CRECE LÓPEZ OBRADOR

Antonio Quevedo Susunaga
Brecha

El proceso electoral del 2018, en la elección del presidente de la república, hay la más grande de las incertidumbres políticas para el PRI que muestra un descenso acelerado en la opinión de los mexicanos.

El dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, aún no despierta y sigue pensando que las tres gubernaturas que se disputarán en el 2018 como son el Estado de México, Coahuila y Nayarit, su partido las puede ganar.

La gran posibilidad política para el PRI era Enrique Peña Nieto, pero su mala imagen que se encuentra por los suelos provocará una baja mayor al PRI, superior a la que sufrió en los procesos electorales en el 2015 y 2016.

El resultado de la encuesta del Periódico Reforma reflejan el desplome del PRI, es posible que le quite el sueño a los priistas, que en el 2012 tenían una preferencia electoral del 45 por ciento y los primeros días de éste año su respaldo oscila en 22 por ciento.

La caída del priismo en buena medida es por el gran fracaso de la administración de Enrique Peña Nieto, que ganó con el 36 por ciento de la votación y en esta ocasión alrededor del 10 por ciento de los mexicanos son los que avalan su quehacer político.

La tendencia negativa para el PRI continuará en el 2018, de eso no hay duda, la cual empezó en el 2015 con el triunfo del “Bronco” en Nuevo León; los perredistas en Michoacán y el PAN en Querétaro. Pero en el 2016 el PRI recibió la puntilla política más severa, al perder siete de las 12 gubernaturas que se renovaron. Los gobernantes de oposición se encuentran en Veracruz, Chihuahua, Durango, Puebla, Quintana Roo, Aguascalientes y Tamaulipas.

Estas gubernaturas le harán falta al priismo y son estructuras políticas que trabajarán a favor del PAN y del PRD.

En una entrevista que concedió Francisco Labastida Ochoa, ex gobernador de Sinaloa y ex candidato presidencial en el 2000, habló de que el próximo candidato del PRI debe “ser buen candidato, ser honesto a prueba de todo, tener capacidad de debatir, conocer el país, ideas claras y carácter”. Y también habló de la necesidad de que México tenga un cambio.

En éste contexto político, hay que destacar que en estos momentos, el candidato natural a ganar es Andrés Manuel López Obrador y esto ha provocado que todos lo ataquen y están unidos en ese propósito el PAN, PRI y PRD.

La gran fortaleza de López Obrador será el hartazgo de los mexicanos, el hecho de que no soportan otros gobiernos malos como el de Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

En Sinaloa, si la alianza de Andrés Manuel López Obrador es con el Partido Sinaloense, el PAN y el PRI tendrán que ponerse las pilas porque pueden enfrentarse a una gran derrota.

La debilidad del PAN y el PRI en la entidad es severa, no soportarían un frente en donde puede haber una expresión ciudadana a favor de López Obrador.

CUÉN, GANDARILLA,MALOVA Y ZAMUDIO

En Sinaloa, en el 2018 se pondrá a prueba el trabajo que realizarán los dirigentes de los partidos políticos como son Carlos Gandarilla, del PRI; Héctor Melesio Cuén, del PAS; el Malovismo y Sebastián Zamudio, del PAN.

En honor a la verdad la gran ventaja política favorece a Héctor Melesio Cuén Ojeda, que tiene una gran experiencia política, que cuenta con una buena organización en todo el estado y esta ubicado como la segunda fuerza política después del PRI en Sinaloa.

El desplome nacional del PRI en el país, también impactará negativamente en Sinaloa, esto iguala las fuerzas entre el PAS y el PRI. Y si a esto le agregamos que no se sabe el rumbo que tomarán los malovistas, entonces el PRI puede estar en un severo aprieto político.

En el liderazgo político, tanto Carlos Gandarilla como Sebastián Zamudio, tendrán que recorrer la línea de aprendizaje en el presente año, esto los pone en desventaja en esta practica política, frente a un Héctor Melesio Cuén que trae un dinamismo político difícil de igualar. Él sabe que es su gran oportunidad política para crecer políticamente será en el 2018.

En éste escenario político de Sinaloa, el ex gobernador Mario López Valdez, jugará un  papel relevante, porque tiene estructura, tienen trabajo político construido y su garantía es estar activo.

BRECHANDO

…En Sinaloa, ya no habrá sorpresas en la elección del próximo Fiscal General de Sinaloa, el gran reto de los priistas que encabeza Irma Tirado será formalizar  la decisión.

…La mayor preocupación del próximo Fiscal General de Sinaloa será saber cómo convencer a los sinaloenses que puede con el cargo, que tendrá resultados y recuperará la confianza.

…El alcalde de Culiacán, Jesús Valdés, es el más activo de los 18 alcaldes, es el que ha llevado un trabajo de recuperación de las sindicaturas y tratando de cumplir con las deudas.

…El alcalde de Culiacán, designó al doctor Jesús Héctor Muñoz, Secretario de Inversiones y asesor e la Presidencia Municipal de Culiacán. Muñoz tiene la experiencia de haber sido Secretario del Ayuntamiento, subdelegado de la Sedesol y es una persona preparada con estudios en Harvard, en Europa, Washington y otras experiencias políticas. Tiene un gran reto el doctor Muñoz.

…El ex alcalde de Culiacán y gran empresario internacional, Jesús Vizcarra Calderón, se le ha visto muy activo en un plan de ayudar al despegue de Sinaloa, junto al esfuerzo de otros empresarios.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar