LA ULTRADERECHA

BRECHANDO

21-06-2022

Antonio Quevedo Susunaga

El PAN siempre ha sido un partido de derecha, pero en los últimos años se ha inclinado más hacía la ultraderecha, movimiento que la aleja de la presidencia de la república, y del pueblo de México, en el 2024, que no observa que el PAN enarbolen banderas de la gente necesitadas del país.

Los grandes financiadores de la política panista, Claudio X González y Gustavo de Hoyos, dos empresarios que representan el sentir del sector empresarial de oposición, que a través de la Alianza por México, desea recuperar el poder político en México.

El PAN es el partido de la oposición que tiene una mayor posibilidad política, cuenta con algunas gubernaturas, pero no tiene la fuerza que presumieron cuando arribaron al poder Vicente Fox y Felipe Calderón, dos panistas que le hicieron mucho daño a México, pero se encargaron de sacar de la jugada política al PAN.

En los medios de comunicación circuló una información encabezada de que fundan ultraderechista, “Patria Unidad” para evitar que Morena repita en la presidencia de la república en el 2024. Esto seguramente está en la cabeza de muchos panistas, empresarios y dirigentes, pero es una realidad que la aleja del poder.

La ultraderecha en México siempre ha existido, creció con el Maquío Clouthier, que era más incluyente en su representación como candidato del Consejo Coordinador Empresarial, fue quien le abrió la cancha a Fox y Felipe, que no supieron hacer su chamba y en lo único que pensaron fue en hacer negocios personales. Y el rompimiento de la familia Clouthier no se hizo esperar primero con Fox y luego con Felipe Calderón.

En el panismo hay gente con apertura, como Gustavo Madero, que acepta la existencia de la ultraderecha en el PAN, pero considera que el partido requiere de contar con un programa social, como siempre lo tuvieron para contar apoyos populares y votos que los llevaron al poder.

El senador Madero ve con sentido crítico el futuro del PAN, que en los últimos años ha visto su achicamiento y considera que puede llegar a reducir su presencia en un 7 por ciento cómo algunos partidos parecidos al PAN en otros países de América.

En el 2024, considera Madero que el PAN no puede ganar, si no se abre al voto popular, lo cual es cierto.

La alianza que tiene con el PRI y el PRD no le garantizan nada, es una alianza que ha demostrado que están perdiendo lo ganado.

Una parte importante del panismo no está de acuerdo con la alianza del PAN con el PRI y el PRD, es contraria a sus principios, ideales y a su visión.

Este mismo sentir se encuentra entre muchos priistas, que no quieren seguir con esta alianza que está enterrando al priismo, que los arrastra hacia una derrota segura, un declive priista que no tiene regreso.

A esto hay que agregar que los liderazgos que hay en el PAN, encabezado Marko Cortes, en el PAN; en el PRI por Alito Moreno y Jesús Zambrano, en el PRD, son muy mediocres, sin visión, cerrados a resultados.

Los panistas le han pedido de muy diversas formas al dirigente, que abra las estructuras, que escuche las opiniones de los panistas que propone nuevas rutas políticas para garantizar un crecimiento partidista.

En el PAN, Damián Zepeda, quiere ser el próximo dirigente del partido, pero no hay intenciones de Marko Cortes de aceptar sugerencia y menos abrir el partido para retomar otro rumbo.

En el caso del PRI, los dirigentes se reunieron con Alito Moreno para sugerirle que renuncie, que no le siga haciendo daño al partido y retome la organización el camino para regresar a los programas sociales priistas.

Los miembros de estos partidos ven que están muy retirados de la posibilidad de competir con certidumbre para ganar en el 2024, en donde Morena se advierte invencible.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar