LA PALIZA

BRECHANDO

03-05-2022

Antonio Quevedo Susunaga

La oposición en México enfrentará en las elecciones de las seis gubernaturas que serán renovadas, una fuerte oposición de Morena, que trae la bandera contra los “traidores a México”, una demanda penal en contra del dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, por enriquecimiento inexplicable y otra demanda de “juicio político” contra Lorenzo Córdova, titular del INE.

Ante esta presión, los dirigentes de los partidos de oposición, en Alianza por México, dieron una conferencia en donde denuncia que hay una campaña de persecución política de parte de Morena y el gobierno federal contra diputados que votaron en contra de la reforma eléctrica, que ahora son llamados “traidores”.

Esta conferencia de prensa fue un contexto para darle el respaldo al dirigente nacional del PRI, Alito Moreno por la demanda penal en su contra por enriquecimiento inexplicable en Campeche.

Los dirigentes del PAN, Marko Cortés; Jesús Zambrano, del PRD y él mismo Alejandro Moreno, dijeron que no permitirá que el gobierno de López Obrador los intimide.

La realidad que está viviendo la oposición es lo que anticipó Marko Cortés, que sería muy difícil ganarle a Morena en Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas y que él único estado con posibilidades de ganar es Aguascalientes.

Ayer en Dos Bocas, en términos beisboleros, el presidente Andrés Manuel López Obrador, les anticipó que le darían una paliza a la oposición en estas elecciones del 2022.

En las próximas elecciones, en donde los candidatos podrán hacer una campaña intensa para convocar a votar a 11.7 millones de mexicanos que podrán hacerlo en 21, 068 casillas.

A los de Morena le está dando resultados la campaña de acusar a los diputados de la oposición de “traidores” por votar en contra de la reforma eléctrica y se espera que también haya una votación en contra de la iniciativa de reforma electoral que el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó ante el poder legislativo.

El procedimiento empleado por Morena y el presidente es el mismo, en el sentido de probar a un poder legislativo opositor que se opone por sistema a todas las propuestas del gobierno en turno, aspecto que seguramente será una parte del tema de campaña del 2023 y 2024.

Los argumentos de los partidos de oposición en contra del gobierno de López Obrador siguen siendo los mismos, descalificaciones, señalando de la “dictadura”, afirmación que no hace impacto en la gran mayoría de los mexicanos.

Este proceso electoral del 2022 es obvio que estará vinculado a las elecciones del 2023, cuando la oposición tenga que defender Coahuila y el Estado de México, en donde tendrán que proponer muy buenos candidatos para competir por el poder estatal en ambos estados, debido a que Morena le tiene la mira puesta para imponer zapato al PRI.

La preocupación de los dirigentes de los partidos de oposición es evidente, que están buscando la forma de cómo seleccionar a los posibles candidatos que puedan apoyar tanto a las gubernaturas del 2023 como a la candidatura presidencial en el 2024.

La otra preocupación grande del PAN, PRI y PRD es que Morena está planteando dos aspectos que son fatales como el rector presupuestal que se les otorga a dichos partidos en campaña y para operación política.

El dinero es fundamental para todos los partidos políticos, y de no contar con los recursos suficientes, entonces entrarán en una crisis mayor.

Es evidente que el presidente puso más nerviosa a la oposición, diciéndoles que les va “dar una paliza”, que tiene el equipo con el que ganará este importante juego.

Y no vemos que la oposición busque acercarse a un electorado cada vez más consciente y crítico.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar