DOMINAN LOS INTERESES

Los viejos y experimentados priistas saben cómo regresar a su partido a los primeros planos del poder político, conocen su historia, tienen muy claro cómo pueden convertir al partido en la fuerza hegemónica de nuestro país, pero los intereses económicos, políticos se imponen y lo fracturan.

Los priistas saben que el PRI se alejó de los ciudadanos, que su quehacer social lo dejaron de hacer, que las demandas populares dejaron de reflejarse en el desempeño gubernamental y los ciudadanos dejaron de tener la respuesta de sus programas sociales, culturales, educativos y productivos.

Los nuevos priistas se dedicaron administrar el saqueo, especializarse en conocer la forma de cómo ganar cada día más, al grado que la corrupción se convirtió en la columna vertebral no sólo del PRI, sino también de otros partidos que siguieron las malas prácticas como es el caso del PAN y PRD.

En las últimas administraciones públicas federal el dominio del grupo que encabeza el ex presidente de la república, Carlos Salinas de Gortari, se apoderó del control político y económico, es el que impone y administra el poder con otros partidos. Es el padrino que llevó a Enrique Peña Nieto al poder.

En este contexto de malas prácticas políticas del PRI, se encuentra un partido que a nivel nacional ocupa la tercera fuerza política, es una organización que perdió el rumbo del país y que sus gobernantes se dedicaron hacer dinero y convertirse en multimillonarios, al grado, que muchos priistas están reclamando y accionando para que haya un cambio.

La fórmula es muy sencilla, la ex dirigente nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel, la explicó con una claridad absoluta, al considerar que el PRI puede ganar las elecciones del 2018, siempre y cuando, “haya unidad e inclusión”. Esto es un justo reparto del poder.

La experiencia que tiene Beatriz es que cuando el PRI está unido y es incluyente gana, es muy difícil que otros partidos puedan competir con él. La ex líder dijo una gran verdad, que es muy difícil de materializar en las actuales estructuras del partido porque los intereses están arrastrando al partido hacía la decadencia política.

La elite política en el PRI se cerró entorno a Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari, que sigue influyente, pero que lamentablemente la corrupción los rebaso, la impunidad los exhibió de cómplices y solapadores de una delincuencia que está encargada del crimen y el narcotráfico.

La sociedad no quiere el tipo de gobierno que impuso el PRI a través de Peña Nieto, tampoco quiere el priismo que se practica en los estados en donde los gobernadores se vuelven saqueadores profesionales. Los mexicanos demandan respuestas de sus gobiernos.

 

 

EL REPARTO DE LOS VOTOS

 

 

La realidad es que muchos priistas están pensando en los candidatos de otros partidos, pero no en la propuesta que pretende sacar los priistas y de ahí la importancia del método que proponía Ivonne Ortega, que el candidato del PRI lo elijan las bases del partido y no los delegados.

El PRI seguramente no está observando que muchos de los priistas que han dejado al partido se encuentran pensado en la propuesta de Morena, a nivel nacional en la del Partido Sinaloense en Sinaloa.

Un experimentado político de Sinaloa, con gran experiencia me dijo: imagínate Antonio que Fernando Pucheta, Jesús Valdés y Álvaro Ruelas, al no ser candidatos se mantuviera de “brazos caídos”, sería una gran tragedia política para el PRI en el 2018.

En el PRI hay algunos de sus miembros que es el momento de crear toda una estructura para llamar a un buen candidato externo, con imagen reconocida por los mexicanos y montarlo en una estructura que sostengan los que aspiran en el PRI.

El PRI no le puede seguir entregando las candidaturas como sinónimo de cuenta bancaria. Y si lo hace no tiene futuro como organización.

El papel dominante lo están jugando los gobernadores y ex gobernadores, son los que están ejerciendo el dinero con fines políticos. La deducción es sencilla, los gobernadores y ex gobernadores que aspiran a la presidencia de la república son Manlio Fabio Beltrones, Eruviel Ávila, Ivonne Ortega, Miguel Mancera, Miguel Ángel Osorio Chong, Jaime Rodríguez El Bronco, Graco Ramírez, Rafael Moreno Valle, Silvano Aureoles, entre otros que vienen de dependencia que ejercen muchos recursos.

Es fácil de explicar porque los gobernadores y ex gobernadores tienen el ánimo muy alto y los sueños también, porque tienen dinero para hacer campañas y buscar una candidatura presidencial, que de antemano se sabe es costosísima.

 

 

BRECHANDO

 

 

…Los empresarios de Sinaloa y en el país se metieron de lleno hacer política, algunos siempre les han invertido a los candidatos de los principales partidos, pero ahora los vemos como los operadores atrás del trono, en el caso de Sinaloa es muy evidente, los empresarios Coppel, Leovigildo Carranza, Idelfonso Salido, los Clouthier, entre otros que están peleando el poder a los políticos o a través de los políticos de los diferentes partidos. El asunto es que los recursos públicos siguen siendo los más atractivo para los ricos del sector empresarial.

…En los parques públicos se habla que los Coppel manejan dos partidos en Sinaloa, el PRI y el PAN.

…En el PRI le tienen guardada una factura al actual diputado Aarón Rivas, que aspira nuevamente a la presidencia municipal.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar