Túneles y cabinas de sanitización masiva representan un grave riesgo para la salud: Coepriss

El comisionado Jorge Alan Urbina Vidales advierte que no existe evidencia científica sobre la utilidad de los artefactos sanitizantes que rocían substancias en las personas y en cambio representan un peligro sanitario porque pueden diseminar el virus entre los usuarios por el efecto aerosol en espacio cerrado, existe el riesgo de intoxicación y daños a la salud por la aplicación directa de substancias en las personas así como la sensación de una falsa protección que pueden generar cuando esta práctica no inactiva al virus si la persona ya se infectó

Culiacán, Sinaloa a 29 de mayo de 2020.- La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa (Coepriss) advierte que representa un grave riesgo sanitario rociar a las personas con supuestos productos sanitizantes o desinfectantes de manera directa o por medio de cabinas, cubículos, módulos, portones, arcos y túneles con el supuesto propósito de eliminar el virus SARS-CoV-2, que provoca la COVID-19.

El comisionado Jorge Alan Urbina Vidales subrayó que la Secretaría de Salud no recomienda el uso de estos artefactos porque las substancias aplicadas pueden causar casos de intoxicación o daños a la salud de las personas, no existe evidencia de que sirvan para eliminar el virus SARS-CoV-2, y por el contrario, el efecto aerosol que se produce puede favorecer el contagio del Covid-19 entre los usuarios. “Han proliferado estas estructuras inflables o fijas en todo México sobre las cuales hay dudas sobre la calidad de su fabricación y los componentes que utilizan. Se han observado estructuras evidentemente caseras con tubos o aspersores que rocían líquidos en forma de aerosol cuyo contenido se ignora, lo cual es peligroso”, indicó.

El comisionado subrayó que existe un alto riesgo sanitario en el uso de estos artefactos que rocían substancias sobre el cuerpo humano al aplicar componentes a personas sin protección y de manera masiva ya que, además que no inactiva al virus si la persona ya se infectó, permite la posibilidad de que a través del efecto aerosol otras personas se infecten al entrar a un espacio cerrado ya contaminado, y pueden incluso sufrir severos daños a su salud por el efecto en el organismo de esas substancias. “Exponerse a altas concentraciones de desinfectantes puede dañar las mucosas, los ojos y la boca así como la piel, provocando irritaciones, inflamación o resequedad; también si estas substancias se inhalan pueden causar casos de intoxicación o daños a las vías respiratorias, tos, estornudos e irritación de los bronquios, desencadenar ataques de asma, o producir neumonitis química”, precisó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la exposición a compuestos tóxicos o irritantes podrían poner en riesgo la salud de la población al poder producir irritación dérmica u ocular, irritación o inflamación de vías respiratorias, lo cual podría hacer más susceptible a las personas a microorganismos o virus; además de poder ejercer una respuesta por el contacto de algún alérgeno en aquellas personas susceptibles a algún compuesto implementado.

Del mismo modo, la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos de Norteamérica (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda no usar aerosoles desinfectantes, ya que al igual que las toallitas desinfectantes, están diseñadas para uso en superficies duras y no porosas. “La literatura científica internacional, al momento no refiere información sobre el uso de desinfectantes en personas. Las medidas de desinfección referidas hacen mención a la desinfección de superficies y establecimientos de salud o domicilios en los que se encuentran o estuvieron pacientes confirmados o sospechosos a Covid-19”, señaló.

El aerosol generado al interior de estos artefactos puede facilitar la diseminación del coronavirus propiciando el contagio entre los usuarios. “Una forma de contagio que se puede presentaren estos espacios cerrados es por medio del efecto aerosol donde las secreciones nasales o gotitas de Flügge, gotitas o microgotas de saliva respiratorias que expele una persona infectada pueden nebulizarse en el aire al toser o estornudar y esas gotas transportan el virus infeccioso causante del Covid-19.

Apuntó que las otras formas conocidas de contagio son de persona a persona o a través del contacto con superficies u objetos contaminados y después tocarse boca, nariz o posiblemente ojos.

Recordó que el pasado 8 de abril, la Secretaría de Salud advirtió en un comunicado sobre la peligrosidad de estos túneles para la salud de los usuarios por lo anteriormente expuesto y porque además pueden crear una falsa sensación de protección que derivan en un relajamiento de las medidas de limpieza y distanciamiento social.

El comisionado enfatizó que se ha indicado la limpieza preventiva sobre superficies y se han enumerado las substancias para este propósito pero definitivamente rociar componentes sobre seres humanos no es recomendado. “La generación de aerosoles en espacios cerrados representa un riesgo sanitario porque puede generar la transmisión del virus a personas sanas al ingresar un enfermo o infectado a esos espacios”, aseveró.

Subrayó que la Secretaría de Salud, a través de la COFEPRIS, no recomienda el uso de estos artefactos de presumible sanitización, así como el uso de sanitizantes con aspersores o nebulizadores de aplicación directa en las personas para supuestamente contrarrestar la propagación del Covid-19.

También te puede interesar