PREOCUPA REFORMA A PRIISTAS

El próximo 12 de agosto, será la XXII Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional en donde se plantearán reformas a los estatutos en donde se intentará abrir el partido a los ciudadanos que desean aspirar a la presidencia de la república en el 2018, esto preocupa a los miembros porque sienten que están siendo despojado del partido en el que militan.

El PRI está viviendo una situación crítica, que sólo podría aspirar a obtener en promedio el 20 por ciento de la votación del más de 30 que ocuparían para ganar la elección del 2018, debido a que este porcentaje es el reconocimiento que ha logrado construir Enrique Peña Nieto.

Los priistas se sienten despojado del control político de su partido, primero con el arribo de un dirigente prácticamente ajeno a la organización como lo es Enrique Ochoa Reza, en otro sentido, sin oficio político y sin una idea clara de las tradiciones culturales del priismo.

El aspecto que más preocupa es que los priistas estén para impulsar o respaldar a candidatos del PAN, como se dice que pueden ir en una alianza el panismo y el priismo.

El abrir las puertas del PRI a la participación de los ciudadanos y bajo la premisa del entonces maestro veracruzano, Jesús Reyes Heroles, que consideraba que primero debería estar el plan después poner el nombre.

Los priistas contemplan dos métodos para la elección del candidato presidencial para el 2018, que son la elección directa y convención de delegados. La convención de delegado generalmente son los mecanismos amarrados que tienen los priistas para imponer candidatos. Es un recurso que usan los presidentes de la república priistas.

En las asambleas estatales en el país y de Sinaloa, se pronunciaron en contra del dedazo presidencial y respaldaron que la selección del candidato presidencial sea por consulta a la base. Esta forma haría que el presidente de la república Peña Nieto pierda el control.

 Los priistas no han movido de sus estatutos el requisito de 10 años de militancia y haber ganado un puesto de elecciones.

El contexto de dicha asamblea XXII nacional priista, son las 3 mil 100 asambleas municipales, sectoriales, de organizaciones y estatales en donde calculan que han participado 340 mil priistas del país.

Los priistas les temen a las propuestas de Peña Nieto, saben que durante toda su administración impuso su decisión, nadie puso opinar y cuando lo hicieron, muchos quedaron fuera de la jugada.

Las cuentas no les salen a los priistas porque consideran que después de tres años de sumar derrotas electorales, perder la mayoría en la Cámara de Diputados en el 2015; siete gubernaturas en el 2016; otras dos que se encuentran al filo de la nava en el 2017; alto nivel de corrupción entre gobernadores, situación que la aleja de los miembros y de la sociedad.

Las posturas de más de 89 expertos priistas se dio línea para descalificarla y lograr que las reformas que trae en su menta Peña Nieto, las puedan establecer el próximo 12 en la Asamblea Nacional de dicho partido.

LA MODERNIZACIÓN DE LOS PARTIDOS

Las elecciones del 2018 estarán influidas por el crecimiento de la violencia, la corrupción en los gobiernos estatales y federal, la impunidad, el crimen organizado, como parte de una gran columna vertebral que arrojará peligrosos frutos de poder.

En México, el presidente Enrique Peña Nieto y sus colaboradores más cercanos, no han querido voltear a ver que los mexicanos hemos perdido los espacios públicos; que es un riesgo transitar por las carreteras por el peligro hacer despojado del vehículo o ser secuestrado; que en materia de seguridad hay compromisos en donde los ciudadanos no están incluidos y que los ciudadanos tienen miedo porque no tienen de su parte a la autoridad.

En el seno de los partidos estarán cada día más representados los poderosos intereses del narcotráfico, de los esquemas corruptos que operan a través de los partidos y un acelerado deterioro del quehacer cultural, artístico y social en México.

En Sinaloa, es un claro ejemplo del desempeño partidista, vemos un panismo que cambia con una gran facilidad cambia de opinión, no aceptan haberse equivocado y se niegan a modernizarse, replantear su renacer.

El PRD es un partido que no ofrece ninguna alternativa política, que lo mismo puede estar con el PAN, con el PRI o con el mejor postor, en donde sus representaciones ciudadanas no cuentan. En realidad, ni se asoma a ver la compleja realidad que vive la sociedad.

Estos escenarios de crisis social y de partido, están alejados de una sociedad que grita un nuevo orden social, una oportunidad para evitar caer hasta el fondo.

Desde hace años se le apostó al fortalecimiento democrático, a la pluralidad de los partidos y las organizaciones que no han sabido cómo crecer en estos momentos de globalización y tampoco de cómo conservar lo bueno que tenemos.

A estas alturas del próximo proceso electoral estamos observando que el gobierno estatal, como el federal han perdido sus controles políticos, no hay cohesión partidista en su entorno y esto puede generar resultados inesperados en Sinaloa y en el país.

BRECHANDO

…En todos los lugares el tema predominante es la violencia, la inseguridad y la violencia. En donde destaca mal desempeño policiaco. Es una era policiaca la que estamos viviendo, pero de mala policía.

…En la agricultura, el gobierno de Enrique Peña Nieto, no supo proteger la producción de alimento, a pesar de contar el país con un potencial inigualable.

…En la educación, puso a gente que joven pero que no tuvieron la visión de echar andar el gran proyecto de rescate educativo que el país reclama. Y vincularlo a la ocupación de millones de mexicanos que egresan de las universidades.

…Los gobernadores ya no tienen el poder regional que ejercieron en otros tiempos.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar