LA ASPIRACIÓN DE BEATRIZ

BRECHANDO

05-08-2022

Antonio Quevedo Susunaga

“Beatriz, todo a su tiempo”.

La experimentada priista, de las mujeres priistas que goza de mejor imagen política en su partido, la senadora Beatriz Paredes Rangel, según una entrevista en el periódico El Heraldo, quiere ser candidata a la presidencia de la república por la Alianza va por México.

Es una exdirigente del PRI, exgobernadora, ex subsecretaria de gobernación, legisladora en varios periodos, una mujer con sentido común, conocedora del país, de las fortalezas y debilidades de los partidos políticos, quiere anotarse a la candidatura presidencial.

De todas las cartas que ha mostrado la alianza, la verdad es que Beatriz, es la mejor hasta el momento comparado con Alito Moreno, hay una distancia enorme.

Es Beatriz una figura que puede volver a unir a los priistas, aunque tendría que construir algo especial para que los priistas vuelvan a creer en su partido, en sus banderas, en sus estructuras y en el aspecto más difícil, en su dirigente.

El primer obstáculo que tendría que salvar Beatriz Paredes, es que el dirigente del PRI no meta la mano o renuncie a la dirigencia nacional porque en lugar de sumar resta.

Es posible que Beatriz no se haya dado cuenta que el viejo partido que ella dirigió no existe, desapareció, lo que queda del PRI, Alito Moreno lo tiene manipulado en sus manos, con incondicionales, como antes, sólo que ahora se está cuidando que los viejos intereses de priistas no se lo disputen.

El PRI no tiene sus pilares políticos, el sector popular de la CNOP, tampoco tiene su fuerza obrera CTM y su fuerza territorial está prácticamente desaparecida por la falta de “alimentación política”.

Es indudable que las mejoras cartas de presentación las tiene Beatriz, que debemos agregar que hasta embajadora ha sido en Brasil, el asunto es que el dueño de la alianza, Claudio X González, le va a exigir varios compromisos a Beatriz, que la pueden alejar del viejo quehacer político que ella sabe muy bien hacer.

La primera sorpresa que llevará Beatriz, que muchos priistas despachan en la Cuarta Transformación, que muchos exgobernadores están enganchados a Morena, que el poder de los estados lo perdió el PRI en el 2018, 2021 y 2022 y si no se ponen listos pueden perder las dos gubernaturas que le quedan Estado de México y Coahuila, en el 2023.

Y entorno al 2023, hay quienes dicen que Morena sólo les quitará el Estado de México y les dejará Coahuila con el objetivo de no perder los equilibrios de la gobernabilidad del país.

La otra sorpresa que puede llevarse Beatriz es que los pobres que siempre fueron la fuerza del priismo, con engaños o dádivas, ahora están haciendo fila para reiterarle el poder al presidente Andrés Manuel López Obrador y a su partido Morena.

El otro gran reto es construir un discurso nuevo, que convenza a los empresarios, a los priistas que quedan, a los panistas y perredistas, no es una tarea fácil, por más experiencia que tenga Beatriz.

La idea de Beatriz es convencer al expriista y exgobernador de Veracruz, Dante Delgado Rannauro, que es el dueño del Movimiento Ciudadano, pero conociendo a Dante, le exigirá a Beatriz una tajada muy grande, que es muy posible que Claudio X y Gustavo de Hoyos no están dispuestos a otorgar.

Los obstáculos para la oposición parecen interminables, porque el tiempo los alcanzo, mientras los aspirantes de Morena se pasean por los estados, la alianza ni siquiera tiene pensado quién puede ser el aspirante.

A estos aspectos, Beatriz tiene que agregar que los vehículos partidistas que está eligiendo, son viejos, caducos, sin refacciones, algunos tienen el motor casi apagado.

La verdad Beatriz, recuerda esa hermosa canción de Vicente Fernández “Se me hizo tarde la vida”.

antonio_brecha@live.com.mx

¡Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de todo lo que sucede!

Twitter: @BrechaAntonioQS

Facebook: antonioquevedos

También te puede interesar