EL INCIERTO FUTURO POLÍTICO

Antonio Quevedo Susunaga
Brecha

Los partidos políticos están emplazados a cambiar, a modernizarse y establecer una renovada relación con la sociedad; tiene urgencia en retomar banderas sociales y restablecer el concepto de utilidad en el crecimiento democrático.

Los partidos para el 2018 se enfrentan al descredito, al distanciamiento social y a la idea de los electores, que la existencia de los partidos no tiene ninguna utilidad para gobernar éste país, que sus miembros sólo buscan el control del poder para obtener beneficios personales.

Los estudios reflejan que el 90 por ciento de los ciudadanos consideran que los más corruptos son los políticos, los diputados, los gobernadores, los servidores públicos y las policías y no están equivocados, aunque debe haber alguna excepción.

Los partidos PRI, PAN y PRD tienen una acelerada tendencia hacia la baja, que de continuar van a llegar en el 2018 a la elección presidencial con una profunda crisis internas, partidos quebrados, confrontados en su seno y muy alejados de lo que puede ser una visión de Estado.

Los partidos en el 2018 van a llegar con un voto de jóvenes muy disminuido, porque éste segmento de la población les perdió la confianza a los políticos, a los partidos y todo quehacer público.

En el escenario nacional, todos los partidos están acusados de corrupción, ninguna se salva y no se advierte la presencia de políticos confiables, ni siquiera en el renglón independiente que refleja una gran pobreza política estatal y nacional.

En Sinaloa, no se ven las candidaturas independientes con posibilidades, debido a que no tienen capacidad de convocatoria y sus mensajes no llegan a la sociedad.

La nueva generación de políticos que surgieron de sectores sociales jóvenes como Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, resultó ser un fracaso, cuando menos la gran mayoría de los gobernadores que les encanta el dinero, que entraron al tobogán de la corrupción y esto provocó que haya una generación perdida.

El otro aspecto que preocupando es que el Instituto Nacional Electoral no está asumiendo su papel en el proceso electoral del Estado de México o de otras entidades, en donde hay denuncias públicas de “compra de votos” contra el PAN y el PRI.

Este panorama político incierto, hará del 2018 un proceso electoral federal en donde puede haber un cambio en la política nacional, un renacimiento en las alianzas, una valoración en los gobiernos de coalición o un desplome electoral en donde el ganador gane con una cuarta parte de la votación, esto es, con el 20 por ciento de la votación, lo que sería sumamente preocupante debido a que no se garantizaría la gobernabilidad.

ELECTORES ENOJADOS

En el proceso electoral del Estado de México se advierte a todas luces el gran enojo social, debido a que han hecho crecer a la candidata de MORENA, Delfina Gómez, en sólo 24 días, del tercer lugar que ocupaba al primer lugar con una ligera ventaja sobre Alfredo del Mazo, candidato del PRI, a la gubernatura. En tercer lugar y muy abajo Josefina Vázquez Mota.

Este escenario nos indica claramente que hay una profunda molesta del electoral del Estado de México, que no sólo quieren hacer perder al candidato de Enrique Peña Nieto, quieren derrotar al PRI y al PAN.

Las acusaciones de corrupción en contra de Andrés Manuel López Obrador, seguramente son menores, las redes sociales están muy activas contra los priistas y panistas.

Este fenómeno político que estamos viendo en el Estado de México, es posible que lo miremos en el 2018 en todo el país, a la gente no se le olvida el gasolinazo, la “casa blanca”, las muertes de Guerrero, la corrupción de los gobernadores priistas y panistas. En fin, el electorado al parecer ha cambiado y está dispuesto a castigar a los corruptos.

La encuesta en donde le dan una ventaja a Delfina Gómez, en el Estado de México la hizo Consulta Mitofsky, el 17 de abril y publicó ayer el Periódico El Universal.

La candidatura de Alfredo del Mazo, creo que fue una mala decisión de Enrique Peña Nieto, debido a la cercanía que tiene con él, aunque ganara sería un gobernante con ilegitimidad política, debido a que hay un encono social en contra de la imposición del poder.

Es claro que hay una alianza clara entre el PAN y el PRI en el Estado de México, esta misma alianza puede ser que la haya para elegir al próximo presidente de la república en el 2018, de ocurrir esto, la sociedad mexicana puede pronunciarse por otra opción como lo está haciendo en el Estado de México.

BRECHANDO

…La señora Rosy Fuentes de Ordaz, recibió ayer a la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera, presidenta del DIF, que vino apoyar las actividades de ayuda al DIF estatal. Esto es una acción noble que deberá multiplicarse.

…Los alcaldes de los 18 municipios deberían acelerar la reorganización de las policías con el fin de que atiendan la delincuencia común que está creciendo peligrosamente.

…Los municipios complicados por la violencia de alto impacto son Navolato, Culiacán y Elota. Esto es un tema para las fuerzas federales.

…El PAS está acelerando su trabajo y aprovechando las coyunturas políticas en Sinaloa, está buscando convertirse en el partido número uno y está cerca de lograrlo. Esto alienta a Héctor Melesio Cuén Ojeda que no baja el paso.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar