Gran marcha contra el Gobierno

Antonio Quevedo Susunaga
Brecha

Los millones de mexicanos inconformes que salieron a las calles a rechazar  el “gasolinazo” del Gobierno de Enrique Peña Nieto, no tiene precedente en Sinaloa y en el país.

Los marchistas dejaron muy claro que dichos incrementos a la gasolina afectan severamente la economía de los mexicanos y de los sectores productivos, provocan una escalada de precios y ponen al país en riesgo de inestabilidad.

Los miles de mexicanos, en éste caso sin partidos, salieron a rechazar las reformas estructurales que aprobaron principalmente los partidos políticos PAN, PRI y PRD, que no han arrojado resultados y que están provocando que las empresas privadas nacionales y transnacionales hagan el gran negocio con la comercialización de la gasolina.

En Sinaloa, por primera vez, la avenida Alvaro Obregón se vio repleta de miles de ciudadanos indignados que rechazan el aumento a la gasolina y expresaron su   indignación y coraje por la política de Peña Nieto.

A esta gran marcha en Sinaloa, lamentablemente se sumaron algunas personas que portaron mantas en donde hacían un llamado a tomar las armas. Obviamente que puede ser gente que intentó capitalizar dicho movimiento ciudadano.

Es importante destacar que estas medidas equivocadas son producto de decisiones de varios presidentes de la República que han aplicado incrementos al precio de la gasolina, pero dejando abandonados los grandes proyectos de mantener la industria petrolera en el país, que por más de 70 años ha permitido sacar adelante los grandes proyectos nacionales.

En esta lucha ciudadana hay que destacar la actitud hipócrita de los panistas que se “están lavando las manos” y señalando a Enrique Peña Nieto como el único responsable de éste desorden nacional.

Creo que ellos tiene una memoria corta o tienen una doble moral política, porque los panistas fueron los que más impulsaron las reformas estructurales y la energética.

Las razones en las que se sustentó Peña Nieto para aprobar un incremento de tal magnitud a la gasolina, es obvio que no está reflexionado y ahora considera que dicho incremento viene del exterior y hace razonamientos superficiales al considerar que 60 millones de mexicanos no les afectará porque sólo consumen el 15 por ciento de la gasolina. Y también que el mantener el precio de la gasolina hubiera obligado a recortar programas sociales.

Las razones que da el Presidente dejan mucho que desear, debido a que mucho del dinero que ocupa el Gobierno pudo obtenerlo de combatir con eficiencia la corrupción, recortar los grandes salarios a los funcionarios públicos, dejar de mantener a los presidentes y gobernadores del País, entre muchas otras medidas que le permitirían obtener dinero, en lugar de afectar a la gente de menos recursos.

El riesgo de inestabilidad

Las maniffestaciones que se registraron en el País, principalmente en el Estado de México, Tabasco, Chiapas, Jalisco, Sonora, Sinaloa, Puebla y otras entidades, las banderas que enarbolaron fueron para decir “no” al gasolinazo y dejaron muy claro el repudio a la política del Presidente Enrique Peña Nieto.

Estas manifestaciones en el País son espontáneas y la convocatoria se hizo principalmente por las redes sociales, motivados por la unidad de los movimientos sociales.

Los marchistas dejaron claro que no permitirán que se aplique dicho incremento como lo pretende José Antonio Meade, titular de Hacienda y el Presidente Peña Nieto, porque no hay razón para darle este golpe tan fuerte a los millones de mexicanos que se encuentran en complicada situación económica.

En relación a los legisladores federales y locales, manifestaron que se han visto en un silencio cómplice, debido a que ellos tienen mucha responsabilidad, primero por haber aprobado reformas “estructurales”, que son contrarias a los intereses de los mexicanos y no le han puesto un alto a los errores del Gobierno peñanietista.

Los miles de sinaloenses salieron decididos a expresar su indignación contra el Gobierno federal que se advierte es contrario a los intereses de la sociedad. Esto fue coincidente en todas las marchas que se registraron en el país.

Los partidos políticos deberían reflexionar muy bien esta indignación social, porque seguramente se manifestará este coraje en las elecciones del 2017 y el 2018, cuando salgan panistas, priistas y perredistas a pedir el voto a los ciudadanos.

El alto riesgo que se corre es que la indignación crezca a niveles desbordantes y el país entre en un ambiente de inestabilidad política por la insensibilidad de nuestros políticos y nuestras máximas autoridades que están aferradas a que las medidas que han tomado son las correctas.

Brechando

…Es muy lamentable que haya habido gente que se le pidió retiraran algunas mantas porque estaban incitando a la violencia y se negaron a hacerlo. Esto puede ser un intento de desvirtuar el espontáneo movimiento social. También deberán analizar con mucho detenimiento los saqueos, que pueden ser alentados por las mismas autoridades.

…Las nuevas autoridades deberán tomar como referencia esta indignación mostrada en la calle para que construyan sus gobiernos en una base de respeto.

…El Gobernador Quirino Ordaz Coppel y el Alcalde Jesús Valdés, se vieron muy activos en el arranque de obras y con mucho contacto con los ciudadanos del centro de Sinaloa.

…En la medida que los partidos políticos se nieguen a reconocer que los mexicanos tienen razón con sus marchas y protestas, en esa medida se alejan de la posibilidad de abanderar estas causas legítimas de la sociedad.

 

You May Also Like