CON EL DEDO EN EL GATILLO

BRECHANDO

05-05-2022

Antonio Quevedo Susunaga

El coordinador del grupo parlamentario en Sinaloa, que impuso el gobernador Rubén Rocha Moya, diputado Feliciano Castro, tiene el “dedo en el gatillo” para hacerle juicio político al alcalde Jesús Estrada Ferreiro.

Los legisladores de Morena, todos están alineado, al igual que sus paleros priistas y panistas. El PAS se opone a una consigna de esta naturaleza.

Es evidente que a Rocha Moya le ha faltado tolerancia, no sólo con sus opositores sino con los mismos miembros de su partido, lo más grave que ha dicho el alcalde Jesús Estrada es que “Rocha ganó haciendo trampa”, declaración política que no será fácil de comprobar y la otra declaración es que les ha dicho que “se pongan a trabajar”. Esta última afirmación, creo que tiene razón.

El asunto puede desgranarse, si hay una actitud contra su propio compañero de Morena, en este caso Estrada, hay que recomendarle a Guillermo Benítez, que se prepare porque será el que siga en esta acción que puede convertirse en interminable y en un ambiente de ingobernabilidad.

La creación del juicio político contra Estrada es porque se ha entercado en actuar conforme a la ley, en el caso del pleito con los familiares de los policías asesinados.

En este caso, hay una organización que está impulsando el enjuiciamiento de Estrada, algo parecido a lo que hacía el gobernador Antonio Tolero Corro, que para garrotear a los enemigos les mandaba a invadir sus tierras con un líder a modo como Gambino Heredia, es el caso de la invasión de Paralelo 38 del Maquío, entre otras “Gambino era el garrote”.

En Sinaloa, no sé si cabe la exhortación que hizo el presidente de la república dirigida a los diputados del PRIAN, cuando se iba a someter a votación la iniciativa eléctrica, que los invitó a rebelarse. Es posible que nadie se le oponga a Rocha, con excepción del PAS.

El diputado Castro, viene de la izquierda, presuntamente de la desaparecida Liga 23 de Septiembre, de la que mi compadre Miguel Berumen formó parte, como también David Moreno, Camilo Valenzuela, entre otros. Y también fue el secretario particular o miembro muy cercano a David Moreno, siendo rector y que luego se fue de Sinaloa, argumentado que el entonces rector Rocha Moya lo perseguía, pues Feliciano ahora es el operador legislativo de Rocha, como cambian las cosas, pero la historia, no se borra.

Y tan no se borra que Jesús Estrada Ferreiro, fue subprocurador general de justicia en el gobierno de Antonio Toledo Corro, ahora del Movimiento de Regeneración Nacional. El pasado también habla.

Es claro que no estoy de acuerdo con las actitudes de Estrada contra la prensa, contra los diversos medios de comunicación, pero es el alcalde de Culiacán por segunda ocasión propuesto por Morena y el PAS y la gente lo apoyo con su voto.

El riesgo de aplicar los juicios políticos, Rocha Moya y Enrique Inzunza, deben pensar qué fue el “garrote que uso el entonces presidente Vicente Fox”, contra él ahora presidente Andrés Manuel López Obrador. ¿O qué, ya se le olvidó a Rocha?

La razón por la cual, no debe llegar a gobernador cualquiera, es porque ejercerán el poder a nombre de todos los sinaloenses, no debe ser alguien que no entienda que la política es la ciencia más importante para llegar a las negociaciones y evitar los pleitos innecesarios. Y quienes no han entendido esto han usado la fuerza de las autoridades y de los tribunales para reprimir y consumar su venganza.

Y deseo concluir, haciendo mi aquella frase del gran pensador Voltaire “Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar