CRISIS EN EL PRI Y PRD

Antonio Quevedo Susunaga
Brecha

Los dos lideres partidistas nacionales que deben preocuparse por el futuro de sus partidos son Enrique Ochoa Reza, del PRI y Alejandra Barrales, del PRD, dos organizaciones que fundaron su visión política en la revolución, que no evolucionaron de acuerdo a los nuevos tiempos y su futuro en el 2018 es siniestro.

El PRI se encuentra entre la espada y la pared, porque es el único sostén que le queda al presidente Enrique Peña Nieto, que cada día aceleran su caída en la credibilidad de los ciudadanos mexicanos.

El dato más alarmante lo esta marcando el proceso electoral que esta arrancando en el estado de México, en donde la fuerza que sostuvo al presidente Enrique Peña Nieto, se ve muy desmerecida.

Los pronósticos políticos que hay para el PRI no son nada halagadores, no sólo en el Estado de México, sino en todo el país, incluyendo Sinaloa, que sus fracturas políticas lo obligarán a formalizar alianzas que le garanticen ganar el poder.

El gran competidor de los partidos son los ciudadanos que están molesto con el quehacer de los políticos, servidores públicos, organizaciones y el trabajo del presidente y los gobernadores.

El partido político con fuerte crisis en el escenario nacional es el PRD, que esta siendo rebasado por sus miembros, que están observando que tienen más futuro apoyando la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, que hacer alianzas con el PAN y el PRI, como de alguna manera la intentan hacer.

La dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, se le movió la estructura cuando el senador Luis Miguel Barbosa, decidió anunciar públicamente que él apoyaría a López Obrador.

Esta decisión la tienen pensada muchos perredistas honestos que consideran que no es correcto que el partido se vuelva entregar al PRI y al PAN en sus propósitos de impedir que llegue Andrés Manuel López Obrador.

Los dos partidos están viviendo su peor crisis, debido a que se quedaron sin el concepto fundamental que es la “revolución”, quedaron en un viejo discurso y se alejaron del sentir de una sociedad que se siente acorralada por la delincuencia, la violencia y sin alternativa de empleo y de un mejor bienestar social.

Los esfuerzos que hacen el PRI y PRD son para sobre vivir al castigo que le pueden aplicar los ciudadanos en el 2018, y creo que parte de ese castigo lo recibirá también el PAN.

EL GOBIERNO DEL MIEDO

En el presente año hemos iniciado una era que esta cimbrando a todos los seres humanos de todos los países, a través de imprimirle una alta dosis de acciones que generan miedo en la gente y advierte de un futuro incierto.

En México, nos despertamos diariamente con las amenazas de Donald Trump  que esta buscando mexicanos para deportarlos sin ninguna consideración, mientras nuestros gobernantes son presa también del miedo.

La inseguridad es el principal ingrediente que presentan a través de los medios de comunicación, en donde todas las instancias quedaron rebasadas.

En México, mientras los ciudadanos tienen temor a los efectos desbastadores de la delincuencia, del crimen organizado y de la crisis de una economía de la que no tenemos una explicación creíble, en Estados Unidos están temerosos al terrorismo, al ser objeto de una guerra en el territorio norteamericano y el perder el nivel de imperio mundial.

En México, se uso el ejército para pacificar el país y esta resultando que fue rebasado por una delincuencia que se encuentra viva, dinámica y operando en todo el país, no hay un rincón en dónde no traigan acosado al ejército y la marina, el resto de las policías no cuentan porque pesa sobre ellos una desconfianza real o falsa, pero existe.

En Sinaloa, la violencia es igual que en los 32 estados del país, los diagnósticos es no que hemos avanzado y nadie nos garantiza que las nuevas autoridades encargadas de combatir el crimen, la delincuencia y administrar la justicia, nos darán resultados.

La gente tiene miedo de trasladarse de un lugar a otro, de salir con tranquilidad a a las calles y las autoridades dan muestra de su incompetencia en cada momento.

BRECHANDO

…Los perredistas se siguen alejando de su partido en todas partes, mientras Luis Miguel Barbosa se va con Andrés Manuel López Obrador, en Sinaloa, Audomar Ahumada Quintero, esta buscando irse con el gobernador Quirino Ordaz Coppel.

…El ex gobernador Mario López Valdez es un sinaloense que aprendió hacer política muy rápido, pero sobre todo, aprendió a utilizar los “métodos de negociación”, creo que eso lo entendieron las autoridades y los grupos políticos.

…El ex alcalde de Ahome, el panista, Xenen Xochihua Enciso, no puede abrir fuego tan fácilmente, debido a que sus enemigos políticos le tienen un expediente abierto.

…Con la elección del nuevo auditor superior del Estado, el gobierno de Quirino Ordaz Coppel, desea establecer un nuevo orden en el esquema de la transparencia.

…El gran reto para la Comisión Estatal para el Acceso a la Información Pública en Sinaloa, que preside la doctora Rosy Lizárraga, es que los funcionarios públicos entiendan que deben transparentar sus cuentas y quehacer administrativos públicamente.

…Los que tienen cuentas pendientes en la administración estatal no pueden dormir tranquilos, porque la falta de dinero hace que las revisiones se hagan más estrictas.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar