FRACASO PARTIDISTA

El libro “Juegos de Poder” de Dick Morris, el autor hace un profundo análisis acerca cómo ganar o perder el poder y cómo juegan la partida los grandes líderes de la historia, y creo que en México veremos con mayor claridad ese juego que empieza en el 2021 y terminará en otra etapa el 2024.

Este análisis Morris define a la política como “la persecución del poder” y la historia, es “el relato de esa persecución”.

En el 2018 vimos como arribó al poder el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, derrotando a todos sus competidores, pero el voto de López Obrador fue el símbolo del hartazgo que viven los mexicanos ante los graves problemas que nos han heredado los gobiernos desde hace 30 años.

Esa molestia de los electores no se ha terminado, el actual presidente ha dado respuesta a una parte de esos inconformes, pero sigue siendo una mayoría la que reclama más cambios y más resultados para hacer una vida cotidiana más placentera.

El contundente voto que recibieron en Morena, una expresión masiva de los mexicanos, es seguro que esto no se volverá a repetir en el 2021 y menos en el 2024, pero a pesar de todas las opciones, la menos mala la encabeza Morena, pero sus fuerzas particulares no le alcanzan a obtener otro triunfo en México como el que lograron en el 2018.

El tema de las elecciones del 2021 plantea dos cosas, Morena no encierra la fuerza del poder político en México, la capitaliza el presidente Andrés Manuel López Obrador, que es realista y sabe que el partido no ha logrado mantener las expectativas que se crearon entre los ciudadanos, y esto significa, que sólo no podrán ganar gubernaturas, el Congreso de la Unión y los congresos locales, como hasta ahora.

Es evidente que, en el 2021, López Obrador esté pensando en ganar con sus aliados, tanto los que lo acompañaron en el 2018, como los que están buscando nacer como partido, entre ellos, el de Elba Esther Gordillo. Estas alianzas provocarán que haya una división del voto del 2021 y que la mayor parte la gane Morena y sus aliados, y el presidente puede gobernar con tranquilidad la segunda etapa de su gobierno.

Y el mismo Dick Morris, considera que “la política es una sola”, y recordó aquella máxima romana, que fue aplicada en repetidas ocasiones, “divide y vencerás, que es una táctica eficaz para obtener y retener. Esto es lo que seguramente operará López Obrador.

 

 

¿EL PODER DEL PRI O DE QUIRINO?

 

 

En el 2021, se puede generar toda una corriente política por fuera o paralela a los partidos, debido a que se encuentran tan débiles, que los electores no responderán a las etiquetas partidistas y se corre el riesgo que liderazgos emergentes sean los que concursen por el poder político en Sinaloa.

En el 2021, se recurrirá en Sinaloa a la utilización de las nuevas tecnologías, en algunos de los casos, se intentará mover de su actual ubicación a los partidos debido a que las izquierdas y las derechas pasaron a convertirse en un mito político.

Por otra parte, los partidos no podrán ser fieles a sus principios y valores éticos, porque desde hace mucho tiempo ellos mismos los destruyeron y cambiaron el rumbo, es el caso del PAN, PRD y PRI.

Estos partidos sus valores y sus principios, quedaron vacíos, nada les dice a sus miembros y menos a sus simpatizantes, cuestiones que no serán factor o motivo de interés electoral.

El aspecto relevante que estamos observando es que el gobernador Quirino Ordaz Coppel, tiene un trabajo en las comunidades, su quehacer político lo ha llevado a sembrar profundo en la mayoría de los municipios y el interés de la gente, que no sea mala agradecida, seguramente le responderá a su invitación.

La preocupación para el PRI y Quirino, sea que los electores no respondan a estos llamados o estímulos políticos y que vuelvan anteponer su interés superior como lo hicieron en el 2018, en donde ellos decidieron por quién votar y a quién apoyar, en donde las viejas fórmulas políticas quedaron rebasadas.

Es importante destacar que los temas de las alianzas en Sinaloa es un imperativo, creo que el participante más seguro en estos momentos es el Partido Sinaloense, puede dar la sorpresa al resto de los partidos, dado que tiene un trabajo sólido y los electores sinaloenses lo están valorando.

 

 

BRECHANDO

 

 

…Es importante observar que las campañas electorales en el 2021 serán una mezcla de uso de medios de comunicación en radio, relativamente la televisión que esta convertido en el medio más caro y las redes sociales, a donde le apostarán la mayoría de los candidatos.

…El otro elemento fundamental es que el presidente de la república, podrá tener en sus manos el instrumento para desinflar aquellos partidos y candidatos que quieran pasarse de vivos. Es el gobierno federal el que tiene la posibilidad de tener toda la información.

…Y algunos gobernadores, a lo mejor solo le alcance el poder que ejercerán hasta el 2021 para hacer negociaciones medianas, pero sea el mismo López Obrador que los pare indirectamente con acciones legales y advertencias políticas.

…Los priistas se están organizando para festejar al viejo partido de 91 años, que requiere una refundación, pero quienes tienen los hilos de ese poder no desean soltarlos. En estos momentos el PRI, ni siquiera tiene capacidad para escuchar las felicitaciones por sus 91 años de gobierno.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar