FRACASO PARTIDISTA

La derrota que le aplicó Morena a las alianzas y a los grupos políticos más fuertes de éste país, aceleró los conflictos internos, aumentó las acusaciones de traiciones y se demostró el desprestigio de los políticos.

Las alianzas entre los partidos fueron producto del reconocimiento partidista que ninguno podía ganar por si solo la candidatura presidencial o las gubernaturas.

El otro aspecto es que los políticos tienen una muy mala imagen ante la sociedad, porque son vistos como la parte más corrupta, deshonesta e inútil en sus demandas.

Pero el proceso electoral demostró efectivamente ese rechazo absoluto a los candidatos de los partidos políticos, los electores decidieron sacar del poder a los priistas, panistas y perredistas. Y sólo se salvaron aquellos que renunciaron a tiempo para ingresar a Morena.

La arrogancia de los políticos impidió aceptar que la sociedad los viene rechazando desde hace tres sexenios, que están hartos de la corrupción, la impunidad, el saqueo de las administraciones pública, de la violencia y las complicidades, pero nada de esto aceptaron.

En esta elección se demostró que un solo partidos no sólo puede hacer ganar a un candidato presidencial, sino ganar la gran mayoría de las candidaturas del país, cuando dicho partido responde a las expectativas de los electores es el caso de Andrés Manuel López Obrador y Morena.

En la práctica política son los ciudadanos los que deciden, esto no lo querían entender los dirigentes de los partidos y sus miembros. Es posible que después de esta amarga lección que recibieron el primero de julio modifiquen sus actitudes.

La gran derrota política de los candidatos de los viejos partidos, PAN, PRI y PRD, la decidieron los ciudadanos, que le apostaron a la esperanza y al cambio de régimen.

Las acusaciones que hagan a los asesores de los cuartos de guerra, queda minimizada comparada con la magnitud de la derrota que sufrieron, después de ver que Morena ganó con 53 por ciento de los votos, la presidencia de la república, la Cámara de diputado, el senado de la república y cinco gubernaturas de las nueve que estaban en juego.

El gran reto para Andrés Manuel López Obrador y Morena es cumplir su promesa de campaña.

 

 

REFUNDAR LOS PARTIDOS

 

 

El sistema de partidos en México ha venido en una acelerada decadencia política, el primero en decirlo fue el fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, que consideró este partido había dejado de funcionar y que sólo serviría de etiqueta política.

Los perredistas que lo administraban obviamente que rechazaron dichas críticas, se indignaron y ahora ni unidos en un Frente Amplio, lograron ganar.

Los perredistas más reconocidos terminaron brincando a Morena, que es el partido de la certidumbre y el que demostró que la congruencia puede ser la alternativa de los partidos.

La refundación del PRD, como la plantean algunos de sus miembros es una acción inaplazable. Este partido no ofrece ninguna opción y está muy alejado de la gente.

El PRI es un partido que los gobernantes con su ineficiencia, mala imagen, corrupción lo destruyeron.

La corriente democrática e inconforme en el seno del PRI, se pronunciaron por abrir el PRI, proponer un candidato que saliera de la opinión de sus miembros, sin embargo, el candidato que se les impuso ni priista era, a los miembros con la reforma estatutaria los degradaron y terminaron retirándose de las posibles candidaturas priistas.

El PRI es obvio que reclama una refundación, modernización para convertir en éste partido en el modelo exitoso que fue durante muchos años.

De la presente elección del PRI quedó en la tercera fuerza política, perdió el poder de las gubernaturas, perdió el control del Senado y de la cámara de diputados, perdió los congresos locales y las alcaldías. Los ciudadanos se las quitaron.

El otro partido que quedó en hilachos es el PAN, confrontado en su seno, derrotado en la presidencia de la república, disminuido en los cuerpos legislativo, confrontado entre los grupos más fuerte.

La derrota más sentida es la del PAN, que logró proponer un buen candidato, que se quedó atorado a medio camino, que no logró avanzar, que obligó a los panistas y empresarios a pactar ante la derrota.

Otros partidos pequeños que no lograron cruzar la barrera, perderán su registro, otros no recibirán los recursos que venían recibiendo en los estados.

 

 

BRECHANDO

 

 

…El gobernador Quirino Ordaz Coppel, tiene en sus manos la gran responsabilidad de dirigir este barco, hacer que se desarrolle y que amarre esfuerzos con Andrés Manuel López Obrador para los proyectos nacionales y de Sinaloa, en donde está la pesca, la agricultura, la ganadería y la producción de alimento.

…A los nuevos diputados, alcaldes corren el riesgo que se dejen llevar por el “canto de la sirena” y el enamoramiento de los grandes políticos de otros partidos.

…La primera decisión que tiene que tomar Morena es correr a la candidata a senadora que ganó en Baja California, no es digna para que represente a los ciudadanos de esa entidad o sólo vean las fotos.

…La aspiración del PAN, PRI y PRD es convertirse en la fuerza opositora de éste país.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar