EL DEPERTAR DE MÉXICO

El 2 de octubre “no se olvida”. Desde la óptica periodística no podemos olvidar la coincidencia, de que Don Julio Scherer García, había ascendido a la dirección general del Periódico Excélsior, meses antes de que estallara el movimiento estudiantil de 1968, que trascendió en el país, que sacudió y despertó la conciencia social en México.

En aquél entonces, Scherer y su equipo de periodistas fueron testigos de los gritos desgarradores de los estudiantes que marchaban por la avenida Reforma, gritándole a todos los medios de comunicación “prensa vendida”.

Los participantes del movimiento estudiantil tenían razón, la prensa estaba vendida al gobierno, pero también podemos decir “comprada por el gobierno”, sólo que el Periódico Excélsior, de Julio Scherer era la excepción, fue uno de los muy pocos medios de comunicación que se enfrentó al gobierno, que se atrevió recoger las denuncias de los miles de estudiantes que marchaban frente a los fusiles represores que tenían el dedo en el gatillo.

Es obvio que el equipo leal a Scherer se jugaba su seguridad, tenían que soportar la intimidación de un poderoso gobierno de Gustavo Díaz Ordaz y un secretario de Gobernación Luis Echeverría Álvarez, que escribían con letras de sangre, las páginas negras de la historia de este país con la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco, en la denominada La Plaza de las Tres Culturas.

Don Julio Scherer sabía que no había nada más importante que la “libertad de prensa” y el “derecho a la información”.

En aquellos momentos álgidos, por los estudiantes masacrados, por los que dejaron agonizando en el operativo más sangriento que tengamos memoria, un crimen de Estado, que ejecutaron con precisión terrorífica a través de la Operación Galeana, que encabezó el Batallón Olimpia y la Dirección Federal de Seguridad.

De este movimiento auténtico, que tuvo la espalda de la prensa vendida de este país, que no escucharon la palabra desgarradora de los estudiantes de la Universidad Autónoma de México, del Instituto Politécnico Nacional, Colegio de México, la Universidad de Chapingo, de Puebla, de Veracruz, de Sinaloa y de Oaxaca.

Ese gran movimiento despertador buscaba: el cambio democrático en el país; mayores libertades políticas; menos desigualdad; la renuncia del Partido Gobierno.

El movimiento de 1968 nos dejó una gran conciencia social, nació una nueva casta de mexicanos capaz de enfrentar al autoritarismo represivo del estado, también motivo el nacimiento de un nuevo periodismo que encarnó en la Revista Proceso, que me tocó estar en esta gran escuela desde su formación. Esta era la nueva escuela del periodismo mexicano que dirigía don Julio Scherer García

El 8 de julio de 1976, Scherer fue expulsado de Excélsior, con todo su equipo, en represalia por abrir las páginas de Excélsior a los intelectuales, a los reclamos de los miles de estudiantes de 1968 que todavía se escuchan sus voces.

Desde nuestra novatez, el periodista Salvador Corro, actual jefe de información de la Revista Proceso y un servidor, fuimos testigos del quehacer de los mejores periodistas mexicano: En aquél entonces a Miguel López Azuara, periodista fundador de Proceso; a otros grandes como Miguel Ángel Granados Chapa, Carlos Monsiváis, Pepe Reveles, Elías Chávez, Gómez Maza, y decenas de periodista y de intelectuales comprometidos por un cambio en nuestro país.

 

 

EL GOBIERNO CAMBIO

 

 

Los mexicanos han tenido que esperar mucho tiempo, hasta el pasado mes de julio del 2018, el gran paso democrático construido desde aquél 1968, surtió el efecto requerido y el cambio de régimen resultó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, que recoge todas esas amargas experiencias de los mexicanos, desde la independencia, la revolución y los años de gobierno constitucionales, hasta nuestros días, en donde había excesos, abusos y asesinatos de Estado.

La recomendación para el 2 de octubre, es que detecten a los provocadores y cuiden el movimiento para celebrar el 68, mensaje totalmente diferente al que expresaba en aquél entonces Gustavo Díaz Ordaz, quien carga con la muerte de miles de estudiantes.

El cambio democrático se encuentra en proceso, los cambios que demanda la sociedad están encaminados, pero la sociedad deberá seguir vigilante, crítica y atenta para evitar el regreso de grupos represores que ganan el poder con las armas.

 

 

BRECHANDO

 

 

…Los priistas consientes saben que les hace falta un auténtico dirigente, que no tenga cola, que ame al país y que represente a los ciudadanos, en lugar de los grupos políticos del seno de su partido. El dirigente Alejandro Moreno Cárdenas, no ha conectado con los priistas y las masas.

…El profeso Rubén Rocha Moya, es la figura en la que están puestas las miradas para una candidatura a gobernador, tendrá que hacer lo necesario. Hasta el momento no se le escucha la voz.

…El gobernador Quirino Ordaz Coppel, es la figura con la que negociarán la alternancia política en Sinaloa en el 2024. El gobernador debe ser muy inteligente para que no le ganen la partida en la mesa de las negociaciones.

…En Morena, bajo la intensidad política, creo que la voz de Andrés Manuel López Obrador puede inclinarse por una reelección en la dirigencia.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar