PAN Y PRI ENVEJECIERON

BRECHANDO

16-03-2022

Antonio Quevedo Susunaga

El pasado 4 de marzo, el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno celebró el 93 aniversario de su partido, una organización que envejeció, que la corrupción que provocaron sus élites cambió el rumbo y las nuevas generaciones de priistas no han encontrado el camino para volver acercase al electorado.

El PRI fue el partido que más años tuvo gobernando México, al grado que el intelectual Mario Vargas Llosa dijo que “era una dictadura perfecta”.

Este partido anciano tuvo su gloria como el partido oficial, fue fundado en 1929 por el entonces presidente Plutarco Elías Calles, con el nombre de Partido Nacional Revolucionario; posteriormente éste mismo partido cambió su nombre en 1938 como Partido de la Revolución Mexicana y en 1946 volvió a cambiar el nombre a como se llama actualmente el Partido Revolucionario Institucional.

Este partido tenía una estructura muy bien definida, por un lado, lo integraba un sector popular, la organización campesina y de trabajadores.

El mayor reto para este partido, en estos momentos que perdió su fuerza mayoritaria en el 2018, frente a Morena y al ahora presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este partido buscó un “salvavidas” con el fin de intentar recuperar el poder perdido, se unió a otro viejo partido, como es el Partido Acción Nacional.

Es importante destacar que el PAN también es otro partido anciano, que fue fundado en 1939 por Manuel Gómez Morín, junto con otro panista como Efraín González Luna, Aquiles Elorduy, Luis Calderón Vega, entre otros fundadores.

Este partido surgió como alternativa civilizada y democrática en base a los principios humanista de la solidaridad, la subsidiariedad y el bien común, que son los puntos básicos con los que se identifican.

Estos dos partidos PAN y PRI, se agarraron de la mano para intentar quitar del poder a Morena y al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador. No lo han conseguido.

En su intento por recuperar el poder que perdieron en el 2018, ambos partidos siguieron unidos en la elección del 2021, en donde volvieron a perder 13 gubernaturas y la mayoría en el poder legislativo.

Esta unidad, denominada Alianza por México en donde también se encuentra añadido otro partido que a pesar de ser más joven que el PRI y el PAN, cayó en desgracia y está unido para no perder su registro como partido y es el Partido de la Revolución Democrática.

Estos viejos partidos y en desgracia muestran una tendencia a su desaparición, dado que sus presidentes no han mostrado ningún signo de renovación.

La crisis por la edad de estos partidos, no han encontrado la pastilla de la “eterna juventud”, tal vez la vejez es muy parecida a la de los humanos, que pierden su movilidad, pierden su capacidad para escuchar, se retiran del bullicio de la gente como ocurre con las personas adultas.

La vejez de estos partidos reclama un esquema de rejuvenecimiento o de lo contrario las elecciones del 2024, elección para designar al próximo presidente de la república que sustituirá al presidente Andrés Manuel López Obrador, los puede aniquilar.

De acuerdo a los sondeos, estos viejos partidos pueden perder seis de las gubernaturas, según su presidente del PAN, Marko Cortés será muy difícil para estos partidos ganarle a Morena.

En caso de que el PRI pierda la gubernatura del Estado de México, quedaría prácticamente desnudo, sin poder, sin posibilidades de competir por la presidencia de la república en el 2024, en donde Morena se perfila como el posible triunfador.

El gran reto de estos viejos partidos es acercarse a los electores, recuperar su credibilidad y que los respalden con el voto.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar