FALTA EMOCIÓN Y CONEXIÓN

En este proceso electoral, que se inició en lo interno en los partidos seleccionando a sus precandidatos a cargos de elección popular, los aspirantes empiezan a salir al encuentro de los electores que están alejados y olvidados, que desean llamar su atención con discursos huecos y distantes de la realidad.

En el escenario político de Sinaloa, aparecen cuatro candidatos que buscan el voto, que desean convencer a un electorado que todavía está molesto desde la última elección del 2018, en donde Andrés Manuel López Obrador los echó fuera del poder, les quitó las banderas y los condenó a convertirse en una oposición más que mediocre.

El discurso más reciente es del candidato de la Alianza, Mario Zamora, un aspirante joven, entrón, con buena voz, pero que tendrá mucho que trabajar para ponerle contenido a su discurso que lo pueda acercar con los electores.

El gran reto, según los expertos como Antonio Sola, que los candidatos deberán motivando al electorado con discursos que conecten con los sueños y deseos de los electores, que los logren cautivar o seducir.

La coincidencia de los expertos es que el gran reto de la Alianza por México, deberá lanzarse a convencer a los de casa primero, en este caso a los miembros del PRI, PAN y PRD. Esta medida sería la más acertada, pero vemos que tal parece que los dirigentes nacionales no están en la misma sintonía, a la entrega de constancia de Mario Zamora no vinieron los dirigentes nacionales del PAN, Marko Cortés y Jesús Zambrano, del PRD, mandaron a representantes que nadie conoce.

En este arranque faltó esa unidad, tal parece, que falta convencimiento entre los dirigentes de la alianza, que su unidad es la solución para recuperar el poder que perdieron en el 2018.

Los dirigentes no han hecho nada para convencer a sus propios miembros que esta Alianza por México es la unidad adecuada para tener éxito en esta contienda electoral que han denominado la más compleja y difícil.

Es muy posible que los dirigentes nacionales no se quieren dar por enterado que se equivocaron, que están volteando atrás y se dan cuenta que nadie los sigue.

Mientas en los 15 estados en donde se renovará la gubernatura, los 30 congresos estatales, más de 1900 ayuntamientos, se resisten a votar por sus viejos contendientes priistas, panistas y perredistas, ni siquiera los panistas y perredistas se dieron cita a respaldar el candidato de la alianza a Mario Zamora, aún la sociedad no está observando que haya un convencimiento por impulsar en serio esta alianza.

Este escenario lo tendrán que analizar con objetividad y seriedad, de lo contrario estarán en la puerta del más grande fracaso político, peor que en el 2018.

 

 

LOS DISCURSOS DE ROCHA, HÉCTOR Y SERGIO

 

 

En el caso de Rubén Rocha Moya, es un candidato que se sabe que tiene el máximo apoyo, pero no deja sentir su presencia ante un electorado que lo puede convertir en el candidato ganador.

Es Rocha un excelente maestro, pero está rodeado de un grupo de “grillos”, de dirigentes que arrastran odios políticos, que su quehacer tira hacía la división, esto seguramente no le ayudará al candidato de Morena.

La otra cuestión muy relevante, no vemos el trabajo que debe hacer Rocha Moya con los miembros de Morena que están inconformes con su candidatura por considerarlo un arribista.

La postura que vendieron Guillermo Benítez, alcalde de Mazatlán y la senadora Imelda Castro, le hicieron el daño que se propusieron; atacaron sin razón a Héctor Melesio Cuén Ojeda, por la sola mención de que podía hacer alianza con el PAS, lanzando un linchamiento contra Cuén y sus 146 mil miembros de la organización.

Es importante destacar que la aportación al proceso por parte de senadora prácticamente es nula, el que tiene un mayor arrastre es Benítez, pero revolvió tanto el agua que puede correr el riesgo de no ganar la reelección.

En el caso de Sergio Torres, candidato de Movimiento Ciudadano, le apostó al golpeteo, al señalamiento contra los contendientes, Jesús Valdés, PRI y Rubén Rocha Moya, de Morena. Descalificándolos. Pero en el caso de Valdés acusándolo de corrupción, cuando Valdés le coordinó la campaña para que ganar la presidencia municipal de Culiacán.

En el caso de Héctor Melesio, su interacción con los electores de Sinaloa es más con relación a los resultados y los hechos, que a los discursos. El trabajo es lo que le da fortaleza al PAS.

 

 

BRECHANDO

 

 

…La Alianza por México, al único contendiente que observan es el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, descalifican su trabajo y se olvidan de construir conjuntamente con los electores.

…Es cierto que habido muchos muertos por Covid, que esto ha motivado el cierre de muchas empresas, ha generado mucho desempleo y por qué este discurso no pega. ¿Será porque los ciudadanos tienen una idea clara que se robaron el dinero de los hospitales, de las medicinas y la tragedia del Covid no la creo López Obrador?

…Es cierto que debe haber una renovación del lenguaje político de los aliancistas, pero corren en riesgo de no avanzar contra la corrupción, de hablar de honestidad y de justicia, que son palabras que ellos usaron y la están sufriendo los mexicanos.

…El reto es construir el futuro que todos los mexicanos estamos deseando.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar