INSATISFECHOS

La renovación de los partidos políticos en México se enfrenta a grandes retos: satisfacer democráticamente a los mexicanos, ganarse la confianza y convencer a los miembros de los partidos de que deben acercarse a los ciudadanos.

Los políticos de todos los partidos en nuestro país tienen mala imagen ante los ciudadanos, que desconfían de ellos, que consideran que son corruptos y mentirosos. Esta idea o sentir entre los ciudadanos no ha cambiado después de la elección de julio del 2018.

La interrogante es qué están haciendo los partidos para cambiar su mala imagen, su repudio por la gran mayoría de los ciudadanos y en el quehacer político, cuál es nueva práctica política.

Los estudios realizados en Estados Unidos indican que el funcionamiento de las democracias está estrechamente ligadas a la confianza de los ciudadanos en sus gobiernos nacionales, en el caso de México, va a depender del desempeño que tenga el presidente Andrés Manuel López Obrador para que la mayoría de los mexicanos pueda creer o rechazar la democracia que vive nuestro país.

La gran mayoría de los mexicanos muestra decepción con el desempeño de los funcionarios públicos que eligieron para los diversos cargos populares, aunque haya crisis en los países, los ciudadanos consideran que la democracia es la mejor salida.

Los partidos políticos que desean renovarse tienen que tomar en cuenta la opinión que tienen los ciudadanos sobre el quehacer democrático; el desecho de las viejas castas políticas; deberán construir nuevos puentes de comunicación entre los ciudadanos y los partidos políticos, que deberán dar muestra clara que desean cambiar, que desean tomar en cuenta a sus miembros, a los jóvenes, a las mujeres y en general atender las banderas sociales.

En el PRI no se ha visto una señal nueva de renovación política frente a los ciudadanos, están proponiendo renovar a sus dirigentes, pero eso no es garantía de un cambio frente a la gran mayoría de los ciudadanos.

Los partidos y políticos deben entender que, en la democracia futura, serán los ciudadanos los que decidan en consenso qué legislar, en qué invertir, qué hacer con el presupuesto, de no haber esquemas para estos nuevos modelos, no vemos la posibilidad de que los ciudadanos vuelvan a confiar en los políticos y sus organizaciones.

El fracaso de los gobiernos liberales o neoliberales está en el aire, esto implica que deberá haber nuevas formas de establecer las relaciones entre las estructuras políticas y los ciudadanos, aspectos que deberán retomar en donde el ciudadano será la figura central de los gobiernos, esto significaría, que el pueblo recuperaría su poder.

 

 

MODERNIZAR LOS MERCADOS

 

 

Ante el crecimiento acelerado de plazas comerciales, los alcaldes de todo el país deberían echar andar todo un plan para modernizar los mercados a los que tradicionalmente acudían los mexicanos.

Los mercados en México han sido los espacios públicos en donde las ciudades reflejan el quehacer cultural diverso, es la estructura pública que heredamos desde siempre, como centro de abasto a la población, como parte de la convivencia cotidiana y, sobre todo, una expresión cultural.

A través de sus mercados podemos saber qué tipo de habitante pueblan esas comunidades, cosa que las modernas plazas no lo reflejan, debido a que son copias del quehacer comercial de Estados Unidos o de algún otro país.

Es evidente que los mercados municipales se necesitan reinventar, requieren que los gobiernos municipales inviertan en verdaderos proyectos comerciales, que los hagan rentables y que le devuelvan el toque del centro que ayuda a difundir para propios y extraños la forma como piensa y viven esas comunidades. Estos espacios deben recuperar su valor histórico.

El gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador debería pensar muy seriamente en destinar recursos para mejorar todos los mercados públicos, porque esto ayudaría a darles un nuevo valor, darle la oportunidad a una gran parte de la población a reiniciar una vida comercial y recuperar su fuerza histórica.

Es indudable que los mexicanos de cada municipio y de cada estado deberá pensar en el nuevo modelo de mercados municipales, que vuelvan a recuperar su fuerza comercial, mejorar el entorno, prestar nuevos servicios, rescatar sus estructuras que muchos son de tipo históricas, esto ayudaría a definir la identidad y los rostros de cada municipio.

 

 

BRECHANDO

 

 

…Es importante que el gobierno de Quirino Ordaz Coppel continúe desarrollando los espacios de esparcimiento como el Parque Acuático, que prácticamente los culiacanenses lo esperaban y lo vemos en la gran aceptación que ha tenido.

…De esa forma debe darle un atractivo a la Isla de Oraba, que bien puede convertirse en un espacio para el arte, como existe en algunas ciudades de México.

…Los Pueblos Mágicos, es una idea acertada, sólo que requieren de una nueva estructura, un compromiso entre las autoridades municipales y estatales con los ciudadanos de esas entidades para levantar las expectativas y convertirlos en lugares turísticamente deseados.

…La experiencia extraordinaria que se ha tenido con la renovación del puerto de Altata, la respuesta la tenemos de inmediato, creo que estos atractivos se pueden crear en los 72 campos pesqueros que tenemos en Sinaloa.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar