Atención Consular: Una muy buena

Si algo se está haciendo bien en México es la atención consular de nuestros connacionales en el extranjero, en especial en los Estados Unidos. Para mi ha sido una grata sorpresa conocer cómo opera y los resultados que ha tenido el Centro de Información y Asistencia a los Mexicanos (CIAM), que es administrado por el Consulado de México en Tucson, con cobertura en todos los consulados de nuestro vecino país del norte.

En una sociedad democrática como la que pretendemos ser en México, es necesario e importante que los ciudadanos alcemos la voz y denunciemos las malas acciones de los gobiernos y el mal diseño y fracaso de muchos programas que se promueven con “bombo y platillo”, pero que poco o ningún beneficio traen a la población.

Pero también debe ser propio de nuestra sociedad democrática el que reconozcamos los aciertos y apoyemos a quienes hagan un buen trabajo, para que esos esfuerzos no se pierdan y se queden en el olvido. Hay que hacer honor a quien honor merece. Es tan dañino expresar halagos inmerecidos como demeritar todo lo que haga el gobierno, y regatear reconocimiento a lo que se hace bien.

Quizá no muchos conozcan en México el CIAM y la gran labor que desarrolla, pero todos tenemos claro los graves problemas que enfrentan las personas de origen mexicano en los Estados Unidos y la necesidad de contar con mecanismos efectivos que los atiendan, que los apoyen y los defiendan.

Este Centro arrancó en noviembre de 2014 con el propósito de ofrecer un servicio en todo el territorio de los Estados Unidos y dé respuesta inmediata a la comunidad mexicana que radica en ese país para atender sus necesidades de servicios de prevención, asistencia y protección.

El CIAM se ha convertido en una herramienta fundamental para la defensa de los mexicanos en los Estados Unidos, en donde tienen que enfrentar la persecusión, el acoso y la discriminación de un gobierno que los ha convertido en su blanco preferido, si bien es cierto que en ocasiones los connacionales no han sido “blancas palomas”.

El objetivo del CIAM es brindar una respuesta humana, profesional y oportuna a las necesidades de nuestros connacionales, orientando integralmente las peticiones en materia de servicios consulares, autoridad migratoria y protección consular en plena concordancia con los compromisos de lo que establece la Constitución y mandata el gobierno de México para proteger los intereses de los mexicanos en el exterior.

Desde su apertura ha generado cifras impresionantes de atención que muestran su alcance y su efectividad, en 2015 atendió a más de 92 mil connacionales; durante 2016 a poco más de 160 mil personas; y en este año, hasta el mes de septiembre, ha prestado ayuda a más de 240 mil mexicanos que habitan en la unión americana.

El canciller Luis Videgaray, señaló durante su comparecencia el pasado martes en el Senado, que adicionalmente a estas cifras, los centros de defensoría en los 50 consulados que hay en el país vecino, han atendido 509 mil personas dándoles asesoría jurídica, recibiendo diagnósticos migratorios y se les está obsequiando, ya, representación legal en más de 14 mil 500 casos.

Este es el alcance del buen trabajo que se está realizando en la atención consular que está llevando a cabo el gobierno mexicano en los Estados Unidos y en otras regiones del mundo. Pero más allá de las cifras, lo que hay que destacar es el compromiso, el espíritu de servicio y la voluntad de trabajo del personal tanto del CIAM como de todos los consulados establecidos en ese país, muy destacadamente el de Tucson, Arizona.

Como se lo expresé al canciller en su comparecencia este tipo de acciones deben ser reconocidas y deben ser ampliadas a otras regiones del mundo en donde personas de origen mexicano requieran atención. Pero también deben ser un ejemplo de éxito que impulsen acciones concretas en otras áreas que atiendan diversos problemas que enfrentan los mexicanos.

Considero que es también responsabilidad de todos los mexicanos, y no sólo de los gobiernos, conservar y ampliar programas que funcionan y que han tenido un gran beneficio como el caso del CIAM , ser propositivos y pasar de la crítica sin sentido a la propuesta concreta y al apoyo solidario, para consolidar instituciones y programas.

Hoy que México enfrenta un entorno internacional complejo, particularmente con nuestro principal socio comercial y vecino, y una emergencia interna derivada de desastres naturales, es momento de sumar esfuerzos, de apelar a la solidaridad y el trabajo conjunto, para superar los problemas y fortalecer a nuestro país.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar