“Las Elecciones de Hidalgo y Coahuila No Son Referente Hacia 2021”

Fueron sólo municipales y Congreso en bastiones “dinosáuricos” del PRI.

Con los resultados preliminares de las elecciones del domingo pasado, el presidente del Partido Revolucionario Institucional pretende hacer creer que está de regreso en la contienda electoral para el 2021 y, bueno, esa es su estrategia. Sin embargo, acompañado de escribientes afines ocultan que en Coahuila sólo se votó por diputados locales y que es un bastión “priista” de los Moreira a pesar de los señalamientos a uno de ellos y que fue traído de España por Enrique Peña Nieto y Osorio Chong para salvarlo de ser procesado penalmente (Humberto Moreira) y no se sabe si puede o se anima a viajar a Estados Unidos de América y, en la otra elección, la de Hidalgo, se oculta que es la tierra de priistas comandados desde la oscuridad por Murillo Karam y con Osorio como representante en el Senado más el “expertis” del ex policía y ex todo en Hidalgo, el gobernador Omar Fayad quien cuenta con una muy buena relación en palacio nacional. Vaya, hasta llego a pensar que es el “tapado” (Omar Fayad) de Andrés Manuel para el 2024.

Las elecciones de 2021 serán las más atípicas de los últimos años habida cuenta de las reformas legales en los calendarios para hacer realidad la absurda idea de empatar elecciones de los tres órdenes de gobierno en lo más posible.

De suyo, tiempo atrás, era claro que la lógica de la votación, que es más emotiva que racional, obedecía a lógicas diferentes pues la votación federal poco atraía al elector estando separada de los cargos de gobernador y alcaldes y se mostraba con resultados diferentes por cuanto a las siglas partidistas.

La correa de mando y control que se tiene respecto de candidatos a diputados o alcaldes por parte de personajes como los Moreira, Murillo Karam y Osorio es muy sensible para ese tipo de candidatos y sucumben a lo local ya que es muy determinable y no se esconde la fuga del voto cruzado que si se dará en el 2021.

Adicionalmente, al margen de que los presidentes de las cámaras legislativas debieran de convocar la comparecencia del general Sandoval ante la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional para que informe del estado que guarda la seguridad nacional ante un evento tan grave como lo es la detención de Salvador Cienfuegos que se adiciona a la de García Luna, en el imaginario colectivo ya es una verdad que los Estados Unidos de América no sigue la ruta electoral de México y mucho menos cuando se trata del Juez de Brooklyn. Así, nos llegará la elección de 2021 con el gran juicio que se le sigue a ex funcionarios mexicanos por la presunta comisión de delitos que ponen en riesgo la seguridad nacional de los Estados Unidos de América y, obvio, faltan muchos nombres que se podrán anexar de hoy a cuando se llegue el momento de votar en el 2021 lo que podría agregar nombres de ex gobernadores de varios estados que renovaran el cargo de gobernador y que pudieran seguir la suerte de los Yarrington, Villanueva, Hernández, etcétera.

De hace ocho años para acá, en diversas colaboraciones he sostenido que los ramalazos nos llegarán de afuera y así ha venido sucediendo y no se ha llegado a su fin. También he sostenido que no hay democracia que garantice el que un gobernante dure el mandato para el cual fue electo, sea porque no lo termina o porque logra modificaciones legales que le permitan ampliarlo y, si a eso le sumamos que las instituciones mexicanas cada día que pasa se entregan en mayor medida a las fuerzas armadas, sea soldados o marinos, la declaración de Colin Powell, catalogado por muchos como “el gran halcón”, pudiera hacerse realidad y las fuerzas armadas tomen el poder en nuestra patria, pero eso sucederá sí, sólo y cuando el “gran hermano” lo permita nos guste o no, pero para ello le tendrán que tomar muy bien la temperatura a la olla de presión ya que tampoco quieren que les estalle en la cara.

Tomando en cuenta lo anterior, como ya lo he dicho en otras ocasiones, muy probablemente el gobierno de Estados Unidos pondrá cuidado en los nombres que se ventilan de posibles candidatos a gobernadores y, de no ser “limpios” en sus registros, actuará en consecuencia de muy diversas maneras, al más clásico estilo de que no se ve su mano, pero cómo se siente. No olvidemos que el actual embajador de Estados Unidos en México (Christopher Landau) tiene una excelente formación y, también lo he escrito, su paso por México es más profesional y eficiente que el de Jeffrey Davidow (la “alternancia”), y la experiencia México le depara grandes logros que van a incrementar su valor para su futuro político y la unión americana lo espera para que los desempeñe.

Por lo anterior y muchas razones más, los tomadores de decisiones que determinarán a quienes postulan de candidatos a gobernador al través de “X” o “Y” partido político, en el juego democrático mexicano, han de estar tomando respiro y revalorando el quienes, cómo y cuándo de los nombres y del “timing” sintiendo el lento trascurrir del tiempo teniendo un ojo en el gato (situación local) y otro en el garabato (juicio de Brooklyn).

Es así del por qué no tomo como referencia la elección del domingo pasado (18-10-2020) para efectos del 2021.

En este tiempo por transcurrir de hoy al inicio del calendario electoral 2021 que empieza en el presente año, los suspirantes deben revisarse bien a bien en sus fortalezas y “pecaditos” para saber si le siguen o dan un paso atrás, si se animan a decir que no a sus arreadores cuando puedan tener vínculos no muy legales, administrando su ansiedad pues el lobo ha empezado a comer Caperucita.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

www.manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf

También te puede interesar