“Ernesto Hernández Norzagaray y Noroeste”

Cada semana, durante más de 10 años, escribí en periódico Noroeste en forma ininterrumpida hasta que un día “no llegó” mi colaboración (imagino que porque no gustó lo ahí expresado a la “línea editorial”) y cuando pregunté por ello la respuesta fue “no la recibimos”. Posteriormente, pasados unos dos meses, recibí una llamada de la oficina editorial respecto de mi colaboración para preguntarme si esos términos eran los que utilizaba para sancionar al “señor Presidente” (se referían al de la República) a lo que contesté que sí, que esos eran y que les sugería que no la censuraran ni aceptaba cambio alguno. Finalmente, al transcurrir casi un año del segundo incidente aquí comentado, el día que enviaba mi colaboración recibí un correo de un empleado de cuarto o quinto nivel en la estructura administrativa, que sin más me informaba que por nuevo formato del periódico ya “no cabía” mi colaboración por lo que quise corroborar si no era “spam” y, no era “spam”, todos los ejecutivos de la línea editorial se escondieron y no tomaron la llamada y fue un directivo, tres días después, quien me dijo que sí, que era correcto el correo. Ante tanta educación y profesionalismo de los directivos en su trato a quien sin cobrar un centavo colaboraba en la sección editorial desde hacía más de 13 años, no pude más que recordar que podía ser cierto lo que tantas personas me decían: “No es periódico, es herramienta para conseguir otros propósitos”, pero bueno, me dije: “cada quien con su cada cual y los dueños son muy libres de hacer con su negocio lo que quieran. Mejor para mí y a lo que sigue”.

No podemos desconocer que existen varios medios informativos que van en el camino equivocado y toman consignas personales utilizando a personeros para estar, desde su enfermedad mental, usando la “pluma” para denostar, mentir, injuriar y tergiversar sus frustraciones y justificarse como víctima cuando es el victimario, sin ver que cuando se es de calidad se entiende que un truco se usa una sola vez pues pasada la novedad, si insisten en sus mentiras y fobias, su efecto se revierte y sólo daña al “medio” y a su personero. Vaya, sólo se destaca la enfermedad del medio y de la “pluma” que utiliza dejando de engañar a los lectores y exhibiéndose como mercenarios de alguien o rehenes de sus neuronas atrofiadas.

El día de ayer leí en Noroeste: “Denuncia columnista de Noroeste ataques de “cuenistas” y no pude contener la carcajada. Inmediatamente después pensé en los “lopezobradoristas”, en los “peñistas”, en los “jornadistas”, también en los “heraldistas”, en los ahora llamados “chairos” o “fifís” y en un sinfín de medios y programas de comunicación

En la nota señalan que “Noroeste pidió una entrevista con el presidente del PAS, pero no hubo respuesta” y, entonces, la carcajada se convirtió en un ataque de risa, más cuando el “denunciante” se queja de que “no respetan la libertad de expresión” cuando si algo existe en este país es una muy amplia, tal vez la más amplia libertad de expresión que por hoy un servidor conozca en cualquier país desarrollado, habida cuenta de que cuando alguien escribe, como un servidor en su colaboración semanal, recibe un sinfín de opiniones, de comentarios y, algunos de ellos, plagados de ofensas, amenazas y mentiras sin que por ello el llanto o la frustración me alcancen pues son evidentes en su ausencia de argumentos para debatir.

Ahora bien, si el señor Hernández Norzagaray no está enfermo ni frustrado y tampoco es megalómano, bien haría en demandar a esas personas “cuenistas” ante autoridad competente y dejar de reflejar en el binomio Noroeste/Ernesto Hernández sus frustraciones de tal suerte que no provoque en los escasos lectores lástima por su tristeza y sus probables problemas que invitan a externarle palabras de consuelo para que supere su calamidad y se aleje de lamentos que sólo minan más su salud y la seriedad del periódico.

Ciertamente creo que debemos acompañar a Hernández Norzagaray en su pena, en su dolor, en su desgracia y habrá que pedir a quienes reaccionan a sus infamias tratarle con ternura, suavidad y bellas palabras para que su profunda herida logre sanar si atiende a la serenidad del juicio. Esos “cuenistas”, como él los señala y que al parecer les teme más que al monstruo de la laguna, debieran de luchar para que Ernesto seque las lágrimas de ojos enfermos que ven lo que no es, pues cuando son ojos en cuerpos de edad avanzada, en algunos casos, hay que ayudarlos a esperar el mañana sin ser aprensivos y no vivir la vida como una carga.

Sugiero que se haga un esfuerzo por entender al señor Norzagaray que no sabe que el hombre bueno no devolverá ninguna palabra a sus sin fin de denostaciones y afirmaciones sin prueba alguna que no sea el que, en los hechos, Cuén es un líder, y Noroeste debe saber que si Norzagaray no es su mensajero se deje de advertir o interpretar como tal pues la calidad del mensajero nos refleja el carácter de quien lo envía. Es muy grave, es de enfermos el blasfemar (Blasfemia: 2. f. Palabra o expresión gravemente injuriosas contra alguien o algo. Real Academia Española) y creer tales falsedades.

Quiero creer que el señor Ernesto es un hombre bueno y no un malvado, que no es un necio y sí un sabio, pero para convencerme de ello no ayudan sus lamentos y la forma insidiosa (3. adj. Malicioso o dañino con apariencias inofensivas. 4. adj. Med. Dicho de un padecimiento o de una enfermedad: Que, bajo una apariencia benigna, oculta gravedad suma. Real Academia Española) de sus colaboraciones sobre Héctor Melesio Cuén (guste o no es un líder que trasformó para bien a la Universidad y pasarán muchas generaciones y se seguirá reconociendo que si no hubiere sido por el actuar de Cuén la UAS estaría bajo los vicios de ex rectores que con militancia partidista manejaron desde rectoría a la institución y lo hicieron de manera desastrosa).

Invito a creyentes y no creyentes a que hagan votos de sanación y plegarias para el bien y la salud de Ernesto Hernández Norzagaray.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar