“Nosotros ya no Fuimos ¿Qué Platicarán los Niños de Hoy a sus Nietos?”

La historia se escribe de muy diferentes puntos de vista dependiendo las vivencias

Soy un convencido que la mejor manera de combatir los inconvenientes de la vejez es esforzándose y disfrutando lo disfrutable de esa condición que aproxima al inexorable retiro de este mundo terrenal.

La Reína Isabel II, quien hace meses cumplió 94 años y es la monarca (no la hermosa mariposa que busca refugio en nuestras tierras michoacanas) británica que manda y le quieren allende las fronteras del Reino Unido pues hay Estados independientes que aún guardan relación con la corona y, ella, Isabel II es soberana de ellos. Estados que gozan de la envidia democrática que viven hacia adentro, se les pondera por sus logros en desarrollo y calidad de vida aun cuando tienen obligaciones ante la Reina y con el reino. Esos Estados, no son criticados por ello y algunas “izquierdas” o izquierdosos de esos que abundan en américa latina, destacan que son medidas de izquierda cuando que son de un capitalismo moderado que no es depredador contumaz o codicioso en extremo.

Esos Estados conservan un capitalismo moderado, como damos en llamarlo el maestro Oswaldo Villaseñor y un servidor, tienen obligaciones ante la Reina y el Reino. Muy lejos de ello la “mafia del poder” en brazos de Andrés, y que es la misma de Salinas. Sólo me referiré a algunos: Canadá es el país con más número de ciudades con mejor calidad de vida en el “top 10” mundial; Nueva Zelanda que logra armonizar un desarrollo con grandes segmentos en clase media, teniendo insertos en ese desarrollo a los pueblos originarios, si bien empiezan a ser invadidos por delincuencia (allá conocen al Cartel Jalisco Nueva Generación) y se inician medidas para no recibir los daños de proximidades como Australia; nuestro vecino Belice, a quien sólo se refieren los mexicanos de la península de Yucatán o Chiapas, pues en otras entidades los mexicanos ni saben de ese Estado que ha logrado mantenerse a pesar de los asesinos izquierdosos de Guatemala y Nicaragua.

Entonces ¿Qué platicarán nuestros hijos a sus nietos? La Soberana Isabel tendría aproximadamente 14 años cuando la segunda guerra mundial y se alistó al cuerpo auxiliar del ejército en 1945, como muchos “mortales”, para defender su patria. Ya había declarado la reina madre que ella y su familia no irían a ninguna parte “sin mi rey”. Ellos querían progreso no caudillos o dictadores.

Sí, Churchill, un hombre de la historia, de los vencedores, pero detrás de él, los que tuvieron la osadía de nombrarlo, de lograr que fuere el, Churchill, quien tomara las riendas y los sacara a flote del problema. Un problema de balas y muertes por invasiones bélicas, por la ambición de acumula poder sin importar las vidas que se perdieran.

Sin embargo, en esa Europa de muertos que tuvo también la huella de otras latitudes como la de Estados Unidos de América y Japón, se logró establecer, a partir del “Plan Marshall” y el reparto de los tesoros de guerra, lo que bien no se ha logrado en nuestro país: un acceso a la educación de calidad y cobertura con miras de futuro para los niños de hoy.

De lo anterior podremos pensar que nuestros hijos con sus herramientas de “tablets”, teléfonos móviles e internet, voz y datos en tiempo real, hoy viven la confusión de la pandemia informativa.

Al platicar con jóvenes estudiantes de profesional respecto de cómo viven la situación actual con motivo de la pandemia, las posiciones y expresiones de ellos van de un extremo a otro y lo que impera es la confusión y las expresiones descalificando a tirios y troyanos moviéndose del blanco al negro. No se refleja en ellos que tengan que cuidar su salud, tampoco que pueden superarse en lo académico o espiritual utilizando las herramientas del hoy; nutrirse sólo para tener un cuerpo fuerte con un sistema inmunológico que enfrente la enfermedad del momento (Covid-19); de ahí que no entender qué tanto el ejercicio o la mala alimentación, en exceso, hacen daño y que solo el intelecto puede ser mejor si se logra ejercitarlo en cualquier medida. Esto es lo que los puede llevar a que no sean crédulos ancianos, y, el día de mañana, sólo reflejen que ayudamos a que supieron escribir bien su parte de la historia.

Ayudemos platicando con jóvenes para que puedan recibir de nosotros los adultos el comentario sano y a tiempo evitando que mañana sean adultos perezosos, necios, somnolientos, cómodos.

Churchill tuvo un gran mérito, aunque pocos se acuerden o reconozcan el mérito de quienes decidieron que fuese él quién, con las situaciones de la época, podría lograr la victoria ante Alemania. Hagamos esa parte inteligente que supo dejar en buenas manos el futuro de la nación y permitió que a pesar de sus debilidades y mal carácter, tuvo la voluntad y el arrojo de salvar a su patria: En este nuestro tiempo, son nuestros jóvenes a los que hay que salvar de la pandemia informativa y acompañarlos a que entiendan y aprendan en donde está el bien mayor.

Los tiempos nos reclaman siempre y en todo lugar, que los niños son dependientes, que los jóvenes son alegres y arrojados, también que la sobriedad es propia de la edad adulta, pero la sabiduría de la vejez (que no se ve muy bien en los actuales ostentadores del poder económico o político mexicanos) debe hacerse presente en cada época.

Esto último, la sabiduría de la vejez ha estado ausente y se hace más para servirse en pleitos mediáticos ciertos o simulados para esconder codicia y arrogancia.

Salve Reina Isabel II que has sabido, con prudencia y buen tino, finalmente, trascender a muchos oligarcas, dictadores, ladronzuelos del poder. Sigues logrando, bajo un esquema de capitalismo moderado aun cuando tu fortuna es muy grande, con sus variantes en cada época y que hoy ponen el timbre en este tiempo que se discute la democracia, con países Estados que acusan, bajo la cara de izquierdas o derechas moderadas, lo que quieren callar: un capitalismo moderado.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar