EL PERIODISMO DE SINALOA ESTA DE LUTO

BRECHANDO

06-05-2022

Antonio Quevedo Susunaga

Levantaron y asesinaron cobardemente a uno de los periodistas más talentosos de Sinaloa, Luis Enrique Ramírez.

El periodista Luis Enrique Ramírez nació en Culiacán en 1963, estudio en la Escuela de Comunicación Social de Sinaloa, que dirigió la maestra y periodista, María Teresa Zazueta, en donde un servidor impartía clases y entre los alumnos cursaba la carrera Luis Enrique.

En 1980, me toco la oportunidad de invitarlo a trabajar al periódico Noroeste, en mi calidad de jefe de Información, cuyo director era el distinguido rosarense, Silvino Silva Lozano, director y fundador de Noroeste.

Desde estudiante Luis Enrique fue brillante, un joven con mucho talento, razón por la cual, fue designado para elaborar entrevistas en Noroeste, y durante su trayectoria fue ganador del Premio Pablo de Villavicencio de la UAS, en dos ocasiones; Premio de Periodismo del Festival Cultural de Sinaloa y Premio Nacional de Periodismo Juvenil José Pagés Llergo.

El desempeño profesional de Luis Enrique Ramírez fue en el Noroeste luego estuvo en la ciudad de México en el Financiero y La Jornada, en el área cultural en donde estuvo muy cerca de Elenita Poniatowska y Carlos Monsiváis.

Y actualmente era columnista del periódico El Debate y tenía su portal Fuentes Fidedignas.

La muerte de Luis Enrique nos indigna, nos duele y le exigimos al gobernador Rubén Rocha Moya, y a la fiscal general de Sinaloa, Sara Bruna Quiñonez Estrada, que investigue hasta esclarecer este bestial crimen y dar con los autores materiales e intelectuales, al parecer lo asesinaron con premeditación y alevosía, como los crímenes de otros periodistas como Oscar Rivera, Humberto Millán, Javier Valdez, cuyos casos siguen impune. Y en la mayoría de los casos la ahora fiscalía, tiene las investigaciones abandonadas.

Ante el fuerte manejo informativo y de análisis, con la muerte del periodista Humberto Millán, tuvo Luis Enrique que dejar el estado de Sinaloa y vivir en la ciudad de México; sin embargo, regresó y fundo el portal Fuentes Fidedignas en el que trabajo y podrán encontrar parte de sus columnas en los últimos años, en donde mostró su talento periodístico.

La muerte de Luis Enrique ocurre a unos cuantos días del aniversario de otro periodista extraordinario como lo fue Javier Valdez, que fue asesinado el 15 de mayo de 2017, cuyas investigaciones aún no concluyen para castigar a los autores intelectuales del crimen. Es Javier otro periodista que trabajo en la Televisión, en los periódicos Noroeste y El de Sinaloa, como también fue corresponsal del Periódico La Jornada.

En este mismo mes de mayo, el 14 de mayo, falleció otro gran periodista a consecuencia del cáncer, Silvino Silva Lozano, director y fundador de Noroeste. Y en este mes de mayo recuerdo el fallecimiento de otro gran periodista, un gran amigo, Joel Díaz Fonseca, también compañero del periódico Noroeste.

El gobierno de Rubén Rocha Moya y de la Fiscalía General de Sinaloa, que encabeza Sara Bruna, que tienen la responsabilidad de investigar, esclarecer este crimen y castigar a los responsables.

Es muy lamentable que, en Sinaloa, la gran mayoría de los asesinatos se encuentran impunes, entre los más recientes el de Javier Valdez, Oscar Rivera y Humberto Millán, en Sinaloa, los periodistas no queremos que el cobarde asesinato de Luis Enrique Ramírez quede impune.

En México, sigue siendo uno de los lugares más peligrosos para practica del periodismo, pero no vemos que las autoridades actúen a profundidad para esclarecer dichos asesinatos, que desde el asesinato del periodista Roberto Martínez Montenegro están pendiente y en algunos casos han inventado los expedientes.

A todos los familiares y amigos periodistas de Luis Enrique Ramírez, nuestro abrazo fraterno. El periodismo está de luto y espera la respuesta del gobierno de Rubén Rocha Moya.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar