LA AGONÍA DEL PRI

Los priistas y sus dirigentes tienen muy claro, que, a 90 años de haber ejercido el poder con toda la plenitud y los excesos, sus miembros han llevado a la organización a la agonía y la única alternativa es renovarse o de lo contrario morirá con la pérdida total del poder.

El viejo partido está integrado por diversas corrientes políticas, quienes forman parte de una élite priista que ha gobernador, que ha mantenido el control político de generación en generación y quienes aspiran a democratizar dicho partido para renovarlos, rejuvenecerlo y hacerlo competitivo.

El PRI es uno de los tres partidos políticos que está sufriendo una de las peores crisis políticos, es un partido que en la pasada elección fue relegado a la tercera fuerza política en el poder legislativo, y aunque es el partido que conserva aún 12 gobernadores, su futuro político en la mayoría de las próximas contiendas electorales estatales está en riesgo de perder frente a un Morena, que ejerce el poder con ventaja.

El seno del PRI, hay quienes señalan al ex presidente Enrique Peña Nieto, como el “enterrador del PRI” y hay molestia de que haya sido designado Consejero Político.

Los miembros del PRI son los políticos más experimentados para la maniobra, para hacer alianzas, para mantenerse con relativo poder político, pero en éste nonagésimo aniversario, todo hace indicar que está aislado por orden de una sociedad que le perdió la confianza y que desconfía de la práctica política de sus miembros.

El otro factor en contra de los priistas es que la administración de Andrés Manuel López Obrador tomó la decisión de combatir la corrupción, en donde los miembros del PRI son los más señalados.

El aspecto que seguramente más les preocupan a los priistas que desean que su partido vuelva al poder es que la sociedad está harta de sus políticas, le perdió la confianza y los señala como parte de los graves problemas que está viviendo el país.

Es evidente que a sus 90 años el PRI llega con muchos achaques, con una salud política muy deteriorada y con un futuro muy complicado, siendo el principal obstáculo el rechazo de la sociedad.

 

 

CRISIS EN EL PAN

 

 

El nuevo dirigente del PAN, Marko Cortés, obtuvo el liderazgo en medio de acusaciones de acarreo, compra de votos, con una estructura quebrada por el ex presidente de la república, Felipe Calderón, que se llevó a una parte importante de panistas para hacer su partido.

El trabajo de Marko Cortés debe estar encaminado a unir las diversas fuerzas políticas del panismo, convencer a la Coparmex, al Consejo Coordinador Empresarial y activistas de derecho a fortalecer su estructura que se encuentra en una situación de crisis.

El ejemplo de la crisis más severa es lo que está ocurriendo en Puebla, con la muerte de su gobernadora, se enfrenta a una incertidumbre política en donde se advierte que tiene perdido el control político de esta entidad.

El golpe más fuerte que recibió el PAN es la salida de Margarita Zavala y Felipe Calderón, que son dos figuras que ahora se volvieron competidores del panismo. También los señalamientos de corrupción para los panistas.

Los panistas arribaron a la elección del pasado julio divididos, quebrados en donde recibieron una de sus más grandes derrotas que sufrieron frente a un Andrés Manuel López Obrador, que les ganó con una gran ventaja, que los despojos de un elevado número de alcaldías, diputaciones federales y locales, como senadurías, en fin, el gran reto del panismo es reactivar sus fuerzas, encontrar el factor de unidad de los panistas y lograr recuperar la confianza de la sociedad.

En realidad, todos los partidos perdedores su mayor golpe político es que perdieron la confianza de la sociedad, que en su desespero no saben cómo recuperar.

El otro aspecto es que el PAN y sus miembros terminaron siendo señalados como parte de la corrupción, por la cual, la sociedad decidió retirarle su apoyo y pronunciarse por un cambio de régimen.

En estos niveles de crisis o más se encuentra el PRD, que no tiene salvación, que necesariamente necesita refundarse.

 

 

BRECHANDO

 

 

…El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador debe aceptar la crítica, no debe usar el poder para achicar más a los opositores y respetar el quehacer de los gobernadores.

…La priista y ex dirigente nacional, Dulce María Sauri, consideró que el PRI de los 60 y 70 son la gran inspiración de la Cuarta Transformación de Andrés Manuel López Obrador. Los priistas se deben sentir identificados.

…En aquellos tiempos de los 60, hay que recordar a Rodolfo González Guevarra, un distinguido dirigente priista; otro dirigente Carlos Madrazo Becerra y Alfonso Martínez Domínguez, Manuel Sánchez Vite, Jesús Reyes Heroles y Porfirio Muñoz Ledo, expertos políticos.

…El gobernador Quirino Ordaz Coppel, lleva sus mejores propósitos para entrevistarse con grandes capitales mineros en Canadá para invitarlos a Sinaloa. En la Comitiva lleva Alfredo Villegas Padilla, encargado del plan minero de Sinaloa.

…Tal parece que las empresas calificadoras no le reconocen al presidente Andrés Manuel López Obrador, talento en el manejo financiero del país, al bajar la calificadora Standard And Poor’s a negativa la perspectiva de Pemex.

…La otra sacudida que viene es en Fonhapo, algo parecido al Infonavit.

…Los aspirantes del PRI, el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas; ex rector de la UNAM, José Narro; Miguel Ángel Osorio Chong; ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega; Ulises Ruiz, de Oaxaca.

…En Sinaloa, el ex gobernador Juan Millán considera que puede ser el ex gobernador de Campeche, Alejandro Morena Cárdenas el nuevo dirigente nacional del PRI. Es uno de los aspirantes que reúne mejor perfil.

antonio_brecha@live.com.mx

También te puede interesar