Anaya, les urge que haya debates, que acepte Andrés Manuel López Obrador con el fin de tener la posibilidad de reducir la amplia distancia entre ellos y el puntero por la candidatura presidencial.

La diferencia en realidad no la hacen las encuestas, es la expresión de un electorado que se encuentra molesto con los gobiernos federal y estatales, contra los políticos priistas, panistas y perredistas que les han fallado a los ciudadanos.

A unos días de iniciar la campaña presidencial, el Instituto Nacional Electoral, tiene autorizado tres debates públicos, que realizará entre los candidatos presidenciales y a los que dice López Obrador que acudirá.

Los debates pueden ser expresiones que le permitan a los candidatos mostrar lo que traen ante un electorado que está bien informado, que está harto y que perdió la confianza a los partidos y a los políticos que califica de mentirosos.

La realidad es que las tendencias políticas están marcadas, creo que con mucha anticipación se está dejando ver la ventaja de López Obrador, porque los priistas no desean que llegue Ricardo Anaya, que le tiene advertido meter a la cárcel a Enrique Peña Nieto.

Y en el caso de José Antonio Meade, promueve los debates porque tiene una campaña desfondada, en último lugar y sin posibilidad de recuperar los puntos que le hacen falta para alcanzar a López Obrador.

El otro aspecto negativo para Meade es que el 34 por ciento de los electores “nunca votarían por Meade”. “Y el 16 por ciento por Anaya”, según las encuestas.

Al respecto, el dirigente perredista Jesús Ortega declaró que “sólo un ciego no ve alianza-entre el PRI y López Obrador, que desean dejar fuera Anaya porque los priistas le tienen miedo.

Por otra parte, en la Convención Nacional Bancaria, los banqueros dejaron muy claro que el candidato de sus preferencias es José Antonio Meade, aceptarían algunos a Ricardo Anaya, pero dejaron claro que no quieren a López Obrador.

 

 

BRECHANDO

 

 

…Los candidatos del PRI, al senado de la república, Mario Zamora Gastélum y Rosa Elena Millán, tienen que hacer una estrategia de campaña eficiente que le brinde respuesta o de lo contrario están en riesgo.

…El dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, designó delegado del PRI en Durango al diputado federal, Evelio Plata. El reto no es fácil.

…El trabajo que deberá realizar Jesús Aguilar Padilla, como coordinador de campaña de José Antonio Meade, en Sinaloa, es un gran reto corre el riesgo de perder.

…El gobernador Quirino Ordaz Coppel no ha dejado de recorrer los municipios y mantener contacto con alcaldes y diputados locales, pero sin dejar a ver la actitud del electorado.

…La estrategia del miedo la intentan retomar los grupos financieros poderosos, los ricos y banqueros, que aseguran que, de llegar Andrés Manuel López Obrador habrá salida de capitales, en realidad todo esto son supuestos que no tienen el impacto que tuvieron otros tiempos.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar