CORRAL TENÍA RAZÓN

En julio del 2015, el candidato a dirigente nacional del PAN, Javier Corral Jurado, consideró necesario “limpiar y modernizar” al partido porque advertía que había perdido fisonomía.

En el 2018, la limpieza y modernización del citado partido, creo que quedaría corta, porque no sólo es necesario limpiar al partido, es prácticamente refundarlo, después de la gran derrota que sufrieron frente a Morena y Andrés Manuel López Obrador, en donde prácticamente le arrebato todo.

El PAN requiere reconstruir sus estatutos, lograr una depuración de su membresía, estar cerca de la gente, atender las demandas sociales y no olvidar el resultado de esta elección en donde quedó claro que el pueblo es el que manda.

El PAN está muy alejado del partido que soñó Luis H. Álvarez, Francisco Barrio y Manuel Clouthier, quienes utilizaron la rebeldía como el gran instrumento transformador del PAN y su crecimiento en el gobierno.

En el presente proceso electoral el PAN tuvo un gran retroceso, perdió territorio, perdió poder, quedó fuera del esquema de mayoría en la cámara de diputados y el senado de la república.

La gran derrota del PAN y de los integrantes del Frente Amplio, que en algunos casos del PRD y Movimiento Ciudadanos los llevó a la línea divisionaria de conservar o perder el registro.

La derrota del PAN y de todos los partidos perdedores, es grave porque no sólo perdieron espacios de poder, presencia en los cuerpos legislativo, sino que perdieron la confianza del electorado mexicanos. Esto es lo verdaderamente grave.

La restructuración del PAN puede ser rápida, debido a que sólo están pensando el cambiar de dirigente, lo más complicado es modernizar al partido y recuperar la confianza de los mexicanos, debido a que la sombra de la corrupción los acosa, tanto a gobernadores como a los legisladores.

En muchos estados prácticamente los panistas desaparecieron, en otros su papel en la campaña electoral del 2018 fue mediocre y con un partido quebrado.

 

 

LOS PANISTAS EN SINALOA

 

 

El dirigente estatal del PAN, Sebastián Zamudio, no tiene ninguna posibilidad de ayudarle a sus dirigentes nacionales a recomponer el partido, que se encuentra fracturado, dividido y sin respaldo social.

El problema es mayor porque el PAN perdió en Ahome, en Guasave, Culiacán y Mazatlán, a los panistas los sacó el electorado del poder y se lo entregó a Morena.

En Mazatlán, los ex alcaldes Carlos Felton, Alejandro Higuera Osuna, son políticos que no tienen ninguna posibilidad de recuperar el poder. Es posible que nuevos panistas puedan hacerlo, pero no se advierte que sea un proceso rápido.

En esta derrota está incluida la señora Margarita Zavala, el ex presidente de la república, Felipe Calderón Hinojosa. Estos representantes del poder panistas se volverán a confrontar con Ricardo Anaya, que es el dirigente de una parte del panismo.

En Sinaloa, la vieja guardia que encabeza Rafael Morgan Ríos, no tiene la fuerza suficiente para imponer orden o hacer los equilibrios entre los grupos. En realidad, el PAN en esta entidad quedó desfigurado.

Los panistas en el presente proceso electoral, tuvieron un resultado muy pobre, porque formaron un Frente Amplio que nunca respaldaron, el partido que más los ayudó fue el Partido Sinaloense y lo castigaron votando en contra de Héctor Melesio Cuén Ojeda.

La gran derrota la sufrieron también en Sinaloa, debido a que sólo lograron ganar dos diputaciones locales, la gran mayoría las ganó Morena y otra parte el PRI.

En los municipios el PAN se quedó sin poder, los arrebataron sus feudos políticos y lo alejaron de la posibilidad de disputar la gubernatura en el 2021. Tampoco creemos que vuelvan hacer una alianza con el Partido Sinaloense, al que engañaron y finalmente le negaron el voto.

En relación a la posibilidad de fortalecer un liderazgo, es una acción que vemos muy distante, debido a que la derrota que sufrió este partido fue total, no sólo despojado de poder, de dinero, sino también sin credibilidad ante los electores y una imagen de corrupción.

La tragedia electoral del PAN, la está viviendo el PRI y no se diga el PRD, que, en Sinaloa, es inexistente.

 

 

BRECHANDO

 

 

…Al gobernador Quirino Ordaz Coppel, le costará mucho trabajo avanzar con sus propuestas legislativas, debido a que el control político lo tiene concentrado Morena.

…El papel que jugará el senador Rubén Rocha Moya, será muy complicado, porque Morena está mirando hacia adelante y no desea que los priistas lo puedan atorar. A Rocha los priistas lo consideran de casa.

…El titular de la Secretaría de Agricultura, Jesús Valdés, sabe que tiene hacer un trabajo eficiente, extraordinario y convencer de que está atendiendo a los agricultores, productores, ganadores y pescadores.

…Los alcaldes ganadores no han sacado la cabeza, pero corren el riesgo de quedar atrapados en sus improvisaciones.

…El Presidente Enrique Peña Nieto dejó la cancha para que Andrés Manuel López Obrador se organizará y tomara el mando.

…Los líderes priistas no saben cómo entrarles a los equilibrios políticos, quedaron derrotados, desorganizados y sin alternativa viable.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar