EL ARTE DEL ENGAÑO

BRECHANDO

10-06-2022

Antonio Quevedo Susunaga

Las redes sociales abrieron los causes de la comunicación que nos permite ver y conocer cómo piensan los políticos, empresarios y todo tipo de ciudadano que buscan ganar y ejercer poder.

El gran pensador Nicolás Maquiavelo sostiene en su tratado “la política es el arte del engaño”, esta máxima sigue vigente y aplicable a presidentes, gobernadores, alcaldes y a políticos en general.

Y en los medios de comunicación en México, con mucha frecuencia podemos leer y escuchar una frase que el presidente Andrés Manuel López Obrador repite constantemente “El poder atonta a los inteligentes y a los tontos los vuelve locos”.

Esta frase de Obrador es aplicable al caso del alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, que se extravió en esta reelección, que fue alcalde por la cercanía que presumía con el presidente, pero luego se montó en sus creencias legales, que no dudo que estén bien justificadas, pero no puede ir en contra de una realidad de mujeres viudas de policías, que tienen hijos y necesidades, cuestión que el presidente le ordenó resolver y la respuesta del alcalde fue negativa , que no se podía, razón por la cual, le pidió el presidente al gobernador Rocha Moya atender este problema social, que él enarbola a nivel nacional.

El alcalde Estrada Ferreiro este aplazado por la fiscalía general de Sinaloa, que dice tener en sus manos documentos que comprometen al alcalde suspendido, que tiene la opción de aclarar ante los tribunales, salir huyendo como muchos políticos o purgar una pena en la cárcel.

En realidad, sí medimos a muchos miembros de la clase política con estas enseñanzas de Maquiavelo, quiere decir que una gran mayoría están reprobados.

Este ejemplo de la locura político, al parecer alcanzó a la Alianza por México, que festejan triunfos cuando en la disputan pierden cuatro gubernaturas de las seis.

Alito Moreno acosado por las filtraciones, que vienen de la escuela priista, ahora se siente víctima porque lo exhiben tal cómo es y en esas condiciones, el “patrón” Claudio X González ordena sacarlo de la Alianza por México, porque Alito a nadie le sirve.

Entre las recomendaciones maquiavélicas a los políticos, destaca de aprender a guiarse con sangre fría, pues gobernar es un arte que se aprende. Es el arte de engañar

En este mismo contexto, se genera locura y desespero por qué pierde el poder, seguramente le está ocurriendo al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, que se aferra al poder y a las acciones leguleyas para salvar la libertad y riqueza acumulada.

Esta Alianza está integrada de malos políticos mentirosos, según el tratado de Maquiavelo, porque no “saben mentir” al pueblo, decir qué ganaron cuando en realidad pierden.

Y cómo olvidar aquella frase que repetía en todas sus giras el entonces gobernador Alfonso Genaro Calderón Velarde, en relación a la persona que llega a tener poder:” se suben a un ladrillo y se marean”.

Estos ejemplos lo vemos diariamente en gobernadores, alcaldes y funcionarios de segundos, tercer y cuarto nivel.

Estas mentiras de que ganaron, que siguen sin reconocer que perdieron 4 de las 6 gubernaturas es la práctica de políticos reprobados y mediocres.

Al presidente nacional del PAN, Marko Cortés, le han querido corregir este discurso de júbilo sus compañeros de partido, Gustavo Madero y otros panistas que están conscientes que dichos dirigentes perdieron el rumbo político, que están mintiendo vulgarmente y que no resulta el engaño que pronostica maquiavelismo.

El poder, no podemos olvidar que está presente en lo cotidiano, en las relaciones con nuestra familia, amistades, en el trabajo, razón por la cual, obliga aprender a conducirnos.

En los discursos y en las expresiones de los políticos hay que ver qué intencionalidad guardan o escoden, dónde la palabra “amigo” cambia de connotación.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar