PRI ENTREGADO A MORENA

BRECHANDO

17-05-2022

Antonio Quevedo Susunaga

El dirigente nacional del PRI, Alito Moreno, enfrenta una fuerte acusación de corrupción en Campeche; una demanda de la base priista a que renuncie a la dirigencia nacional; un desprestigio en su quehacer como aspirante a la candidatura presidencial en el 2024 y un acelerado debilitamiento de la estructura nacional del PRI.

En Sinaloa, Alito Moreno perdió el control político priista, que lo mantiene el exgobernador Jesús Aguilar Padilla, junto con Quirino Ordaz Coppel, están cogobernado con Morena por encima de la opinión de su líder nacional.

La sombra política del exgobernador Quirino Ordaz Coppel, estará presente en toda la administración del gobernador Rubén Rocha Moya, como también la de Jesús Aguilar Padilla, que seguramente intentarán recuperar terreno en la elección del 2024 y estar preparados para relevar a Rocha en el cargo.

En Sinaloa no hay un interés entre los priistas en designar a un dirigente estatal para construir un liderazgo local, porque el control lo tiene la fuerza política de los exgobernadores.

Los priistas en Sinaloa pueden trabajar con Morena o con cualquier otro gobernador, su interés estos puestos en los cargos públicos y en los espacios que ocupan.

Los priistas estatales están muy tranquilos porque en este sexenio no se tocarán temas de corrupción, el gobierno de Rocha Moya será una buena tapadera para evitar que broten denuncias o temas de corrupción que pudiera haber contra Quirino Ordaz Coppel.

Y los priistas que están en esta alianza con Morena en Sinaloa, se encargarán de tapar cualquier queja, “negocio” o cosa que pueda afectarle a Rocha Moya.

La confrontación que trae el presidente Andrés Manuel López Obrador contra los panistas y priistas en el país, en Sinaloa, hay una excepción, a tal grado, que Quirino esta premiado en una de las embajadas más importante para México.

Los panistas son los que no aceptan de muy buena gana la alianza que hay con Morena en Sinaloa, aunque tampoco la rechazan.

Los panistas saben que no tienen que ofrecer, tienen un partido despedazado, sus mejores cuadros se han refugiado en los brazos políticos del gobernador Rocha Moya, que tiene a un secretario particular Alejandro Higuera como el “portero principal”.

La inquietud de los priistas y de los panistas la manifiestan aquellos que no alcanzaron “hueso”, que están inconformes con las negociaciones hechas por Quirino Ordaz Coppel y Jesús Aguilar Padilla, que siguen siendo los ganones del triunfo de Morena en Sinaloa.

Es muy posible que, en Sinaloa, junto con la inquietud que a nivel nacional se han manifestado los priistas, que incluso tomaron las instalaciones del PRI nacional, empiecen en esta entidad a tratar de crear una organización al priismo paralela a los que negociaron con Morena.

Los priistas están viendo con optimismo al Partido Sinaloense, que esta aumentado considerablemente su presencia en Sinaloa, que les ha abierto la puerta y que juntos buscarán nuevas opciones en él 2024.

En una postura parecida se encuentran los panistas que no están de acuerdo con Marko Cortés y con su dirigencia estatal, debido a que muchos se encuentran en el PAS, y otros en Morena, aceptando que su partido el PAN quedó despedazado.

Los escenarios políticos para el 2024 pueden cambiar sustancialmente en Sinaloa, debido a que dichas alianzas serán construidas con miras a la elección presidencial en donde ya no estará en la boleta el presidente Andrés Manuel López Obrador y el arrastre político puede ser diferente.

Es importante destacar que la carga política pesará en el trabajo que realice el gobernador Rubén Rocha Moya, en estos dos años de realizaciones políticas.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar