MALOS REPRESENTANTES

Mientras los partidos defienden su permanencia, al afirmar que los partidos son esenciales para la democracia representativa, el asunto es que existe una pésima representación de los senadores y diputados, que no responde al voto popular que los eligieron sino a los que financiaron sus campañas políticas.

En México está demostrado que no hay una auténtica representación y tampoco el quehacer de los legisladores es útil a los ciudadanos, debido a que responden a consignas de los poderes que los financiaron o de quienes ejercen el poder en el país.

En muchas ocasiones se ha dicho que es urgente someter a los partidos al control del voto, que si no hay voto no hay financiamiento, pero observamos que estas acciones aún no logran hacer que la política representativa sea auténtica.

La influencia política de Estados Unidos es determinante en la práctica de la política en nuestro país, y observamos que el PRI está pidiendo la desaparición de las diputaciones plurinominales, tanto de senadores y diputados federales y locales con el propósito de ahorrar del presupuesto, aunque en el fondo existe un criterio político.

La realidad es que los más desprestigiados en el país son los diputados y los senadores, porque hacen gala de la falta de trabajo, por no hay interés de responderle a los ciudadanos sino a los intereses con los que llegaron al cargo.

Es una burla que la iniciativa ciudadana presentada por el Partido Sinaloense, respaldada por 262 mil firmas, se encuentra deambulando por los tribunales porque la Comisión de Energía en el Senado de la República, ni siquiera la ha revisado, ese es el respeto que le tienen los senadores al voto de los ciudadanos.

El pasado miércoles, el dirigente estatal del PAS, Héctor Melesio Cuén Ojeda, se presentó ante el Senado de la República a presentar otra solicitud para que se dictamine la iniciativa sobre el horario de verano, propuesta que ni siquiera ha sido revisada y se está pidiendo que una autoridad le ordene al Senado de la República. ¡Qué vergüenza ¡

Es indiscutible que el problema de esta pésima representación cambie, que se retome el valor del voto y la participación de los ciudadanos, de lo contrario, los partidos, políticos y legisladores se alejarán cada vez más de los ciudadanos que reclaman respuesta.

En práctica política no tiene sentido la existencia de un sistema de partido que no contribuye a que los ciudadanos sean bien representados en el sector público.

En el 2018 la tendencia del sistema de partido está enviando una señal de compactación, de ahí las alianzas que se están armando, como son el Frente Amplio, en donde está el PAN, PRD y MC. El PRI que tiene una alianza con el Panal, Verde Ecologista y una parte del panismo. Y la tercera fuera Morena y algunos elementos de la izquierda con Andrés Manuel López Obrador. Este puede ser un paso importante al bipartidismo al estilo norteamericano.

 

EL MIEDO EN LAS ELECCIONES

 

 

La “guerra sucia” en México, en los procesos electorales siempre ha existido, en algunos procesos más que otros, al grado que han llegado hasta la muerte como fue el caso de Luis Donaldo Colosio,

“Un peligro para México” fue otra de las campañas que tuvo éxito en contra de Andrés Manuel López Obrador. Ahora es que hay el riesgo de convertir a México en otro Venezuela”.

Pero también las campañas son promovidas por los más altos intereses, como es el caso de que el Presidente Enrique Peña Nieto, aproveche en los foros internacionales para hablar en contra de los “regímenes populistas”, haciendo referencia indirecta al riesgo en caso de que llegara López Obrador.

La verdad es que esta “guerra sucia” es la que tiene un mayor alcance y que preocupa de alguna manera más a los priistas y panistas.

El otro frente de la “guerra sucia” es contra Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN, por un lado, para sacarlo de la posible jugada como candidato presidencial, que le haría mucho ruido al que lance el PRI como candidato.

Esta competencia entre Ricardo Anaya y los priistas los pudieran anular y entonces ganaría con más facilidad López Obrador. El temor del PRI es que Anaya le compita el voto panista que pretenden traerse con la posible candidatura de José Antonio Meade.

Y el resto de las guerras sucias se da en el seno de los partidos en donde se están peleando las candidaturas, es el caso de desbarrancar a Miguel Ángel Osorio Chong, un priista bien posesionado.

La salida de Margarita Zavala y el atrincheramiento de Felipe Calderón Hinojosa, con una parte del panismo.

En el PRD, que lucha contra la salida de decenas de sus miembros más importantes, que están viendo que el partido está hecho pedazos.

 

 

BRECHANDO

 

 

…En Sinaloa, el renglón de la seguridad pública reclama una atención especial, fundamentalmente en acabar con la impunidad, el alto índice de homicidios y el grave problema de drogadicción que se vive en las colonias populares y esta intocable.

…Los partidos empiezan a seleccionar a los posibles aspirantes a diputados y senadores, es posible que el PRI esté pensando en gente como Carlos Gandarilla a la diputación estatal y tener preparado a la persona que deberá ocupar el cargo de la diputada Irma Tirado en caso de que sea candidata al Senado de la República.

…El dirigente estatal del PAN, Sebastián Zamudio, tiene que enfrentar el riesgo de una fractura mayor en el 2018, unos respaldarán a Margarita Zavala y otros al que resulte el candidato presidencial del Frente Amplio.

…Los que no hay duda que tiene posibilidades de reelegirse en Sinaloa son Álvaro Ruelas, de Ahome, Jesús Valdés, de Culiacán y Fernando Pucheta, de Mazatlán.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar