SIN OPOSICIÓN EN SINALOA

BRECHA

20-06-2022

Antonio Quevedo Susunaga

El partido Morena en Sinaloa, no tiene oposición, los viejos partidos PAN y PRI están acabados por los errores de sus presidentes nacionales, Marko Cortes, del PAN y Alito Moreno, del PRI, que conducen sus organizaciones a esquemas críticos.

En Sinaloa, el PRI es el que tenía más presencia; sin embargo, hay que reconocer que prácticamente quedó fusionado a Morena y en donde la dirigente estatal Cinthia Valenzuela Langarica, no tiene posibilidad de maniobra porque su quehacer depende las directrices que determine Alito Moreno, en su carácter de presidente nacional.

Los priistas son los que pueden tener una mayor capacidad de recomposición política para el 2024, debido a que Morena no tiene figuras visibles y es posible que haya un convenio escondido de que sea un priista hibrido, como fue la candidatura de Rubén Rocha Moya, que es mita PRI y mitad Morena.

El aspecto limitante para el PRI es que está amarrado a una liga muy poderosa del panismo, y la candidatura a gobernador de Sinaloa en el 2026, puede ser un priista, pero también panista, por aquello de la alianza por México.

En el caso del PAN, el trabajo está más complicado para Roxana Rubio Valdez, porque la estructura política del PAN en Sinaloa es más débil, esta desecha, no tiene posibilidades de crecimiento a corto plazo y el trabajo que hace Marko Cortés, presidente nacional no le favorece nada a las organizaciones estatales o municipales.

Estos partidos enfrentan un serio problema, que sus miembros le han perdido la confianza, muchos han emigrado para Morena, otros ocupan cargos relevantes en el gobierno estatal y el peor de todos los problemas es que los sinaloenses le han perdido la confianza.

El trabajo más relevante que deberán hacer el PAN y el PRI es una amplia labor de acercamiento con los electores o ciudadanos para convencerlos de que están dispuestos a enarbolar sus banderas.

El distanciamiento entre los electores y ambos partidos PRI y PAN, se inició en el 2018, cuando Morena obtuvo un triunfo arrollador a la presidencia de la república y en el Poder Legislativo.

El segundo triunfo de Morena se registró en el 2021, en donde los panistas y priistas perdieron una parte de su poder que ejercían en 13 estados del país.

Y finalmente el distanciamiento entre el PRI y PAN, se incrementó considerablemente fue en el 2022, cuando prácticamente la caída de ambos partidos originó una gran preocupación entre sus miembros, que consideran que han perdido la posibilidad de competir con éxito en el 2024.

Otro de los factores que han sido determinantes para la caída de los priistas y panistas es la corrupción que han generado sus miembros que han ocupado cargos relevantes, desde presidente de la república, gobernadores, alcaldes, diputados y senadores.

En el caso del PRI, tal parece, que enfrenta un reto más severo, porque tiene el riesgo de caer a niveles de preocupación por la posible pérdida de registro en los estados como ocurrió en algunos lugares en la elección del 2022.

El asunto es que el PRI, puede seguir los mismos pasos que ha dado el PRD, que ha perdido el registro en más de 20 estados, no tiene ninguna posibilidad política y su participación está muy lejana del pensar y quehacer de los ciudadanos.

La pasada elección del 2022, fue una dura prueba para ambos partidos, como parte de una Alianza por México, debido a que no tuvieron avance político como lo intentaron, y si perdieron cuatro de las gubernaturas de las seis que gobernaban.

La gran prueba de fuego para los partidos PRI y PAN en Sinaloa será en el 2024, cuando se disputen las senadurías, diputaciones federales y se prepare el escenario para competir por la presidencia de la república en el 2026.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar