COMPARTE MANEJO DE PLAZAS

La Reforma Educativa finalmente fue aprobada por la Cámara de Diputados, los coordinadores parlamentarios celebraron el acuerdo que se dio en la madrugada, el aspecto que hace ruido es que las organizaciones sindicales, seguirán manejando el 50 por ciento de las plazas.

El titular de la SEP, Esteban Moctezuma, se justifica afirmando que en cada negociación las partes tienen que ceder; sin embargo, uno de los aspectos criticables históricamente es que el sindicato maneja las plazas, en la federación y en los estados, recurso que lo convirtió en una organización intocable. Al parecer esto no cambió.

En las leyes secundarias, prometen los legisladores, establecer que ninguna organización magisterial vuelvan a tener control sobre las plazas docentes, como lo hicieron siempre.

Los dirigentes magisteriales obtuvieron muchas concesiones en esta negociación; sin embargo, lo que se busca es que en el nivel básico haya una educación de calidad, en donde los maestros tendrán que jugar un papel muy relevante.

En las declaraciones se ha insistido mucho que las plazas le pertenecen al Estado, y éste será quien decida qué uso les va a dar.

El gobierno de López Obrador heredó un magisterio convulsionado, con acciones permanentes en las calles, paro de actividades escolares porque los maestros sentían sus derechos violentados por las acciones del gobierno.

Con la Reforma Educativa aprobada, el Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió que el control de las plazas no se lo dieron a los maestros, las plazas serán asignadas de acuerdo a los méritos, pero se les dará preferencia a los egresados de las normales y advierte que de ahora en adelante no cualquiera podrá ser maestro.

López Obrador dijo que “a esas medidas impuestas se les llamó reformas estructurales, fueron impuestas por organismos extranjeros la reforma fiscal, laboral, energética y reforma educativa que se usó para engañar y manipular”.

Es posible que tengan razón el Presidente, como también vemos difícil que los sindicatos manipulen las plazas con intereses políticos como lo hicieron en otros tiempos.

 

 

EL FUTURO DEL MAGISTERIO

 

 

En el presente sexenio en México, López Obrador está planteando cambios de fondo en la educación para lograr una educación de calidad y el gran motor de estos cambios son los maestros.

El objetivo es trabajar con nuevos planes y programas educativos, en donde los estudiantes aprendan.

El aspecto más relevante es que los gobierno estatal y federal deberán definir qué tipo de estudiantes queremos formar en nuestras escuelas públicas, saber a través de qué contenidos y cuáles son los aprendizajes que ayudarán a lograr estos objetivos.

Estos requerimientos obligarán al magisterio de México actualizarse, a pensar de acuerdo a las nuevas circunstancias globales, a saber, qué tipo de formación deberán tener los maestros que prepararán a los nuevos ciudadanos del futuro.

Los maestros tendrán que aceptar la capacitación, prepararse como lo hacen los maestros de los países más desarrollados del mundo; deberán conocer las nuevas tecnologías, las mismas que usan los niños que educan; deberán los maestros enseñar con el ejemplo.

Es importante que la SEP y el gobierno federal proporcione a los maestros toda la herramienta para que se preparen, como son cursos, seminarios y equipos de cómputo como parte de su estructura de trabajo.

Y sale sobrando decir que los maestros no pueden trabajar aislado, que deberán estar vinculados a la estructura de enseñanza-aprendizaje, sobre todo, levantar el ánimo a los niños para que recobren la esperanza de ser ciudadanos ejemplares, en donde la felicidad sea uno de los objetivos fundamentales.

A los estudiantes los deberán saber motivar para investigar, leer, comprender los contenidos y despertar su imaginación.

Las organizaciones magisteriales deberán trabajar conjuntamente con los maestros miembros de su organización con el fin de elevar el nivel del sindicalismo y crear propuestas constructivas en lugar de acciones de confrontación desgastante que no llegan a ningún lugar.

 

 

BRECHANDO

 

 

…El SNTE dejó de ser una organización con valor político para el Estado mexicano, en Sinaloa, no podrá volver a repetir la etapa en la que, algunos maestros, hicieron el papel de “mapaches” o “robaban urnas” en los procesos electorales.

…El líder magisterial en Sinaloa, el senador Daniel Amador, tendrá que fundamentar en otros pilares su fuerza política, debido a que el gobierno federal lo tendrá vigilado y acotado.

…La CNTE como organización tiene fuerza en algunas entidades; sin embargo, cada vez, se reducen sus banderas políticas y la sociedad está reclamando que se ponga a trabajar.

…Los priistas están trabajando con intensidad en Sinaloa, porque desean conservar el poder estatal en el 2021, el éxito estará en el candidato que propongan a gobernador.

…Los panistas en Sinaloa, desaparecieron el escenario político, perdieron su liderazgo de opinión y pueden perder los espacios ganado.

…El Partido Sinaloense, que encabeza Héctor Melesio Cuén Ojeda, está haciendo su tarea, trabaja sin hacer mucho ruido con la gente que está comprometida en cada comunidad.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar